El otro blog para cosas más serias

El otro blog para cosas más serias
El otro blog para cosas más serias

jueves, 31 de mayo de 2018

Sánchez vende a la mitad de los catalanes y a todos los españoles por un puñado de votos

DeR9obDWkAEME0n


Iba a escribir una entrada explicando la repugnancia que he sentido al escuchar a Campuzano y la réplica de Sánchez. Pero he leído estas dos entradas de Tsevan Rabtan y pensé que no hacía falta. He vuelto a cambiar de opinión. Estoy muy preocupado.

De Campuzano no esperaba otra cosa. Este diputado refleja mejor que ningún otro separatista la plasticidad de la racionalidad humana y la eficacia de los mecanismos evolutivos para reducir la disonancia cognitiva. Ha empezado declarando cuán indignado está con la corrupción del PP. Campuzano, ¡que pertenece al partido más corrupto de la historia de España! ¡Que pertenece al partido político que estaba organizado por un mafioso para ser una máquina de cobrar sobornos! ¡Cuyos líderes están todos procesados y que no ha sido disuelto por orden judicial simplemente porque no había responsabilidad penal de los partidos políticos en los años ochenta y noventa del pasado siglo! Tras declararse indignado por la corrupción del PP, digo, ha narrado una historia en la que legiones romanas han invadido la tranquila y pacífica aldea del nordeste de España donde él y los suyos pastoreaban a una dichosa y realizada población. Campuzano se ha atrevido a afear a Sánchez que llamara racista a Torra. ¡Cómo se atreve a ofender a la primera institución de Cataluña! ¡al presidente de la Generalitat! Supongo que Rajoy, en la Moncloa, habrá medio sonreído en su carácter de primer ministro de España.

Pero lo peor estaba por llegar y ha sido la contestación de Sánchez. En lugar de reprocharle la narración del intento de golpe de estado que hemos vivido en Cataluña se ha limitado a agradecerle su discurso y a ofrecer diálogo – eso sí, dentro de la Constitución – y le ha reconocido expresamente que el origen de ese intento de golpe de estado está en la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatut, es decir, uno de los mitos fundacionales del separatismo. No es que Mas se volviera separatista para tapar la corrupción de su partido y desviar el discurso público hacia otros temas. Sánchez ha legitimado el discurso de Convergencia i Unió para justificar su traición a España y a la Constitución.

Me da miedo que Sánchez disponga de unos meses del gobierno de España. Como Zapatero, puede hacer cosas irreversibles. Acuérdense. Todo lo de Cataluña empezó el día que Zapatero dijo aquello de que aprobaría en Madrid lo que decidiese el Parlament. Y Sánchez es, probablemente, mucho más tonto que Zapatero que, como lo de Venezuela demuestra, muy listo no ha sido nunca.

No hay comentarios:

Archivo del blog