www.almacendederecho.org

jueves, 14 de marzo de 2013

La sentencia del Tribunal de Justicia sobre el procedimiento ejecutivo hipotecario español: mucho ruido y pocas nueces

La Sentencia publicada hoy (STJUE 14 de marzo de 2013, Aziz) sigue al pie de la letra las Conclusiones de la Abogado General Kokkot que resumimos en nuestra anterior entrada sobre este tema. Hemos leído esta otra entrada en Jot Down que hace, casi, innecesaria ésta.
La Sentencia afirma que es contrario a la Directiva sobre cláusulas abusivas – efectividad del Derecho europeo – que un ordenamiento establezca simultáneamente la inoponibilidad de excepciones basadas en el carácter abusivo de alguna de las cláusulas incluidas en el contrato de préstamo en garantía de cuya devolución se prestó hipoteca en el juicio ejecutivo de la hipoteca y la imposibilidad de conseguir una medida cautelar de suspensión de dicho juicio ejecutivo en el juicio declarativo – cauce impuesto por el legislador para alegar esas causas de oposición – donde el consumidor alega el carácter abusivo de la cláusula de que se trate.
Además, la cuestión prejudicial ponía de manifiesto que nuestros préstamos hipotecarios incluían dos tipos de cláusulas que pueden considerarse razonablemente abusivas (la tercera, relativa a la suficiencia del certificado bancario para acreditar la cuantía de la deuda, fue resuelta hace tiempo por una sentencia del Tribunal Constitucional). La primera, la fijación de intereses moratorios desproporcionadamente elevados (un 18 %). La segunda, la de vencimiento anticipado de la totalidad del crédito por impago de una de las cuotas, lo que puede considerarse una consecuencia desproporcionada para un incumplimiento relativamente menor en un contrato de una duración de 20 o más años frecuentemente. La Abogado General analizó en detalle ambas cláusulas e hizo algunas observaciones de interés sobre la aplicación efectiva de la cláusula de liquidación anticipada. A nuestro parecer, no hay duda del carácter abusivo de unos intereses moratorios de esa cuantía y pocas respecto del carácter abusivo de la segunda de las cláusulas citadas.
Al igual que la Abogado General, el Tribunal considera que no es, por si solo, lo limitado de las excepciones oponibles por el ejecutado en el proceso ejecutivo hipotecario lo que hace el Derecho español contrario a la Directiva sino el hecho de que el art. 698 LEC prevea expresamente que  cualquier otra reclamación que el deudor pueda formular, incluso las que versen sobre nulidad del título o sobre el vencimiento, certeza, extinción o cuantía de la deuda, se ventilarán en el juicio que corresponda, sin producir nunca el efecto de suspender ni entorpecer el procedimiento ejecutivo. Es decir, la inefectividad de la Directiva de cláusulas abusivas se produce porque el consumidor, que ha emprendido un juicio declarativo para alegar el carácter abusivo de la cláusula (porque no puede alegar tal cosa en el juicio ejecutivo), tampoco puede obtener del juez que entienda del proceso declarativo una medida cautelar consistente en la suspensión del procedimiento ejecutivo hipotecario.
59      Por consiguiente, procede declarar que un régimen procesal de este tipo, al no permitir que el juez que conozca del proceso declarativo, ante el que el consumidor haya presentado una demanda alegando el carácter abusivo de una cláusula contractual que constituye el fundamento del título ejecutivo, adopte medidas cautelares que puedan suspender o entorpecer el procedimiento de ejecución hipotecaria, cuando acordar tales medidas resulte necesario para garantizar la plena eficacia de su decisión final, puede menoscabar la efectividad de la protección que pretende garantizar la Directiva (véase, en este sentido, la sentencia de 13 de marzo de 2007, Unibet, C‑432/05, Rec. p. I‑2271, apartado 77).
¿Es que el legislador español es un desalmado? No. Es que el procedimiento ejecutivo hipotecario español se basa en un título (la hipoteca) tan “potente” que resulta verdaderamente inverosímil que el ejecutado pueda oponer legítimamente ninguna excepción.
