El otro blog para cosas más serias

El otro blog para cosas más serias
El otro blog para cosas más serias

domingo, 27 de febrero de 2022

No procede el reconocimiento de un crédito con privilegio especial en el concurso del hipotecante no deudor


 Sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid, sección 28, número 400/2021, de 5 de noviembre de 2021

Banco Santander otorgó un préstamo a una sociedad, Sanca, que fue garantizado, entre otros, con hipoteca sobre unas fincas que eran propiedad de otra sociedad, Pico Dobra.

Pico Dobra, la sociedad hipotecante no deudora, fue declarada en concurso y Banco Santander reclama que se le reconozca en ese concurso un crédito con privilegio especial sobre las fincas hipotecadas por la concursada.

La AP de Madrid rechaza la pretensión de Banco Santander: argumenta que la concursada es sólo garante (en este caso, hipotecante) y que no puede predicarse de ella la condición de deudora respecto de los créditos garantizados por la hipoteca sobre sus activos.

Ser prestamista y tener una opción de comprar acciones de la sociedad no te convierte en administrador de hecho


Por Mercedes Agreda

Es la Sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid, sección 28, número 462/2021, de 30 de noviembre de 2021

Se discute en este procedimiento si un acreedor de la concursada debe ser considerado persona especialmente relacionada por ser administrador de hecho. La AC fundamentaba su condición de administrador de hecho en el control que ejercía sobre la concursada derivado de los contratos de préstamo y prenda sobre acciones y en la carta de intenciones que determinaba las condiciones en las que el acreedor podría adquirir el 50% del capital social del grupo de la concursada.

La AP de Madrid rechaza la condición de administrador de hecho del acreedor y, por tanto, la subordinación de su crédito:

Como cuestión de fondo, la AP concluye: (i) que no se ha probado que el acreedor llevara a cabo funciones de positiva dirección y gestión de la sociedad; (ii) que, por el contrario, sí se aportan pruebas de que esas funciones se llevaban a cabo por los administradores de derecho; y (iii) que lo pactado entre acreedor y deudor fue el 

establecimiento de ciertos condicionantes de protección en el destino del dinero prestado, así como garantías para su devolución, sin que exista rastro de que la prestamista se sirviera de tales condicionantes o de las disposiciones establecidas en los contratos para influir activamente en la gestión de la sociedad, determinando o modulando las decisiones del órgano de administración en relación con el desarrollo de la actividad que constituía el objeto social y mucho menos que lo hiciera de forma reiterada y sistemática o en relación con decisiones cruciales”.

Como cuestión procesal, la AP recuerda que el momento y la forma de invocar esta cuestión debería haber sido a través de la impugnación de la lista de acreedores dentro del plazo legal para ello y no mediante un cauce procesal ad hoc, ya que la falta de impugnación determina la imposibilidad de hacerlo en futuro, salvo contadas excepciones que no se dan en este caso.

El incumplimiento previsible del prestatario no justifica a un banco incumplir un contrato de descuento si ambos contratos se firmaron en el marco de una reestructuración


Por Marta Soto-Yarritu

Es la Sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid, de 9 de febrero de 2022. La administración concursal de una sociedad, THISA, demandó a Banco Santander por incumplimiento doloso de un contrato de descuento de efectos mercantiles solicitando la resolución del contrato y una indemnización por los daños y perjuicios ocasionados a la concursada. Cabe destacar que el contrato de descuento se había firmado, antes de la declaración del concurso, en el marco de la reestructuración financiera del grupo THISA, que se diseñó a través de un Contrato Marco que englobaba la regulación de varios contratos bilaterales (entre ellos, el referido contrato de descuento y un contrato de préstamo de Banco Santander a THISA).

