www.almacendederecho.org

domingo, 14 de junio de 2015

Zapata, sus chistes y lo que no son sus chistes.

Por qué Podemos dará la victoria al PP en las elecciones de diciembre


Ayer tuve un día de furia en twitter. La cosa empezó cuando alguien retuiteó los chistes antisemitas y despreciativos de los paralíticos de Guillermo Zapata. La búsqueda en su cuenta de twitter demostró que no solo eran unos chistes. Comparaba a Cuba con el paraíso en otro y despreciaba a las víctimas de ETA en otro. Sus disculpas no hicieron sino empeorar las cosas al recurrir a los consabidos “si alguien se ha sentido ofendido” y “no soy antisemita, admiro la cultura judía” y el holocausto me parece un horror deplorable. Luego descubrimos que era este señor el que había tomado posesión de su cargo de concejal repitiendo la frase de Tomás de Aquino “omnia sunt communia”, que su periódico ha justificado como una referencia a su activismo social, como una forma de “subrayar mi compromiso con la comunidad”, lo que demuestra que vamos a disfrutar de un concejal de cultura de gran incultura ya que la frase significa lo mismo que el art. 128.1 de la Constitución (“Toda la riqueza del país en sus distintas formas y sea cual fuere su titularidad está subordinada al interés general”).


Hoy, ha dado una explicación más larga en la que sostiene que los chistes son, eso, chistes y que no reflejan su opinión sobre las “víctimas” de los mismos. Si uno hace un chiste sobre el Holocausto, es el chiste el que es antisemita, no la persona que lo cuenta. Si uno hace un chiste sobre una víctima del terrorismo, no está despreciándola. Es el chiste el que desprecia (“algunos de aquellos tuits, escritos en ese contexto, el de una conversación sobre el humor negro, han sido recuperados con objeto de ser presentados como ideas que fueran mías, pero que en absoluto defiendo”). Añade – en un gesto de estulticia – que se han sacado a la luz justo cuando ha sido nombrado concejal de cultura lo que sería un signo de “intencionalidad política” por parte de los que participan en las redes sociales, como si a alguien le importara lo que dice un ultraizquierdista en sus tweets, pero no debiera importarnos lo que han dicho aquellos que ahora ocupan cargos. Y finaliza, como todos los políticos españoles que han pedido disculpas sin dimitir simultáneamente, pidiéndolas “a todas aquellas personas que se hayan podido sentir ofendidas por estos tuits”. No a las que se hayan sentido ofendidas, no. A las que se hayan podido sentir ofendidas como si fuera una reacción poco explicable por parte de un judío o un paralítico. Aquí tienen una mejor defensa de Zapata fundada en la idea de que se trataba, poco menos, que tweets emitidos bajo un supuestos hashtag titulado #límitesdelhumornegro (aunque el periodista se olvida q Sarah Silverman es judía y, como tal perfectamente legitimada para hacer chistes sobre sí misma. Lo mismo que la buena de Irene Villa.

Como suelo hacer en estos casos, busqué las publicaciones de Guillermo Zapata que, no olvidemos, va a ser el encargado de la gestión cultural de una de las mayores ciudades del mundo. En eldiario.es, Guillermo Zapata publica periódicamente columnas de opinión. Basta una lectura somera de algunas de ellas para darse cuenta que comparte con el núcleo duro de Podemos los rasgos que hacen a este grupo político especialmente repugnante: guerracivilismo, desprecio del adversario, fomento de la división social y planteamientos políticos de ultraizquierda, es decir, a la izquierda del comunismo clásico. No tengo que recordar aquí las manifestaciones de Pablo Iglesias, Errejón, Monedero, Bescansa o el comportamiento intolerable de Alegre en relación con Albiac en la Complutense. Podemos va a dar la victoria al PP en las elecciones generales de diciembre. Porque, a pesar de que se oculten en las faldas de personas respetables como Manuela Carmena, sus planteamientos están muy alejados de los de los ciudadanos que han votado tradicionalmente al PSOE y al PP. Y su entrada en los ayuntamientos y en los parlamentos regionales los va a poner bajo el foco para que sepamos realmente qué propuestas tienen estos sujetos para nuestra vida en común. Y Zapata es, en este sentido, un buen ejemplo de lo que la élite que dirige Podemos piensa sobre sus conciudadanos, sobre lo que es una vida digna o sobre cuál debe ser el contenido de la Constitución. Podemos no va a poder engañar a los votantes moderados la próxima vez que vayamos a las urnas. No tendrán Manuelas Carmenas para ser diputadas nacionales. Tendrán que presentarse ellos, unos sujetos que, si mandaran y pudieran hacer lo que dicen que harían nos dejarían sin nada y nos inducirían al exilio. No es una exageración. Y los votantes del PP que se quedaron en casa en las elecciones de mayo irán en masa a votar para evitar que gane Podemos. Y los votantes del PSOE se pasarán, en alguna medida, al PP, porque ya saben que el PSOE pactará con Podemos si el PP no saca mayoría absoluta y Ciudadanos no arrastra suficientes votos para evitar el gobierno de coalición PSOE-Podemos.