Y ¿por qué es tan potente la hipoteca como título para ejecutar? Porque la hipoteca se constituyó en escritura pública, es decir, con intervención de un funcionario altamente cualificado – el Notario – que, como gatekeeper – ha de velar porque el contenido de las hipotecas sea conforme con la legalidad y, de oficio, denegar su ministerio cuando el contrato de préstamo con garantía hipotecaria incluya cláusulas abusivas. Porque la hipoteca se inscribe en el registro de la Propiedad, donde un funcionario altamente cualificado califica el título ya revisado – en su conformidad con la legalidad – por el otro funcionario altamente cualificado. Resultaría sorprendente que una cláusula abusiva “sobreviviera” a tan finos cedazos.
Lo que ha sucedido es que los controles previos (a los que somos tan aficionados los países de tradición francesa), costosísimos por su generalización, no han servido lo bien que deberían haber servido. El legislador confió en ellos para diseñar un sistema de ejecución rápido y sumario (aunque, si se cuentan los plazos del caso Aziz se comprende inmediatamente que la Justicia española no es rápida ni con las hipotecas) pero no han impedido que los contratos de préstamos hipotecarios contengan cláusulas abusivas. Tal vez, el desaguisado se arreglaría obligando al Notario y al Registrador a incluir, al pie del contrato de préstamo o de la hipoteca una cosa así como “declaro, bajo mi responsabilidad, que esta escritura no contiene ninguna cláusula abusiva en el sentido del art. 82 LCU”.
Por lo demás, las afirmaciones del Tribunal de Justicia sobre que una indemnización de daños y perjuicios no sea suficiente para garantizar la protección de los intereses de un consumidor al que se ejecuta su vivienda habitual (lo que justifica que deba suspenderse el procedimiento de ejecución hipotecaria) son discutibles. El banco siempre puede devolver la vivienda si, como es normal, termina adjudicándosela o proporcionar una vivienda similar al ejecutado.
Para un estudioso de las condiciones generales de los contratos, tiene más interés, en la sentencia, lo que afirma el Tribunal en relación con la forma en que los jueces deben determinar si una cláusula es abusiva. En este tema, vuelve a seguir a la Abogado General por lo que nos remitimos a la entrada que hicimos sobre sus Conclusiones. En síntesis, el Tribunal dice que el Juez debe examinar cuál sería la regulación de la cuestión objeto de la cláusula predispuesta si ésta no existiera, es decir, cuál sería la regulación legal aplicable supletoriamente a falta de pacto. A continuación, debe comparar el reparto de derechos, obligaciones y riesgos que resultan de la aplicación del Derecho supletorio y los que resultan de la cláusula y si la posición del consumidor es significativamente peor bajo el régimen de la cláusula predispuesto que en el caso de que se hubiera aplicado la ley supletoria, deberá declarar abusiva la cláusula. Nos gusta – porque nosotros habíamos hecho una formulación semejante – como explica el Tribunal el significado de la expresión de la Directiva “pese a las exigencias de la buena fe”
69      En lo que se refiere a la cuestión de en qué circunstancias se causa ese desequilibrio «pese a las exigencias de la buena fe», debe señalarse que, en atención al decimosexto considerando de la Directiva y tal como indicó en esencia la Abogado General en el punto 74 de sus conclusiones, el juez nacional debe comprobar a tal efecto si el profesional podía estimar razonablemente que, tratando de manera leal y equitativa con el consumidor, éste aceptaría una cláusula de ese tipo en el marco de una negociación individual.
Esto significa que el análisis debe hacerse por referencia a la voluntad hipotética de dos partes que, comportándose lealmente, hubieran negociado la cuestión objeto de la cláusula. ¿Habrían acordado algo semejante dos partes independientes que pudieran decir “no”? Este es el estándar al que se refiere el art. 1258 CC. El consumidor que se adhiere a las cláusulas predispuestas que le presenta la otra parte no está en esas condiciones de decir “no”, no porque sea débil económicamente o porque esté sometido a la voluntad de la contraparte. Porque no tiene incentivos ni capacidad para examinar críticamente la cláusula, compararla con la de otros oferentes y elegir la que más le conviene (defecto de información que genera un fallo de mercado).




