www.almacendederecho.org

miércoles, 25 de febrero de 2015

Prefiero un malvado a un tonto, porque los tontos no descansan


Divido a mis oficiales en cuatro grupos. Hay oficiales inteligentes, laboriosos, estúpidos y perezosos. Por lo general, estas características aparecen combinadas de dos en dos. Así,
  • algunos oficiales son inteligentes y laboriosos - su lugar es el Estado Mayor.
  • Otros son estúpidos y perezosos, son el 90 por ciento de todos los ejércitos y se les pueden encargar tareas rutinarias.
  • Los que son, a la vez, inteligentes y perezosos están cualificados para las más altas responsabilidades de liderazgo, porque poseen la claridad intelectual y la compostura necesaria para las decisiones difíciles.
  • En fin, hay que tener mucho cuidado con los que son estúpidos y laboriosos. Nunca les encargues nada importante porque sólo provocarán desastres

Kurt von Hammerstein-Equord

De la voz de la Wikipedia se deducen claramente dos cosas. Primero, que el General von Hammerstein luchó como pudo y cuanto pudo contra el nazismo y fue un firme defensor de la República de Weimar. Participó en todos los complots contra Hitler. Segundo, que en esta clasificación de los oficiales, él, claramente, se autosituaba en el tercer grupo. Parece que fue un vago redomado que se dedicaba a cazar en cuanto podía. 
vía @lucykellaway

1 comentario:

Anónimo dijo...

Y los localizables en el cuarto lugar son muy frecuentes. En ciertos ambientes. Son harto conocidos como los serviles y esperasillas. Incluso, abundan en la Universidad. Debe ser el oficio.

Archivo del blog