www.almacendederecho.org

domingo, 5 de abril de 2015

Siete recomendaciones para hacer un buen MOOC

La corta historia de los cursos masivos disponibles en Internet es turbulenta. Aunque parece consolidarse, no son vistos como una alternativa a la formación presencial y, como en toda buena evolución no dirigida centralizadamente por un Estado, formas mixtas proliferan: las universidades tradicionales incorporan estos materiales en sus plataformas tipo Moodle y las que proporcionan educación a distancia los utilizan en mayor medida. En este pequeño trabajo, los autores dan algunos consejos para aumentar la eficacia de los videos que forman parte esencial de un MOOC. El problema fundamental parece ser el de que se requiere una gran fuerza de voluntad por parte de los alumnos para terminar los cursos. La tasa de abandono es muy elevada. Estos son algunos consejos de Philip Guo: (vía marginalrevolution.com)


1. Videos cortos enganchan más al estudiante. A partir de los seis minutos de duración, la tasa de abandono aumenta notablemente. El consejo es dividir la lección en trozos de no más de seis minutos.

2. Mezclar la clase impartida por un ser humano (un profesor “hablando”) con diapositivas tipo powerpoint. Los alumnos se enganchan más que con una simple presentación. Hay que cuidar las transiciones entre la “clase” y las diapositivas.

3. Un video más “personal” es mejor que un documental de televisión. No hace falta hacer producciones profesionales.

4. Pizarras tipo Khan enganchan más que presentaciones power point.

5. Si se graba una clase “real”, dividirla en trozos de 5-6 minutos no engancha al alumno. Si se hace eso, es conveniente advertir al docente de que se dividirá la clase en trozos breves para que cada uno de ellos tenga una cierta independencia.

6. Hay que hablar deprisa y con entusiasmo. Los alumnos siempre pueden parar el video y dar marcha atrás si se han perdido algo. No están “cogiendo apuntes”.

7. No es lo mismo hacer un video que sea una “clase” que videos que sirvan al alumno de apoyo para estudiar un tema. La “experiencia” del alumno es distinta. Los videos de apoyo tienen que parecerse más a un libro multimedia.





Archivo del blog