22 comentarios:

Fernando Gomá dijo...

Jesús, una matización, el problema con las hipotecas y las cláusulas abusivas es que esl legislador es muy restrictivo en cuanto a qué podemos hacer notarios y registradores. Ley de Defensa de Consumidores y Usuarios

Artículo 84. Autorización e inscripción de cláusulas declaradas abusivas.

Los Notarios y los Registradores de la Propiedad y Mercantiles, en el ejercicio profesional de sus respectivas funciones públicas, no autorizarán ni inscribirán aquellos contratos o negocios jurídicos en los que se pretenda la inclusión de cláusulas declaradas nulas por abusivas en sentencia inscrita en el Registro de Condiciones Generales de la Contratación.

Es decir, a estos efectos, son clausulas abusivas solamente las inscritas así en ese engendro llamado registro de condiciones generales. Como no hay prácticamente ninguna, nos encontramos completamente constreñidos en nuestra actuación.

Debería ampliarse el ámbito de actuación nuestro, y en cuanto al listado legal, actualizarse por ejemplo en el sentido que indico en este post: http://hayderecho.com/2010/12/16/el-abusivo-sistema-de-anulacion-de-clausulas-abusivas/

Fernando Gomá

JESÚS ALFARO AGUILA-REAL dijo...

Yo estoy con Miquel, en su comentarios a la ley de consumidores. El carácter de nulidad de pleno derecho de las cláusulas abusivas no deja espacio para que notarios y registradores puedan abstenerse de controlar la legalidad de las cláusulas abusivas. Reconozco, sin embargo, que la legislación española siembra dudas respecto del papel de notarios y registradores. Pero creo que, en este tema, hay un fracaso colectivo de profesores, notarios y registradores

Fernando Gomá dijo...

Jesús, lo que pides es que yo como notario, "opine" que una cláusula concreta viola la normativa de protección al consumidor, y la "anule" a los efectos de la escritura. No hay cláusulas legalmente clausulas abusivas "por naturaleza" que simplemente contenmplándolas se deduzca sin lugar a dudas su carácter abusivo. Ni el interés moratorio, ni el vencimiento anticipado, etc.

Cláusulas abusivas son lo que dice la legislación que son: las del listado de la ley u las declaradas judicialmente.

Yo no puedo legalmente antes de autorizar una escritura "anular" una cláusula a los efectos de su otorgamiento porque "sentencie" que es abusiva. Es un tema sujeto al contro, jurisdiccional, son los jueces los que tienen el poder de anular, no nosotros, por lo menos con la actual normativa.

Pongamos la cláusula suelo: en una hipoteca de 2008 debería "opinar" que no es admisible y anularla? Claramente no. Es asunto judicial, si bien es evidente que el sistema es muy deficiente.

Saludos

Luis Cazorla dijo...

Jesús, Fernando, enhorabuena por post y comentarios. Yo no tengo tampoco claro este tema. Es decir, veo razonables ambas posiciones, pero me sigue generando dudas como encajar aquí la jurisprudencia del TJUE en relación con cláusulas abusivas y su apreciación de oficio y la función de notarios y registradores. No es exigible algo más que el simple deber de advertencia?

Un abrazo

Antonio Tornel dijo...

