www.almacendederecho.org

domingo, 21 de febrero de 2016

La familia (o el emprendedor) busca inversor

Caso

Una lectora del blog plantea este caso. Vamos a abrir, en los comentarios, soluciones propuestas por los lectores y, con ellas, redactaré una entrada para el Almacén de Derecho. Por favor, los que quieran participar, procuren esforzarse en redactar la respuesta a cualquiera de las preguntas con precisión, de manera que esas respuestas me sean útiles para formular la versión definitiva del caso y de las respuestas. En el blog y en Almacén de Derecho se encuentra buena parte de las respuestas.
Se constituye una sociedad anónima por los miembros de una familia. El accionariado se reparte entre el padre, la madre y los tres hijos. El padre tiene el 50 %, la madre el 20 % y cada uno de los tres hijos un 10 %. La compañía atraviesa dificultades financieras, aunque toda la familia está convencida de que el negocio es bueno y que, con algunas inversiones, podrían aumentarse la ventas y, sobre todo, los márgenes.
Un inversor (un inversor financiero, es decir, no un empresario del sector) está dispuesto a aportar los fondos necesarios, que supondrían que el capital – digamos, más generalmente, los fondos propios – pasaran de 500 a 1500. La familia no dispone de tales fondos y el recurso a los bancos se descarta porque supondría poner en peligro todo el patrimonio familiar que no está en la empresa familar.
El inversor exige que se le entreguen acciones en proporción a lo que su aportación representa respecto del actual patrimonio social, esto es, que acabe ostentando los 2/3 del capital social y de los derechos de voto.
La familia, sin embargo, no quiere perder el control y considera que hay mucho valor en la compañía que no queda reflejado en la valoración que propone el inversor (conexiones con proveedores y con algún gran cliente, una plantilla muy motivada y muy preparada, un gran conocimiento del mercado…)

Preguntas

  • ¿Cómo podría estructurarse la transacción para que la familia no perdiera el control de la compañía como consecuencia del aumento de capital?
  • ¿Qué cláusulas estatutarias contribuirían a satisfacer los intereses del inversor y de la familia?
  • ¿Qué papel podrían jugar las cláusulas limitativas de la transmisibilidad de las acciones?
  • ¿Caben en Derecho español las "acciones de lealtad”? ¿Sería eficaz celebrar un pacto parasocial entre el inversor y la familia?
  • ¿En qué cláusulas o acuerdos debería insistir el inversor si aceptase no hacerse con el control de la compañía y mantener éste en manos de la familia?
  • ¿Sería aconsejable un acuerdo previo entre los miembros de la familia?
  • ¿Sería aconsejable transformar la sociedad anónima en otro tipo social antes de permitir la entrada del inversor externo?
  • ¿Qué documentos deberían redactarse y cuál habría de ser su contenido básico?

Extensiones

Obsérvese que si sustituimos familia por “emprendedor”, tenemos la situación a la que se enfrentan las llamadas start-ups. El asesoramiento jurídico de este tipo de empresas no está suficientemente desarrollado en España. Imagínese, pues, que en vez de una familia, tenemos un grupo de emprendedores que buscan financiación para escalar la idea de negocio que han desarrollado. Véase
Consejos a un junior que participa en una operación de inversión en una compañía

1 comentario:

Anónimo dijo...

Yo me permito sugerir una pregunta adicional, ¿qué sucedería si un socio de los minoritarios bloquea la financiación, ya sea porque su porcentaje lo permite y bloquea un acuerdo, ya sea mas bien porque se niega a suscribir el pacto de socios que propone el inversor como de obligada suscripción para todos los socios? Como consecuencia de dicha negativa la sociedad pierde la financiación.

Carlos AC

Archivo del blog