En el caso de Guillermo Zapata, lo preocupante no es sólo que haga los chistes. El problema es lo que tiene en la cabeza Zapata. Sólo un antisemita (o un niño) cuenta chistes tan crueles sobre el holocausto. Solo alguien a quien le parece legítimo el recurso a la violencia cuenta chistes como los que cuenta Zapata sobre las víctimas del terrorismo. Solo alguien que saluda los regímenes totalitarios puede decir que Cuba es, para él, lo más próximo al paraíso en la tierra. Algo va muy mal en un país cuando se nombra a una persona con esas ideas para un cargo público. Porque los chistes no son contradictorios con su pensamiento. Más bien lo reflejan como se demuestra leyendo sus columnas que, se supone, ha escrito utilizando el Sistema 2 de Kahneman, esto es, tras algún momento de reflexión (véase esta sobre el atentado contra Hebdo donde afirma que el humor es una forma de decir al que es objeto de los chistes que “no es importante”, claro, ni el Holocausto ni las víctimas del terrorismo, “son importantes”). Ese momento no ha sido muy largo porque las columnas están pésimamente escritas, lo que demuestra que cualquiera puede publicar una novela.

En una columna en la que critica a Ciudadanos, afirma, en primer lugar, su desprecio por el trabajo como forma de ganarse la vida. Según Zapata, Ciudadanos 
no sitúa los derechos en el campo de la renta y la recuperación para la ciudadanía de una parte de la riqueza que se genera de forma distribuida a escalas continentales y planetarias” 
porque Ciudadanos quiere que la gente trabaje y viva de su trabajo.  Zapata no cree que la forma de ganarse la vida dignamente sea trabajando. La forma de hacerlo es recibiendo una renta que se obtiene quitándosela al que la ha producido. 
“Esa ideología del trabajo produce además una representación de la producción de riqueza en términos productivos y no reproductivos. Para Ciudadanos están las medidas económicas y luego las medidas de igualdad, dos elementos separados que esconden una visión del mundo en la que el trabajo de cuidados no merece retribución o apoyo de ningún tipo (y) … el trabajo (aparece) como único garante de bienestar y derechos colectivos… necesitamos políticas de acceso a renta, no a salario ” 
No sé qué quiere decir Zapata con “términos reproductivos” de la producción de la riqueza. Y no sé cómo cree que se puede producir riqueza si no es trabajando. Dudo que lo sepa él mismo. Simplemente tratará de ocultar que le parece bien confiscar lo que es de los demás aunque se lo hayan ganado con su trabajo. En cuanto a la penúltima frase, es una estupidez. El trabajo de “cuidados” merece retribución, naturalmente. Retribución que ha de pagar el que recibe los “cuidados”. Pero Zapata no se refiere a eso. Quiere que paguemos a su madre por cuidarle ¡a él! 
Quiero que le paguen a mi madre las horas que decida a hacer la compra para mantener su hogar en funcionamiento,