Hola Jesus (Y Fernando)
Estoy de acuerdo en que hay un fracaso sistémico en el contol preventivo de las clausulas abusivas. En alguna medida producido por la reforma de 2007 que restringió la capacidad de los Registradores para denegar el acceso registral de tales clausulas . Creo que sería muy positivo para la seguridad jurídica recuperar en la actual tramitación parlamentaria esa capacidad de calificación de los Registradores y precisar legalmente cuales de las mas relevantes se consideran abusivas : vencimiento anticipado por impago inferior a tres mensualidades, intereses moratorios que superen X veces el interes legal del dinero etc. Los Registradores(si les facultan para ello) tienen acreditada una gran capacidad de purga de las clausulas abusivas en centenares de resoluciones de la Direccion General de los REgistros y el Notariado.
Un abrazo

Fernando Gomá dijo...

Gracias Toni. Lo que está claro es que la ley 41/2007 fue un paso atrás. Especificar de la manera que indicas qué cláusulas son abusivas, es decir, con precisión y sin ambigüedades, permitiría a los notarios y registradores rechazarlas.
Para ello, el cauce no es la vía judicial, sino el imprescindible aggiornamiento del listado legal de cláusulas, actualizado de una manera ágil. Por ejemplo, como propongo en el post enlazado en mi primer comentario: que anualmente, el Gobierno a propuesta de una comisión parlamentaria, y por RD, actualice esta lista. De este modo sería mucho más ágil.

Jorge dijo...

Yo considero que recurrir a listados hiperexhaustivos estrangula la claúsula general. Yo haría al revés, reduciría la lista a dos o tres (igual dos o tres es exagerado, pero más lo es el listado actual) ejemplos concretos como guía para poner el listón

Con esta Sentencia ha pasado como con el Código de comercio francés de 1807: decía una cosa y la interpretación dominante proclamaba que decía otra. Así hubo una confusión que duró ...

Muy interesante el post y los comentarios

Ignacio Gomá dijo...

Jesús, en tu comentario matizas algo tu posición, y los comentaristas anteriores ya lo han dicho, pero quisiera insistir en ello (me vas a obligar a hacer un post). Con independencia de la manía que uno pueda tener a notarios y registradores y las ganas que tenga de echarle la culpa de las cosas (véase por ejemplo el comunicado de la Asociación Hipotecaria española
http://www.eldiario.es/economia/asociacion-hipotecaria-sentencia-critica-desahucios_0_110939193.html) lo cierto es que el notario no puede en efecto entrar en las cláusulas abusivas, salvo en las inscritas en el registro. Y lo lógico es que sea así, porque si fuera de otra manera quedaría al arbitrio de un funcionario público que los contratos vieran la luz, en función del particular criterio que tuviera en relación al carácter abusivo o no de determinada cláusula. Hay un elemento de subjetividad en ello. El concepto de abusividad es un concepto jurídico intedeterminado y salvo que viole una regla legal concreta ha de autorizarse el documento porque lo que no está prohibido está permitido.

Es cierto que la legislación va exigiendo cada vez más de nosotros y desde una posición más formalista en que te limitas a dar fe de lo que ves se va pasando cada vez más a un control no solo de la regularidad formal, sino también material lo que significa inmiscuirse en la lucha contra blanqueo de dinero y otros muchos (véase aquí
http://www.elnotario.com/egest/noticia.php?id=1860&seccion_ver=0) pero el control que se puede ejercer es el que nos permita la ley; más sería coartar la autonomía partes (o presunta autonomía, pero eso ya corresponde determinarlo al juez)

Pero es que en este país solo mejoramos a sustos, hay una especie de imposibilidad congénita de prever el futuro. Cuando se produjo a principios de los 90 el escándalo urbanístico de los pisos que no existían, a alguien se le ocurrió que el notario podía pedir la licencia y el certificado del arquitecto. Desde que el notario los pide porque lo que exige la Ley del Suelo no hay ningún problema. Pero lo que no se puede pretender es que el notario –y el registrador- resuelvan todos los problemas, urbanísticos, de consumidores, de blanqueo de dinero o alzamiento de bienes sin darle los instrumentos para ello.

En nuestro caso, por ejemplo, ampliando la lista negra de cláusulas abusivas. Y parece ser que la Vicepresidenta del gobierno ya ha dicho algo al respecto. Tarde mal y nunca.

