www.almacendederecho.org

jueves, 25 de julio de 2013

El efecto Peltzman y los efectos de los errores sistemáticos en la calibración de los riesgos: los mercados no son eficientes ni irracionales. Son adaptativos


El efecto Peltzman”, denominado así en honor del economista de la Universidad de Chicago Sam Peltzman (se basa) en un estudio empírico controvertido sobre el impacto de las normas que exigían el uso de medidas de seguridad en los automóviles tales como el cinturón de seguridad. Pelzman concluyó que esas reglas reducían escasamente el número de muertes en la carretera porque la gente ajustaba su conducta al incremento del nivel de seguridad conduciendo a mayor velocidad y más descuidadamente. Aunque en algunos casos, el número de víctimas entre los ocupantes de vehículos implicados en accidentes se redujo progresivamente, su análisis demostró que esta caída se compensaba casi completamente por el aumento de muertes de peatones y de accidentes sin víctimas mortales. Concluyó que los beneficios de las regulaciones que incrementaban la seguridad desaparecían como consecuencia de los cambios en la conducta de los conductores. Desde entonces, muchos estudios han extendido el de Peltzman y han analizado las nuevas medidas de seguridad como los airbags, los frenos ABS… En algunos casos estos estudios han confirmado y en otros refutado los resultados de Pelzman tras controlar otros factores tras como la medida en que se exigía el cumplimiento de esas medidas, la edad de los conductores, el tipo de carretera o el peso de los vehículos. Estos resultados mixtos no son sorprendentes si se tiene en cuenta que conducimos automóviles en contextos muy diversos. Mientras que alguien que usa su coche para ir al trabajo y tiene prisa puede aprovecharse de la mejora de seguridad para conducir más rápido y llegar antes a su oficina, tal razonamiento no puede aplicarse a un turista que ha alquilado un coche para recorrer una zona. En un estudio reciente del efecto Peltzman, Sobel y Nesbit (2007) investigan (un entorno) en el que no hay tantos factores cocausantes… y en el que no hay duda de que los conductores tienen como objetivo principal llegar a su destino tan rápido como sea posible: las carreras NASCAR. Su conclusión: <<Nuestros resultados confirman claramente la existencia de esa conducta compensadora en las carreras NASCAR. Los conductores conducen más arriesgadamente como respuesta al incremento de la seguridad de sus automóviles>>. Cuando el único objetivo es reducir el tiempo que se tarda en recorrer una distancia, parece perfectamente racional que un incremento en la seguridad induzca a los automovilistas a conducir más rápido…

Pero ¿y si las mejoras de seguridad se toman por más efectivas de lo que realmente son? Los individuos pueden acabar asumiendo más riesgo del que pretendían, simplemente porque se sienten más seguros de lo que realmente están. La percepción del riesgo puede ser diferente de la realidad del riesgo asumido lo que ha sido, obviamente, un factor crítico en la reciente crisis financiera. Dadas las calificaciones con triple A de los CDOS y que estos tennían una historia corta y en ella no había precedentes de que los que aseguraban los créditos hubieran dejado de atender a su pago, los inversores podían haber considerado que esos valores eran más seguros de lo que en realidad eran. Es fácil comprobar cómo la naturaleza adaptativa de las preferencias por el riesgo de los seres humanos puede generar burbujas de activos y derrumbamientos de los mercados…. la retroalimentación negativa es uno de los mecanismos más efectivos que tiene la Naturaleza para mantener la estabilidad u homeostasis. La agregación de esta dinámica de conducta a nivel individual explica por qué los mercados nunca son completamente eficientes o irracionales. Son, simplemente, adaptativos.
Si, durante largos años, la sabiduría de las masas domina a la locura de las turbas, como parece resultar de la teoría y explican los estudios empíricos, las medias estadísticas calculadas sobre períodos largos de tiempo, es decir, la prima de riesgo del mercado de acciones, reflejará la sabiduría de las masas. Sin embargo, esta observación no implica que la sabiduría de las masas deba prevalecer en todos y cada uno de los momentos durante ese largo período. Puede haber períodos de temores colectivos, de avaricia en los que la locura de las turbas domina, lo que no estaría demasiado alejado de la noción de “equilibrio puntuado” en Biología evolutiva, esto es, cambios repentinos que llevan a la extinción de muchas especies y a la aparición de nuevas tras largas épocas de estabiilidad evolutiva.
Lo, Andrew W., Adaptive Markets and the New World Order (December 30, 2011). Available at SSRN: http://ssrn.com/abstract=1977721  or http://dx.doi.org/10.2139/ssrn.1977721

Archivo del blog