Luego se atreve con la globalización (lástima que no haya leído nada de calidad) y dice, en ese lenguaje medio incomprensible 
Al contrario que Podemos, conciben el Estado como una herramienta que mira hacia abajo y hacia dentro (de ahí sus políticas recentralizadoras de las administraciones) y no como una palanca para articular derechos que se adquieren hacia afuera y hacia arriba, en la Unión Europea y la economía globalizada. 
Hay que ser ignorante. Si los derechos se “adquieren” con los votos, mientras no haya un gobierno planetario, tendrás que ejercerlos en el Estado-nación que es donde votas. Dani Rodrik lo ha explicado maravillosamente aquí. Pero es mucho pedir que alguien tan zafio como Zapata haya leído algo antes de escribir. El resto del artículo es, simplemente, incomprensible. Nos esperan grandes discursos del flamante concejal de cultura.

En otra titulada “Construir un país después del 78”, con un estilo deliberadamente confuso y oscuro – (“Así, incluso en un escenario de acuerdo entre el PP y el PSOE, seguirían siendo la fuerza de la ciudadanía y sus distintas herramientas las que articularían la descomposición del régimen”) y tras comparar a Podemos con los cristianos en el Imperio Romano (demostrando una incultura sideral si se tiene en cuenta que entre la cristianización del imperio y la invasión de los bárbaros transcurrieron siglos) vuelve a demostrar su incultura esta vez citando la expresión “hic sunt leones” en el sentido de los videojuegos (a los que parece muy aficionado a pesar de su edad) y no en su significado histórico. En la que se ocupa de la violencia callejera es todavía más ambiguo sugiriendo que no hay que abandonar una manifestación cuando se torna violenta sino responder a lo que llama violencia policial.

En fin, en otra titulada ¿Un rescate ciudadano de la Constitución? refleja la otra idea central compartida ampliamente por los “complutenses” de Podemos: que hay que cambiar la Constitución y sustituirla por otra porque la de 1978 no es democrática. En esta otra columna se lee 
“porque la constitución actual no permite el desarrollo de la fuerzas sociales que dichas fuerzas políticas encarnan. No pone coto a la representación ni pone coto a la economía financiera. Es decir, no genera democracia ni genera derechos”.
Y en esta otra 
Porque no hay sanidad para todos, ni educación, porque no hay libertad de expresión 
El problema no son – que también – los chistes de Zapata. El problema es lo que tienen en la cabeza Zapata y los dirigentes de Podemos. No podemos permitirnos que esta gente gobierne España. Como dije en otra entrada, si Podemos quiere participar como sujeto de pleno derecho de la vida en común, tiene que regenerarse y mandar a su casa a todos los complutenses, incluyendo, ahora también, a estos tres concejales que hacen chistes tan amenazadores. Y Manuela Carmena, como nos temíamos, lo tiene muy difícil: ¿podrá destituir a este sujeto?

20 comentarios:

Anónimo dijo...

Magnífico artículo.

Anónimo dijo...

¿Puede dar usted un ejemplo de odio del adversario y guerracivilismo? No pone ninguno y no recuerdo ni uno en los años y años que llevo leyendo a Zapata, quien por cierto escribe brillantemente.

En cuanto a su opinión sobre los chistes: no. Una broma negra sobre el holocausto no constituye prueba de antisemitismo ni de puerilidad. Puede constituir prueba de mal gusto y de torpeza. La torpeza es disculpable, y el mal gusto es ocasionalmente imprescindible en una sociedad sana.

"el humor negro. Me parece una de las formas de comunicación más sofisticadas que hay. Y me lo parece porque rompe esas líneas que comentábamos antes entre “los otros y yo”. Los buenos y los malos. El humor negro, precisamente, flirtea con la idea de que nosotros mismos seamos el malo de la película, de que seamos “el otro”.

La figura opuesta al humor negro no es, entonces, el humor blanco, el inofensivo, sino que es el relato con moraleja. El que esgrime una moraleja no está educando al otro, sino que está certificando su superioridad moral, se está considerando el bueno de la película en un momento dado."

http://librodenotas.com/cronicasdelhype/20238/hype-sin-moraleja-entrevistamos-a-nacho-vigalondo

Anónimo dijo...