Blanca Espada Sánchez dijo...

Estupendos post Don Jesús, y buen debate. Ha quedado clarisimo la problemática de la ley 14/2007. Pero yo me pregunto si en contratos como la hipoteca, con formalismos ad solemnitatem, acceso registral y siendo una parte contratante las distintas entidades bancarias, cual debía haber sido, ser o puede exigirse al Banco de España? Todos los contratos tienen la misma trascendencia juridica, a todos los agentes del trafico economicos y juridicos se les deba someter a un mismo sistema de control? Opino humildemente que hay sectores mas sensibles que otros. Quizás mi opinión pudiera resultar exagerada o producir mas "enredos" legales.

Edmundo Rodríguez Achútegui dijo...

1013Saludos a todos y enhorabuena al comentarista. Querría indicar, aceptando de antemano las merecidas reprimendas que merezca por mi desconocimiento del Reglamento notarial, que quizá pudieran realizarse advertencias por los notarios respecto a cláusulas que pudieran ser abusivas, como ocurre con los intereses de demora muy elevados. Además habría que incrementar las facultades calificadoras del Registrador en el sentido que apunta Antonio Tornell.

Pero lo esencial es que no tiene justificación el “privilegio procesal” que supone para la entidad financiera el procedimiento de ejecución hipotecaria de los arts. 681 y ss LEC. Por mucho que el título venga consagrado por dos controles previos, no hay razón para que lo que es abusivo, o al menos así es declarado por los tribunales, fuera de este procedimiento (interés de demora desproporcionado, eventualmente cláusula de vencimiento anticipado, cláusula suelo…) no puede alegarse al ejecutar la hipoteca.

Como cuestión de principio, no veo el motivo para que la garantía hipotecaria merezca mejor trato procesal que cualquier otro título. Cabe oposición a títulos no judiciales de muy diversa índole, y en cambio en el caso de la hipoteca, los motivos se limitan en el art. 695 LEC. Es la desproporción en el tratamiento procesal del procedimiento hipotecario lo que debe cuestionarse, y lo que parece que ha sorprendido al TJUE, que no entiende que el eventual carácter abusivo de algunas cláusulas del préstamo garantizado con la hipoteca no pueda esgrimirse hasta la finalización del proceso de ejecución, es decir, una vez realizado judicialmente el inmueble.

Edmundo Rodríguez Achútegui

Anónimo dijo...

El trato privilegiado que tiene la ejecucion de la hipoteca se debe al deseo del legislador de crear un titulo fuerte y ha conseguido que España sea un pais donde la vivienda en propiedad este mas extendida y los intereses de los creditos hipotecarios sean mas bajos que en la meyoria de los paises de nuestro entorno.La fuerza de la hipoteca favorece el credito hipotecario y su debilitacion produce la consiguiente debilitacion del mismo. El equilibrio de los intereses en juego es muy delicado. Todo tiene su explicacion y antes de cualquier modificacion hay que tener todo en consideracionkervin

Anónimo dijo...

Querido Jesús:

Lo del "fracaso colectivo" de los registradores por no calificar es discutible. La realidad es que se filtran cláusulas, que se recurre y que se ha llegado a sufrir expedientes por calificar.

Muy poco tiempo ha, la DGRN sentó doctrina favorable a las "hipotecas limones" según el principio aberrante de que los préstamos hipotecarios debían calificarse pro proferentem.

En todo caso, estimado Jesús, te alabo la valentía personal de reconocer que has cambiado de criterio sobre este tema a la vista de la doctrina de J. Miquel. Que no era esa tu posición de siempre es sabido de todos. Y sería injusto decir por mi parte que ha existido hasta Miquel un fracaso de la clase docente por no poner remedio a la situación.

Luis Fernández del Pozo

Fernando Gómez Pomar dijo...