Banco Santander justificó su negativa a cumplir con el contrato de descuento en que existía un incumplimiento por parte de la concursada del contrato de préstamo: Banco Santander alegaba que el contrato de descuento estaba vinculado al cumplimiento del resto de contratos otorgados al amparo del Contrato Marco de Restructuración de Deuda Financiera. El hecho de que la sociedad fuera declarada posteriormente en concurso con una propuesta anticipada de convenio que preveía esperas y quitas de la deuda venía a frustrar el cumplimiento del contrato de préstamo (aunque todavía no hubiera vencido), lo que equivalía a su incumplimiento objetivo en un futuro próximo. La AP de Madrid no acepta los argumentos de Banco Santander y concluye que, a la fecha de declaración de concurso (y de denegación del descuento), no existía un incumplimiento contractual concreto de la deudora que permitiera justificar el incumplimiento del banco:

Reciprocidad o interrelación entre los contratos bilaterales otorgados al amparo del Contrato Marco: La AP de Madrid reconoce que el Contrato Marco establecía un régimen común de vigencia, vencimiento (ordinario y anticipado) y resolución de todos los contratos afectados por el Contrato Marco (entre ellos, el contrato bilateral de préstamo y el contrato de descuento). No obstante, concluye que, de sus cláusulas, no puede inferirse una vinculación o interdependencia tal de los contratos bilaterales que permita calificar como de mutua condicionalidad el cumplimiento de todos ellos hasta considerar las obligaciones derivadas de los mismos como obligaciones recíprocas. Y ello aunque existía una cláusula que establecía que “todos ellos podrán ser declararlos vendidos de pleno derecho y exigir el rembolso anticipado de cuantas cantidades fueran ese momento debidas por las acreditadas, por el impago a sus respectivos vencimientos de cualquier cantidad adeudada a las acreditantes bajo cualquier de los contratos de financiación bilaterales”. 

Doctrina del incumplimiento previsible: La AP no acepta tampoco el argumento de Banco Santander de que, en el momento en que la sociedad fue declarada en concurso, podía concluirse con total certeza que no superaría su situación de insolvencia y, por tanto, incumpliría el contrato de préstamo (cuyo vencimiento era 10 meses después). Admite que podía existir “cierta duda” sobre la viabilidad de la sociedad y el cobro del préstamo, hasta una “probabilidad no desdeñable”, pero que estaba “lejos de los patrones de certeza exigidos”.

La AP de Madrid concluye, por tanto, que procede la resolución del contrato de descuento y condena a Banco Santander a indemnizar a la concursada por los daños y perjuicios por lucro cesante. La AP reconoce que, en un contexto concursal y de precariedad de tesorería, el importe de los efectos no descontados diariamente supuso una merma inasumible y un obstáculo para la superación del concurso. Considera probado que el incumplimiento del banco tuvo como consecuencia directa la imposibilidad de comprar existencias y, por tanto, una disminución de las ventas.

La contratación previa de swaps semejantes al enjuiciado no excluye la existencia de error vicio del consentimiento


Por Mercedes Agreda

Es la Sentencia del Tribunal Supremo de 9 de febrero de 2022 ECLI:ES:TS:2022:395

La sociedad Talleres Almacenes y fabricados de Construcciones (TAFECSA), que es considerada un cliente minorista y no un inversor profesional, contrató con Banco Santander un contrato marco de operaciones financieras (CMOF), al amparo del cual se contrataron sucesivas permutas financieras de tipos de interés y una confirmación de opciones de tipos de interés collar. TAFECSA solicitó la nulidad del CMOF y las operaciones contratadas al amparo del mismo por error vicio en el consentimiento, consecuencia del defecto de información recibida.

La AP de Barcelona entendió que no consta acreditado el cumplimiento de los deberes de información previa a la contratación de estos productos financieros, pero concluye que, aun así, no existió error vicio en el consentimiento pues la sociedad contratante era conocedora del producto y sus riesgos. TAFECSA recurrió en casación y el TS le da la razón.