El problema añadido es cuando tenga que ir a alguna feria cultural en Alemania -no olvidemos que Madrid está hermanada con Berlín- donde tal vez le detendrán, más allá de que no podrá viajar a ningún acto cultural en Israel... Pobre John Galiano, que siendo un "privato citadino" lo perdió todo de la noche a la mañana y a este señor político no le va pasar nada, bueno, le pondrán en tráfico como mucho

por cierto, de la Wikipedia: En varios países se han promulgado leyes relacionadas con el negacionismo y la expresión de odio (bajo el cual se incluye el negacionismo) como la Loi Gayssot (aprobada en Francia, en 1990), que prohíbe toda expresión "racista, antisemita o xenófoba" y que contempla al menos tres años de cárcel a los negacionistas o personas que expresan dudas sobre el exterminio judío. En 1992, Austria promulgó una ley similar que contempla hasta diez años de cárcel hacia estas personas (artículo 3h Verbotsgesetz, 1947). La «Ley belga sobre Negacionismo» (aprobada en 1995) prohíbe el apoyo, justificación o negación pública del Holocausto en Bélgica. En Alemania está penalizada la negación o dudas del holocausto en público según el artículo 130 párrafo 3 (§ 130 Abs. 3) código penal alemán (Strafgesetzbuch) y se considera como "incitación al odio" (Volksverhetzung). Otros países europeos que tipifican esta conducta como delito en su ordenamiento jurídico son: Suiza (artículo 261bis del Código Penal), Eslovaquia, República Checa, Lituania, Polonia, Canadá, Liechtenstein, Nueva Zelanda, Países Bajos, Rumania y Sudáfrica. Además, bajo la Ley 5710-1950 es también ilegal en Israel.

Ah, y en España también se dice algo de eso del odio, no?

Anónimo dijo...

Eso no es ni humor negro sofisticado, ni está en un discurso cultural que no llegamos a entender ni nada por el estilo. Son chistes de instituto -junto con los machistas y los de negros y los de sillas de ruedas-, o chistes de bar a las tantas de la mañana, cuando al pesado de turno se le ha acabado el repertorio y desempolva lo peor. Y encima viejos y malos, de esos que te da vergüenza ajena escuchar a ese amigo que no acaba de madurar y que te obligan a esbozar una sonrisilla forzada para que no se mosquee diciendo entre dientes, "joder, tío, como te pasas...". Lo que es increíble es que eso se haga de forma consciente, con publicidad y difusión por alguien que aspira a dirigir la cultura de la capital de España.

En fin, que no me gustan los chistes sobre el holocausto, tal vez porque mi abuelo murió en un campo de concentración... al caerse borracho de una torre de vigilancia. Eso, en todo caso, pasaría a mi gusto por humor negro. Lo otro es basura de instituto, de esa que te avergüenzas al recordar que contabas con 17 años.

Anónimo dijo...

Es que no estamos discutiendo si las bromas son buenas, graciosas, finas, cultas, elegantes, reveladoras... o todo lo contrario. Estamos discutiendo si constituyen prueba de antisemitismo, incitación al odio, etc. Que no nos haga gracia no significa que podamos afirmar que su autor es antisemita. (Nota: no podemos, es una idiotez supina.)

Por cierto, que ya ha dimitido. Enhorabuena.

JESÚS ALFARO AGUILA-REAL dijo...

Si los chistes hicieran prueba de antisemitismo o incitación al odio, no estaríamos hablando de dimitir, sino de meter en la cárcel a Zapata. Publicar esos y otros tweets - que no emitió en el contexto del chiste - dicen mucho del personaje y me parece que suficiente para que no sea el gestor de la cultura en Madrid. Por lo demás, Begoña Villacís experimentó cómo son de alegres y combativos los seguidores más ardientes de Podemos a la salida del Ayuntamiento. En Pamplona han celebrado la derrota de UPN y les han dicho que ahora sí van a necesitar escolta. Pablo Soto hacía chistes sobre matar a Gallardón. Y otra concejala entró en la capilla de la complutense al grito de os va a pasar lo que en el 36. En fin, creo que es un hecho notorio que los dirigentes de Podemos incitan a considerar a los cercanos al PP como enemigos, parte de una casta que roba a "la gente" y el Sr. Zapata tiene muy poco aprecio por la propiedad privada. Como nadie tiene derecho a ser concejal de Cultura, creo que estamos mucho mejor sin Zapata. En lo de que escribe brillantemente, ya sabemos que de gustibus non est disputandum. Pero, al menos, podría hacerlo sin faltas de sintaxis

Anónimo dijo...

