http://almacendederecho.org/wp-content/uploads/2015/06/Logo-Almacen-de-Derecho-300x871.png

lunes, 4 de junio de 2012

Prescripción de la acción social y de la acción “individual” contra administradores y liquidadores de sociedades

Desde hace bastante tiempo hemos sostenido que la jurisprudencia española incurre en una contradicción de valoración al aplicar el plazo de prescripción de 4 años “desde que abandonaron el cargo” del art. 949 C de c indiferenciadamente a cualquier acción dirigida contra un administrador de una sociedad anónima o limitada. Nosotros hemos sostenido que, en realidad, la acción “individual” no existe y que el plazo de 4 años debe reservarse para la acción social, la única regulada en la Ley de Sociedades de Capital, aplicándose a las demás acciones dirigidas por socios o terceros contra el administrador de una sociedad por su comportamiento al frente de la misma el plazo específico de prescripción que corresponda. Así, por ejemplo, un año para los daños causados a terceros interviniendo culpa o negligencia (art. 1968.2 CC); un año con un máximo de tres para los actos de competencia desleal realizados por la sociedad pero en cuya comisión haya participado el administrador…
La jurisprudencia, sin embargo, desde la STS 20-VII-2001 ha considerado aplicable, a cualquier acción dirigida contra los administradores sociales, el artículo 949 C de c que establece un plazo de prescripción de tales acciones de 4 años a partir del cese en el puesto. Como hemos dicho en otro lugar, la del 949 C de c es una regla sensata para la prescripción de las acciones en interés de la sociedad contra los administradores porque hasta que no abandonen su puesto no puede saberse con exactitud qué es lo que ha hecho el administrador y si ha dañado o robado a la sociedad, de ahí que el dies a quo de dicha acción se compute desde el cese del administrador. Pero carece de sentido para acciones que puedan tener los terceros – o los socios individualmente – ya que respecto de éstas no se plantea el problema de conocimiento de los hechos generadores de la responsabilidad. V., con cita de las anteriores, la STS 23-X-2008; STS 13-II-2007; STS 4-IV-2011.
Para ser coherente, la jurisprudencia debería aplicar también el plazo de 4 años desde que abandonaran el puesto a los liquidadores sociales ya que a éstos, se les aplica con carácter general el régimen jurídico de los administradores. Pues bien, este es el resultado según el resumen que, de la doctrina y jurisprudencia al respecto hace el profesor Machado en su trabajo “Los liquidadores de las sociedades de capital” en ROJO/BELTRÁN, La liquidación de las sociedades mercantiles, 2ª edición, Valencia 2012 p 187
algunos autores distinguen entre la acción de responsabilidad de la sociedad y de los socios y la acción de los acreedores… en el primer caso… resultará de aplicación el plazo cuatrienal… del art. 949 C de c. En cambio, en el caso de la acción de los acreedores… se postula la aplicación del plazo anual previsto en el art. 1968.2 CC… otros autores defienden (que el 949 C de c)… no fija un plazo de prescripción sino que establece un límite de cuatro años desde el cese del liquidador, constituyendo el verdadero plazo de prescripción el plazo de un año desde que lo supo el agraviado… ex art .1968.2 CC… el plazo prescribe al año desde la cancelación de los asientos registrales de la sociedad disuelta… siempre que no hayan transcurrido cuatro años desde la terminación del cargo… en la Sentencia del Tribunal Supremo de 2 de octubre de 1999 se (defiende)… el plazo prescriptivo anual… (fijando)… el… dies a quo en el que empieza a computarse el plazo… (como la fecha)… de la inscripción en el registro de la escritura pública de… liquidación de la sociedad"… (la)… interpretación mayoritaria… aboga por concebir el artículo 949 C de c como un plazo de prescripción de la acción de responsabilidad de los liquidadores estableciendo como dies a quo la fecha de cese en el cargo”

Archivo del blog