El TS concluye que opera la presunción de error vicio como consecuencia de la falta de acreditación del cumplimiento del deber del banco de prestar una información clara y completa sobre los concretos riesgos que se asumían con la contratación de los swaps y que no concurren en este caso circunstancias concretas que desvirtúen esta presunción. Así, el TS establece que no ha quedado probado que TAFECSA conociera los riesgos de estos productos financieros cuando los contrató. Lo interesante de esta sentencia es que el TS reconoce que ello es así aunque TAFECSA había contratado previamente productos similares: 

La previa experiencia en la contratación de swaps en algún caso puede poner en evidencia el conocimiento del producto y de los riesgos que entraña su contratación, pero en otros casos no, porque la sucesiva contratación y cancelación pueda ser debida a una "huida hacia delante", o porque aunque, como es el caso, hubiera habido ajustes, por los resultados habidos hasta entonces, en que todavía no había llegado la bajada drástica de tipos de interés que ocurrió en 2009, no se hubieran puesto de manifiesto los riesgos que esa bajada drástica podía derivar para quien contrataba las permutas financieras. Por eso, en un contexto en que no queda acreditado que se hubiera prestado información previa por parte del banco sobre los riesgos concretos de la contratación de estos dos productos, ni que se hubiera realizado el test de conveniencia, en este caso la presunción de error no queda desbaratada por la serie de permutas financieras contratadas en los años previos a 2008, ni los reajustes que hubiera podido ofrecer el banco y aceptar su cliente

miércoles, 23 de febrero de 2022

La enésima sentencia de Pasapalabra


Es la Sentencia del Juzgado de lo Mercantil de Barcelona de 14 de febrero de 2022

Acciones de propiedad intelectual…

se reclama el reconocimiento y declaración de la titularidad de la prueba televisiva titulada “END GAME 21x100”, que la demandante identifica (o hace equivaler) con la prueba televisiva conocida en España como “EL ROSCO”, como obra original susceptible de ser protegida por la propiedad intelectual, es decir, la acción y el derecho, que es un derecho moral irrenunciable e inalienable, a exigir el reconocimiento de la condición de autor de dicha obra (art. 14.3º TRLPÎ). 3.2 Si bien no podemos apreciar la existencia de cosa juzgada material en sentido positivo (o prejudicial), habida cuenta que su existencia ha sido ya descartada en grado de apelación, no es menos cierto que no podemos ignorar la existencia de una sentencia firme que realizó diversos pronunciamientos que afectan directamente al objeto de este juicio, y dichos pronunciamientos, como también ha sido dispuesto en grado de apelación, deben ser, en principio, respetados. Este respeto entronca directamente con el principio constitucional a la seguridad jurídica (art. 9.3 CE), que es un principio básico y elemental en un Estado de Derecho; así como con el derecho fundamental a la tutela judicial efectiva (art. 24.1 CE), en su vertiente o proyección del derecho a obtener el cumplimiento de una resolución judicial firme en sus propios términos (STC núm. 11/2008, de 21 de enero, FJ 6º, ECLI:ES:TC:2008:11).

La sentencia núm. 50/2014, de 3 de febrero, del juzgado de lo mercantil núm. 6 de Madrid, razonó que la actual prueba televisiva, conocida en España como “EL ROSCO”, que ha estado y aún está configurada como la prueba final del programa de televisión denominado en España “PASAPALABRA”, dicho sea con nuestras palabras, constituye una trasformación del formato original “THE ALPHABET GAME” mediante la que éste se ha ido adaptando progresivamente a las nuevas circunstancias de tiempo y de lugar, tomando particularmente en consideración las diferentes preferencias, horarios, gustos y costumbres del público en cada país en que se emite; adaptación que se ha realizado también, y que en gran medida ha venido impuesta, por los nuevos recursos técnicos que han ido surgiendo en los formatos televisivos. Razonó, asimismo, también sea dicho con nuestras palabras, que no parecía lógico ni racional que la demandante consintiera, durante un largo lapso de tiempo, el uso público y la explotación económica de un formato de televisión sobre el que afirmaba ostentar un derecho de exclusiva.

… Aquella sentencia de 3 de febrero de 2014… devino firme respecto de aspectos esenciales del presente juicio, produce un efecto vinculante indirecto sobre el objeto del presente proceso pues constituye un medio de prueba de hechos que son relevantes para fundamentar nuestro fallo, en ella contemplados y valorados (STS, Sala 1ª, núm. 491/2007, de 7 de mayo; ECLI:ES:TS:2007:2553).