O sea, si no estoy entendiendo mal:

a) Los tuits no son antisemitas, porque entonces estaríamos hablando de cárcel. ¿Si no son antisemitas, qué justifica su dimisión? ¿El mal gusto, por el que se disculpó?

b) El guerracivilismo de Zapata se justifica con ejemplos de "los seguidores más ardientes de Podemos" (partido al que Zapata no pertenece), Pamplona, la de la capilla, "dirigentes de Podemos"... O sea, ni un solo ejemplo relativo a Zapata.

c) Posturas de cualquier partido socialdemócrata de los 70 constituyen una peligrosa "falta de aprecio por la propiedad privada".

Y otra cosa que simple y llanamente no es discutible: esos tuits se emitieron en un contexto de broma. Eso es objetivo.

Anónimo dijo...

El holocausto, gulag, los inmigrantes que mueren en el estrecho, Irene Villa, Gregorio Ordóñez, Buesa...las niñas de Alcaser, no son motivos de chiste, ni blanco, ni negro, son tragedias, y quien se ríe de ello es un desgraciado que no merece, no ya ser concejal de cultura, sino desempeñar cualquier representación pública. Semejante individuo no puede representar a la ciudad de Madrid. Tolerancia cero.

Anónimo dijo...

Prof. Alfaro, el concejal Zapata no ha de asumir responsabilidad alguna por lo sucedido.

De la lectura de sus tuits se denota que sufre algún tipo de transtorno mental severo, que le hace irresponsable de sus actos.

Al concejal Zapata se le ha de proporcionar cariño y medicación adecuada. Nuestra sociedad ha de ser compasiva.

C.A.

Anónimo dijo...

Otros dos que no distinguen entre broma, ironía, sarcasmo y burla, aparte de que le niegan el derecho a reírse del Holocausto hasta a los propios judíos, como Woody Allen.

Solo falta que me contesten que "es que esos chistes sí son buenos" para dejar el argumento perfectamente empaquetado, envuelto y con su lacito.

Anónimo dijo...

Profesor, le sigo desde hace años y, aunque discrepe en algunas de sus entradas, admiro su claridad y capacidad analítica. Pero últimamente una cuestión me ronda la cabeza, ¿qué relación le une con la Sra. Carmena? Porque para mí es igual de condenable la persona que defiende semejantes ideas radicales y violentas como quien los elije y mantiene en sus listas. La Sra. Carmena es cómplice a todas luces y corresponsable, es cooperadora necesaria de que tengamos en cargos públicos a semejantes individuos y, por tanto, culpable.

Un saludo

Anónimo dijo...

"Otros dos que no distinguen entre broma, ironía, sarcasmo y burla, aparte de que le niegan el derecho a reírse del Holocausto hasta a los propios judíos, como Woody Allen.
Solo falta que me contesten que "es que esos chistes sí son buenos" para dejar el argumento perfectamente empaquetado, envuelto y con su lacito".

Dicho rápido, no puede invocarse a Woody Allen cuando lo que se está discutiendo es el derecho a ser gilipollas y luego querer ser concejal de cultura. Y si hablamos del comentario (¿alguien se atreve a decir que eso es un chiste?) sobre de marta del castillo ya elevamos el nivel a hijoputesco como poco



Anónimo dijo...

"Dicho rápido, no puede invocarse a Woody Allen cuando lo que se está discutiendo es el derecho a ser gilipollas y luego querer ser concejal de cultura. "

Por supuesto que no estamos discutiendo de semejante sandez. Rebajarse a discutir semejante idiotez es rebajarse a discutir con el totalitarismo.

Estamos discutiendo si una persona que incita al odio puede ser concejal, y si los tuits en cuestión son prueba de incitación al odio y antisemitismo.