Creo que ahora lo más relevante es diseñar la mejor forma de afrontar el problema, no asignar retrospectivamente culpas por tantas claúsulas abusivas que se colaron en los préstamos hipotecarios.
Y de cara al futuro, lo cierto es que no es una buena idea hacer recaer un peso importante de la regulación del sector financiero (pues eso y no otra cosa es el control de abusividad de condiciones de la contratación en préstamos) en funcionarios jurídicos, por muy ilustre que sea su pedigrí en materia jurídica, como son los notarios y registradores. El peso debe recaer, como ocurre en todos los países de nuestro entorno, en órganos reguladores con los conocimientos económico-financieros pertinentes, y sobre los tribunales, que pueden recabar toda clase de pruebas y pericias al efecto. No ocurre así, por razones obvias, con la actuación de notarios y registradores. Estos pueden implementar en su función de control los criterios claros y precisos que haya sentado el regulador competente y los tribunales, pero no les debemos encomendar que ellos decidan cuándo una garantía es desproporcionada, o cuando un interés moratorio es excesivo. No están bien situados para hacerlo, salvo en los casos más fáciles.
Dediquémonos a recomponer -a construir, sería más cierto acaso- las funciones de regulación de un Banco de España libre de la captura de los regulados y las de los muchos y en general inoperantes órganos de protección del consumidor y a ofrecer buenos instrumentos a los tribunales, y dejemos a notarios y registradores en paz, haciendo su función de siempre, que es la que saben hacer bien.

JESÚS ALFARO AGUILA-REAL dijo...

Es difícil estar en desacuerdo con Fernando Gómez Pomar. Desde el punto de vista de política jurídica, lo estoy. El problema es que las cláusulas abusivas no se han litigado lo bastante y, además, muchos JUECES consideraron que un 20 % de interés moratorio no era abusivo (ver las citas de J. Mª Miquel). Pero creo que, aunque es verdad que notarios (creo q son los notarios los que deben garantizar la legalidad, no los registradores, que deberían limitarse a los aspectos con efectos sobre el derecho real) "No están bien situados para hacerlo, salvo en los casos más fáciles", los casos de cláusulas abusivas IMPORTANTES y CLARAMENTE ABUSIVAS como para afectar a la validez de la ejecución pueden ser captadas fácilmente por los notarios. Por esta razón, yo sostuve en el pasado que la nulidad de una condición general solo podía ser apreciada por jueces, porque es una cláusula general (contrarias a las exigencias de la buena fe) la que determina la nulidad, lo que acaba afectando a la seguridad jurídica.

JESÚS ALFARO AGUILA-REAL dijo...

Quiero decir que estoy de acuerdo, no en desacuerdo.

JNGR dijo...

Magnífico debate, pero veo que se cuela el rum rum del cuestionamiento del papel de notarios y registradores, muy susceptibles últimamente, máxime cuando desde la comisión se cuestionó su papel en la liberación de servicios exigida desde Bruselas. Desde el papel del consumidor entiendo que han fracasado ambos colectivos en este asunto porque precisamente se ha estado vendiendo a los consumidores que tanto notarios como registradores eran los próceres de la seguridad jurídica preventiva y mira como hemos acabado el debate, eludiendo la responsabilidad y descargándola en el legislador.

Anónimo dijo...

Buenas tardes a todos, excelente debate jurídico-político, pero usando una frase de mi admirado Serrat "detrás está la gente". ¿qué opciones jurídicas tienen aquellas familias que ya han sido desahuciadas?, ¿qué procedimientos judiciales se le abren para reclamar daños y perjuicios?. ¿cómo cuantifican estos?. No olvidemos que alguna cláusula abusiva puede haber sido la causa de la ejecución y posterior lanzamiento. Respetando el purismo intelectual y el corporativismo que pueda existir, ¿qué solución se les ofrece?. No olvidemos detrás está la gente

Anónimo dijo...