En la tesis de la sociedad demandante la prueba “END GAME 21x100” o simplemente “21x100” fue concebida a finales de los años 90 del Siglo pasado por sus socios fundadores, Sres. Pianta y Loeb, quienes habrían celebrado en 1998 un primer contrato verbal por el que habrían cedido los derechos de esta prueba a la demandante para posteriormente formalizar por escrito dicha cesión de derechos mediante contrato celebrado en fecha de 9 de agosto de 2016. La sociedad demandante fundamenta principalmente en estos dos contratos su tesis de que el juego televisivo conocido en España como “EL ROSCO” es una obra original protegible por la propiedad intelectual como formato de televisión y que ella es la titular de los derechos de autor sobre esta obra original.

En relación con el concepto de “obra”, nos enseña la STJUE de 12 de septiembre de 2019 (procedimiento C-683/17, asunto COFEMEL)… supone la concurrencia de dos elementos acumulativos: a) Por una parte, este concepto implica que existe un objeto original, en el sentido de que el mismo constituye una creación intelectual propia de su autor. b) Por otra parte, la calificación como obra se reserva a los elementos que expresan dicha creación intelectual (véanse, en este sentido, las sentencias de 16 de julio de 2009, Infopaq International, C5/08, EU:C:2009:465, apartados 37 y 39, y de 13 de noviembre de 2018, Levola Hengelo, C310/17, EU:C:2018:899, apartados 33 y 35 a 37, y la jurisprudencia citada).

… se considera que el formato del programa de televisión puede considerarse como una obra a estos efectos, cuando puede ser considerada como una creación original, en este caso literaria y/o artística”.

Pero, para que se habilite esta protección, es necesario que el formato satisfaga algunos condicionantes… es necesario que se produzca el salto cualitativo entre lo que son meras concepciones generales y lo que es la plasmación de las mismas, de un modo pormenorizado y formalmente estructurado, dando lugar a una creación de cierta complejidad, mediante una actividad creativa, sin que sea necesario que tenga la complejidad y pormenorización del guion, que describe las escenas con mayor detalle pues contiene "palabras que se transforman en imágenes (…)”.

… Sentado todo lo anterior, la tesis de la sociedad demandante no ha sido probada de modo suficiente en el presente juicio por ningún medio de prueba con aptitud probatoria bastante a tal efecto, como habría sido un dictamen pericial a instancia de parte o de designación judicial, es decir: un dictamen pericial que hubiese probado la tesis de que el juego televisivo controvertido constituye una obra original provista de los elementos necesarios para poder ser protegida como formato televisivo por la propiedad intelectual en los términos antedichos, pues la carga de la prueba sobre este hecho incumbe a la demandante, que debió probar no sólo la originalidad del juego controvertido como manifestación de una creación intelectual de su autor, sino también que dicho juego constituye una concreta plasmación cualitativa de una idea o concepción general, dotada de sustantividad y autonomía. Uno o varios dictámenes periciales habrían sido necesarios para desvirtuar (o cuando menos para cuestionar) la fuerza probatoria que en este juicio despliega la tantas veces citada sentencia de 3 de febrero de 2014, que, como hemos indicado, es un medio de prueba sobre hechos que aquí son relevantes porque nutren el objeto de nuestro juicio. Y en este punto, la sentencia de 3 de febrero de 2014 atribuyó una singular fuerza probatoria al documento denominado manual o “paper format” del formato original “THE ALPHABET GAME” que fue cedido por sus autores a la compañía “ACTION TIME” (luego GRANADA e ITV), y este documento fue valorado tomando en consideración la valoración de la fuerza probatoria de los dictámenes periciales –al menos nos constan dos- presentados por las partes de aquel juicio.

Si en el primer procedimiento dichos dictámenes periciales fueron relevantes, más incluso habrían podido llegar a ser en el presente proceso. Y la sentencia de 3 de febrero de 2014 concluyó que dicha prueba, como es la controvertida, no era original ni podía ser protegida como formato televisivo por la propiedad intelectual. Esta conclusión no sólo no cede porque no dispongamos de ningún dictamen pericial sino también y sobre todo porque no podemos extraer en relación con este punto ninguna conclusión probatoria significativa del interrogatorio de los tres testigos que depusieron en el juicio oral; y la abundante prueba documental de que disponemos, en especial la presentada por la parte demandante, conduce a una conclusión diferente de la pretendida por ésta. Si como afirma la demandante la prueba conocida como “EL ROSCO” no es una mera adaptación del formato “THE ALPHABET GAME” ni forma parte del mismo, sino que es un formato original dotado de autonomía y sustantividad, como manifestación de la creación intelectual de sus autores, debió probarlo.