"Ser gilipollas y luego querer ser concejal de cultura". Lo que hay que leer, Dios mío.

Anónimo dijo...

Lo que nos faltaba equiparar a Zapata con Woddy Allen. Es que le gente es muy cretina. Lo dicho don Jesús Alfaro magnífico post. Enhorabuena. Unos son unos mediocres y otros son gente brillante. Siempre habrá diferencias.

Anónimo dijo...

¿Pero es que no te das cuenta de que la brillantez artística -o la gracia de las bromas- NUNCA puede ser criterio válido a la hora de discriminar NADA más allá de tu compra personal? En el caso que estamos viendo, Woody Allen, Guillemo Zapata, Cristiano Ronaldo, y todos los anónimos que comentamos aquí somos totalmente iguales.

Precisamente, mezclar la calidad del chiste con su legitimidad (aquel clásico "secuestrar El Jueves no estuvo bien pero la portada era de muy mal gusto") es to-ta-li-ta-rio.

Anónimo dijo...

Totalitario y criminal es matar a la gente. Totalitario y mezquino es reírse de las víctimas. Totalitario es amenazar a la gente con empalarla (como pretende algún concejal de podemos con Toni Canto). Totalitario es pedir guillotinas en Madrid (como pide otro concejal de podemos). Si tu defiendes todo esto "anónimo" eres un totalitario y un criminal por dar amparo a críminales.

Anónimo dijo...


¿ "disparaba" Zapata en todas direcciones, o en una sola ? porque si el humor negro se dirige en una sola dirección. -la que sea-, sí que puede ser un buen indicador de ciertas deficiencias culturales.

Jose de la Maza

JESÚS ALFARO AGUILA-REAL dijo...

Defiendo a Carmena - por ahora - porque me resisto a creer que el 15-20 % de los españoles son seguidores de gente como Iglesias, Monedero, Bescansa, Errejón, Zapata... Por tanto, intuyo que en Podemos hay, no dos sino bastantes almas, alguna de las cuales es sinceramente socialdemócrata. Carmena está más cerca de esa alma que cualquiera de los de la lista de Ahora Madrid que hemos ido conociendo. En fin, un ladrillo en el muro contra el guerracivilismo

Ismael Fuenets dijo...

Yo me lo estoy pasando muy muy bien, con los que ahora, indignados, defienden lo indefendible. Ahora resulta que los mismos que lucha por los palestinos y por sus derechos, no ven mal en absoluto mofarse con los judíos, que basándose en su pensamiento, los nazis con los judíos, son ahora lo que según ellos hacen los judíos con los palestinos. Pero como siempre, así es la izquierda radical: lo que yo pienso es lo mejor, y quien ose a negarlo, es casta y no merece estar conmigo.

Vamos a ver qué tal reciben ahora de su propia medicina: demagogia, demagogia barata, artículos fuera de contexto, scratches, odio, violencia...

cesar giner dijo...

Los círculos podemitas están integrados por personas procedentes del PSOE, IU, otros colectivos vinculados a la izquierda, gentes antisistema que quieren cambiar el sistema, ciudadanos que no participan en la política y que ahora sí lo hacen, jóvenes profesionales con estudios universitarios que no tienen empleo o ganan una miseria, trabajadores y profesionales descorazonados. En general, se trata de personas que sienten que la política del bipartito (PP/PSOE) los ha abandonado. Alguien ha dicho lo que es este sentimiento y tenemos a Podemos. Creo que Iglesias, Errejon, Monedero, Bescansa, Zapata, Maestre son completamente fungibles. Si no son ellos serán otros. Y Manuela Carmena ha comunicado muy bien los sentimientos y ha conseguido de la nada un resultado espectacular en Madrid. Lo que quiero decir es que esto, de una u otra forma, va a continuar, con independencia de la mala educación, falta de sentido institucional, irresponsabilidad, estulticia y delincuencia con la que algunos se han comportado. El fondo del asunto es muy complejo, el fenómeno será persistente, y tengo muchas dudas que PSOE y PP puedan salir reforzados de esto. Un abrazo Jesús, y felicidades por tu trabajo.

Archivo del blog