El otro blog para cosas más serias

El otro blog para cosas más serias
El otro blog para cosas más serias

martes, 1 de mayo de 2018

¿Atendemos al que no se aseguró porque no le dio la gana?

antonio fillol

Antonio Fillol, El sátiro, 1906

Muy al comienzo del libro, el autor (se refiere a Greene) recuerda al lector la discusión entre Ron Paul y Wolf Blitzer reportado en Greene (2013), página 7. En ella, Blitzer presionó a Paul sobre el tema:… ¿Qué hacemos cuando alguien que decidió libremente no contratar un seguro de salud se encuentra desesperadamente necesitado de atención médica y no puede pagarla?

… Blitzer bromeó con Paul: "Pero congresista, ¿estás diciendo que la sociedad debería dejarlo morir?" El autor comenta: "Mientras Paul preparaba su vacilante respuesta, un coro de voces de la multitud gritaba 'Sí, que se muera'. Estos son los pastores del norte. "(Los pastores del norte corresponden en el libro a los conservadores modernos, los pastores del sur los progresistas). ¿Son realmente tan desalmados los pastores del norte? Aquí hay una explicación alternativa plausible del "coro de voces" (si puedo prestarles una voz): "No vamos a picar en el anzuelo que nos tiende Wolf Blitzer. No se trata de qué es lo que hay que hacer en el nodo del árbol decisional en el que la persona que no ha contratado el seguro de salud se enferma y se enfrenta a la muerte. Aquí es donde apunta el dedo de Blitzer, porque sabe que hay una sola respuesta que cualquier persona, incluso la más norteña de nosotros, los pastores del norte, puede dar en ese punto. Pero no estamos discutiendo aquí un dilema moral, que es lo que ocurre en ese nodo. Estamos discutiendo sobre la política social adecuada, y la discusión se refiere a qué hacer cuando diseñamos los resultados del árbol de decisión, en la seguridad de que si escribimos que, en tal situación, 'La compañía de seguros se verá obligada a pagar', entonces en el nodo anterior el agente no comprará el seguro. En cambio, si escribimos 'Morirás', el agente comprará el seguro. En ninguno de los casos morirá la persona; la diferencia entre los dos casos es quién paga el cuidado de la salud y si a alguien se le permite hacer comportarse como un gorrón. De manera que, sí, escribamos 'Déjalo que se muera' en ese nodo. Esto no es una cuestión de vida o muerte, sino de quién paga la atención médica ".

Esta discusión que narra Greene y recoge Rustichini es interesante en un sentido distinto: en el árbol de decisión, simplemente, no permitimos al individuo decidir sobre si contrata o no el seguro. Le obligamos a contratarlo. Eso es lo que hacen todos los países civilizados. El único que no lo hace es Estados Unidos cuyos tribunales consideran que obligar a la gente a asegurarse para cubrirse de los daños que puede sufrir en su propio patrimonio – en su vida – es inconstitucional. Respetar las decisiones y los deseos individuales está sobrevalorado.

No hay comentarios:

Archivo del blog