3.5 Por lo que se refiere a la prueba documental… no prueban por sí mismos la originalidad de la prueba discutida; y este déficit de fuerza probatoria resulta igualmente predicable de las declaraciones unilaterales obrantes a los documentos 2, 12 y 13 de la demanda. Asimismo, el documento núm. 8 de los presentados con la demanda, consistente en el contrato de 20 de diciembre de 1998, no contiene una descripción de la prueba “21x100” –tampoco consta en sus sucesivas renovaciones-.

En relación con el contenido del documento núm. 6 de la demanda, que parece consistir en una “breve sinopsis” de la prueba “21x100”, nos parece sintomático, desde una perspectiva probatoria, que dicha sinopsis no fuera citada en la declaración jurada del Sr. Reto Pianta de 7 de febrero de 2012… Si, como parece, tanta importancia probatoria tenía el contenido de dicho documento para la tesis de la parte demandante, ésta debió haber explicado de forma suficiente en este juicio por qué ninguno de aquéllos la mencionó en sus respectivas declaraciones de 7 de febrero de 2012.

… Por otra parte nos parece muy significativa la posición que adoptó la compañía “GRANADA”, predecesora de la codemandada “ITV”, en la carta de 7 de septiembre de 2005 que dirigió a “EINSTEIN”, obrante al documento núm. 34 de la demanda; pues, sintomáticamente, hasta el año 2005 no se habría suscitado duda alguna sobre la interpretación de la condición especial 11.2 del contrato de licencia de 8 de enero de 1999, suscrito entre “ACTION TIME” y “EINSTEIN”, obrante al documento núm. 3 del escrito de contestación a la demanda, que atribuía a los propietarios del formato “THE ALPHABET GAME”, que en este contrato estaban representados por “ACTION TIME”, la propiedad de todas las derivaciones del formato licenciado. En dicha condición especial 11.2 se pactó (según es de ver en la traducción ajunta al castellano) que “(p)ara impedir cualquier duda, el Licenciatario reconoce que el Propietario es el único titular del formato en todos los idiomas y será el único propietario de los derechos sobre el formato en la Serie”. Y el concepto “Serie” aparecía definido en el “Anexo I”, bajo la rúbrica “condiciones generales”, como “(u)na serie de programas de televisión basada en el Formato, o derivada del mismo, que comprende el número de programas y la duración de cada capítulo detallados en las Especificaciones, producida conforme al ejercicio de los Derechos de Televisión”.

… En conclusión, no habiendo probado la demandante la tesis de la autoría y originalidad del juego televisivo controvertido, deviene innecesario el análisis de las restantes acciones de propiedad intelectual también deducidas en el escrito de demanda.

Acciones de competencia desleal

La acciones subsidiariamente ejercitadas en la demanda con fundamento en la Ley de competencia desleal, antes también transcritas, deben correr la misma suerte desestimatoria que las de propiedad intelectual por mor de la aplicación del principio de complementariedad relativa, que aunque fue acuñado inicialmente en la jurisdicción para los derechos marcarios, en lo esencial resulta también aplicable a los derechos de autor o de propiedad intelectual (véase en este sentido la SAP Barcelona, Secc. 15ª, núm. 470/2017, de 15 de noviembre, FJ 4º, ap. 10º; ECLI:ES:APB:2017:11714; que cita la STS, Sala de lo Civil, núm. 504/2017, de 15 de septiembre).

