http://almacendederecho.org/wp-content/uploads/2015/06/Logo-Almacen-de-Derecho-300x871.png

domingo, 4 de marzo de 2012

Cada pleito, un asalto: conflictos entre socios

El Juzgado estima la demanda de los minoritarios por la que impugnan un acuerdo de aumento de capital y la decisión de la mayoría de reservar los beneficios y no repartir dividendos. El Juez “carga” la sentencia repitiendo que los mayoritarios no habían repartido beneficios en 14 años y en ninguna de las tres sociedades cuya titularidad compartían con los minoritarios (hermanos) y que habían aumentado tres veces el capital. La Audiencia Provincial de Cáceres, en una sentencia de 16 de diciembre de 2011, larga, ya que se explaya sobre el abuso de derecho en el reparto de beneficios cuando parece que sólo se impugnó el acuerdo de aumento de capital, estima el recurso de apelación y dice que no hay abuso de derecho porque los minoritarios no habían impugnado los anteriores aumentos de capital y el nuevo aumento parecía razonable a la luz de las circunstancias amén de que se respetaba el derecho de suscripción preferente de los antiguos accionistas.


Lo que no entendemos es por qué no se impugnó el acuerdo de aplicación del resultado y no el aumento de capital. Dice la Audiencia
Todos los procedimiento judiciales previos habidos entre las mismas partes, no justifican la pretensión del abuso de Derecho o fraude de ley, porque no tienen conexión con el presente procedimiento, que no olvidemos, su objeto es el acuerdo de ampliación de capital. Así, el despido de las actoras fue declarado legal; no se apreció la comisión de delitos societarios; no se ha probado una hipotética descapitalización de la sociedad, ni trasvase de activos de la sociedad demandada a otras del mismo grupo
Parece que, justo ese año, las sociedades no dieron beneficios. Y, de los datos de hecho parece claro que los mayoritarios retenían la administración en exclusiva, de manera que los conflictos parecen insolubles. Nuestro Derecho societario tiene un problema con los mecanismos de “salida” de los socios (disolución o separación), especialmente, en el caso de participaciones heredadas. Padres: no repartáis las acciones o participaciones entre vuestros hijos. Es imposible que se lleven bien hasta el fin de los tiempos.

Archivo del blog