Buenos días a todos
Les comento un caso:
Un particular es dueño de una casa desde el año 2003.
Necesita dinero, y pide un préstamo de 138.000 euros en julio del año 2007.
El banco le presta el dinero con la garantía hipotecaria de la casa.
Pasan 10 meses y el particular deja de pagar las cuotas.
Depués de 5 meses sin pagar las cuotas, en octubre de 2008 el banco le reclama la deuda y da por vencido anticipadamente el préstamo.
Los intereses de demora se establecieron al 18,75%.
Pregunto:
¿es abusiva la cláusula de intereses de demora, cuando el TS ha declarado reiteradamente que no cabe rebaja en un interés de demora que supera el 23%, e incluso cuando el TS ha declarado (como se señala en otros post) en sentencia de julio de 2012 que no es usurario un interés remuneratorio del 20%?.
Pues este es el caso que se planteó ante el TJUE.
Pero el TJUE no entra a conocer si la cláusula es o no es abusiva.
El TJUE dice muchas otras cosas que no se pueden resumir en dos frases.
Es cierto que hay que controlar, y mejor hacerlo preventivamente, las cláusulas abusivas.
Pero también es necesario un criterio más objetivo, de derecho positivo, que permita una seguridad jurídica en su control.

Anónimo dijo...

Mejor hipotecas blancas, con limones y al sol que hipotecas enfangadas en un pozo sin fondo que no se sabe cómo van a salir hasta que se saquen del "pozo".

Anónimo dijo...

Un contrato de préstamo hipotecario para adquisición de vivienda típico para un consumidor, no tiene mucho misterio jurídico.Quizás sería bueno regular varios modelos con clausulados estándar, homologados por las autoridades y las entidades financieras que garanticen la ausencia de cláusulas abusivas y oscuras (creo que el en control de incorporación los notarios sí que tienen algo que decir).

Los notarios y registradores no tendrían demasiados problemas para otorgar y registrar estas escrituras. Los jueces no tendrían problemas para ejecutarlas cuando los prestatarios incumplan sus obligaciones. Los prestatarios no podrían escudarse en la existencia de cláusulas abusivas, que sinceramente, no sé si hay tantas como se dice, después de la poda del TS en la sentencia de 2009

Seguro que una medida de este tipo es posible y sobre todo eficiente para todos.

Fuente iuris dijo...

Hay también un problema en la "estandarización" de los contratos, y es que de esa manera el Derecho (con mayúscula) se anquilosa, se queda fosilizado.
Con ese sistema "estandarizado" (muy típico registral) no hay manera de buscar soluciones a cualesquiera nuevos problemas que surjan... no digo soluciones abusivas, digo soluciones (por definición una solución no debería ser abusiva, porque si no, no sería solución, sería prevalecimiento de una parte sobre la otra).
Si el Derecho se fosiliza, se repetiría en nuestro país la frase de Unamuno: "que inventen ellos".
Nos limitaríamos a copiar instituciones de otros ordenamientos jurídicos sin que el nuestro admitiera evolución interna, ni el principio consagrado desde Las Partidas, de la Autonomía de la Voluntad (excluyendo, insisto, abusos).

CARLOS HERNANDEZ dijo...

La impresión que tengo es que la STJUE es como el iceberg que hundió el Titanic ( nuestro ilegal proceso de ejecucion hipotecaria). Una vez emitida la sentencia el proceso de ejecución hipotecaria se va al traste aunque los que lo dirigen aun no se han dado cuenta de ello y siguen considerándolo como indestructible y comiendo tranquilamente en los salones de gala. Poco a poco empezaran a surgir más y más vias de agua en forma de autos declarando la nulidad, autos que abrirán a su vez otras nuevas vias en otros tantos juzgados hasta conseguir su hundimiento.

La diferencia es que mientras que el hundimiento del titanic costó vidas este hundimiento del proceso de ejecución hipotecario las salvará.( Y aunque no se hable de ello dicha Sentencia afecta asimismo a los procedimientos ejecutivos y monitorios con consumidores en los que los defectos son los mismos)

Esto no ha hecho más que empezar.

Archivo del blog