… La Ley de competencia desleal no tiene como fin proteger al titular del derecho de autor, ni pretende resolver conflictos entre los competidores, sino ser un instrumento de ordenación de conductas en el mercado…. puede completar, pero no suplantar ni menos sustituir a la normativa específica reguladora de los derechos de propiedad intelectual. Por ello, si el supuesto de hecho está plenamente comprendido en el ámbito material, objetivo, temporal y espacial de la normativa específica, en nuestro caso la Ley de propiedad intelectual, debe ser aplicada la normativa que establece su régimen jurídico, y no la ley que regula las conductas concurrenciales en el mercado. Sólo donde no alcance la primera, podrá actuar la segunda… no podemos analizar –y además deviene innecesario- las acciones de competencia desleal ejercitadas subsidiariamente por la parte demandante, pues los presuntos actos infractores que aquí nos ocupan no presentan facetas de desvalor o efectos anticoncurrenciales distintos de los ya considerados para establecer y delimitar el alcance de la protección jurídica conferida por la normativa de propiedad intelectual.

lunes, 21 de febrero de 2022

Las victorias costosas



En tiempos de Trajano (de los emperadores de la familia Flavia y de los Antoninos),

ya había pasado el tiempo en que las guerras romanas se pagaban solas y en que las victorias enriquecían a los conquistadores. El botín de guerra de Dacia y de las tierras de Mesopotamia no era suficiente para cubrir los elevados gastos de las operaciones militares llevadas a cabo sistemáticamente año tras año por enormes ejércitos en campos lejanos. El constante movimiento de tropas hacia los teatros de guerra, que tan artísticamente se representan en la columna de Trajano, requería la reparación de las antiguas y la construcción de nuevas carreteras, la construcción de costosos puentes – piénsese en los famosos puentes del Danubio-, la construcción de barcos, la movilización de masas de animales de tiro y de conductores, el alojamiento en las ciudades para los soldados en marcha, la concentración de grandes cantidades de alimentos en puntos especiales (lo que también requería buenas carreteras y abundantes medios de transporte), la provisión de un suministro regular de innumerables armas, ropa y calzado. Sólo quienes conocen por experiencia las dificultades que plantean estos problemas en la época moderna, a pesar de la existencia de ferrocarriles, automóviles y grandes fábricas, pueden darse cuenta de lo que significaba para el Imperio Romano llevar a cabo, no una guerra "colonial", sino real, durante años y años. Además, tras la guerra de los dacios, Trajano gastó grandes sumas para dar a los congiaria al pueblo y donativa a los soldados, para organizar juegos y otros espectáculos...  

Tenemos muy pocas pruebas de cómo se satisfacían las necesidades del ejército. Pero hay suficientes indicios de que el método utilizado fue principalmente el de las requisiciones, lo que implica un trabajo obligatorio tanto en Italia como en las provincias.... la construcción y reparación de caminos y la alimentación y el acuartelamiento de las tropas recaían en las provincias del Danubio y en Tracia, Macedonia y Bitinia, por las que pasaban las principales carreteras que llevaban de Italia al Danubio y del Danubio al teatro de la guerra de los Partos... Trajano insiste en la reparación de una carretera en el territorio de Heraclea Lynkestis, de la que eran responsables la ciudad y las tribus anexas; los ciudadanos ricos de Beroea, en Macedonia, acuden al rescate de su ciudad... Tampoco fue casualidad que las ciudades situadas en la carretera principal de Oriente (Bizancio y Júliopolis) se quejaran amargamente de la constante presión ejercida sobre sus recursos por el movimiento de las tropas...  

Sin embargo, resulta algo sorprendente comprobar lo desastrosas que fueron las guerras de Trajano para el Imperio Romano en general. El propio Trajano estaba demasiado ocupado con sus empresas militares como para darse cuenta de que sus expediciones estaban destruyendo las fuerzas vitales del Imperio. Percibió, en efecto, la rápida decadencia de Italia... el temible síntoma de esta decadencia fue la despoblación de la península... Trajano prohibió la emigración de Italia y asentó a los veteranos romanos en las inmediaciones de Roma; obligó a los senadores a adquirir tierras en la madre patria; y suministró... a los terratenientes créditos baratos... De este modo, se recuperaron las tierras para el cultivo que estaban siendo dejadas en baldío por años... la recuperación de tierras supuso un aumento permanente de la demanda de arrendatarios libres y un incremento de las oportunidades para que los proletarios sin tierra adquirieran una vivienda, aperos de labranza, ganado y una pequeña explotación en los latifundios de los terratenientes... Otro aspecto de la misma política fueron las manumisiones en masa de este periodo, facilitadas por la legislación imperial. Otro... fue el empleo, para la educación de los hijos del proletariado italiano, de los intereses del dinero que el Estado prestaba a los terratenientes italianos - la institución de los alimenta, que, de nuevo, fue imitada por los propietarios ricos como Plinio y gradualmente extendida a las provincias... Los esfuerzos de Trajano no se vieron coronados por el éxito completo: la decadencia de Italia se ralentizó por algún tiempo pero no pudo impedirse... Italia no era y no podía ser por más tiempo el centro económico del Imperio...  

Cuando Trajano murió a su regreso de Mesopotamia a Roma, la posición del imperio era extremadamente crítica. Sus victorias no habían servido para detener los ataques de sus vecinos más peligrosos; los Yazigios en el Teiss y los Roxalani en el bajo Danubio reanudaron los movimientos amenazadores contra las provincias, que habían sido detenidos durante un tiempo por la conquista de Dacia. Otra guerra estalló en Bretaña, otra en Mauritania. Los judíos de Mesopotamia, Palestina, Egipto y Cirenaica iniciaron peligrosas y sangrientas revueltas, la última de las cuales devastó terriblemente a Cirenaica. Las ciudades de Italia y las provincias no estaban en condiciones de soportar el coste de la nueva serie de guerras que parecía inevitable...  

La peligrosa situación del imperio explica la política del sucesor de Trajano, Adriano. Es ocioso decir que Adriano mostró una falta de comprensión y de energía al abandonar las conquistas de su predecesor en Mesopotamia y al hacer, tras algunas operaciones militares exitosas, ciertas concesiones a los sármatas. Adriano era un hombre de gran energía y gran intelecto. Sus actos demostraron ambas cosas. No hubo ningún emperador tan popular entre los soldados como él, aunque mantuvo la más estricta disciplina militar. Ningún emperador... apreció con más profundidad que él las necesidades del Imperio. Si desistió de la política agresiva de Trajano, fue porque se dio cuenta de que tal política no podía llevarse a cabo, que los recursos del Imperio Romano no eran suficientes para sostener una política de nuevas conquistas... No se privó de reducir a los sármatas... pero se abstuvo de anexionar nuevos territorios y se conformó con la disposición de los sármatas a proteger las fronteras del Imperio Romano a cambio de un subsidio anual, siguiendo así la política que Trajano había adoptado en sus relaciones con el reino bosnio. Sofocó la revuelta de los judíos en Oriente y repobló Cirenaica con el envío de colonias. Tuvo éxito tanto en Mauritania como en Britania, y en ambos países llevó a cabo algunas mejoras importantes en las defensas militares. En Mesopotamia creó algunos estados tapón para que sirvieran de baluartes contra los ataques de Partia...  

Sin embargo, la principal tarea de Adriano fue consolidar los cimientos del Imperio Romano. El hecho de que comenzara por condonar el habitual impuesto de adhesión (aurum coronarium...) a Italia y lo redujera para las provincias,.. el hecho de que a esta primera medida de alivio le siguiera una cancelación general de las deudas con el fisco en Italia y una cancelación parcial de los atrasos de las ciudades provinciales, y (no menos importante) que se prestara una generosa ayuda a las ciudades del Imperio, muestran que la situación general era crítica y requería un alivio inmediato... El remedio de Adriano (para la anarquía y la corrupción de los funcionarios imperiales) fue regular y mejorar la maquinaria burocrática del estado y utilizar para este propósito los servicios de la clase más capaz e inteligente del Imperio, la ecuestre.. La recaudación de impuestos, en la medida en que no la hacían las ciudades, se concentró casi enteramente en la clase ecuestre, en parte como agentes directos del estado, en parte como concesionarios (conductores), estrechamente vigilados y controlados por. funcionarios imperiales... Todas estas reformas... aumentaron la carga de los contribuyentes, pero... eran un mal menor comparadas con la guerra interminable ... 

Adriano fue el primero en darse cuenta de que todas esas medidas eran paliativos... el imperio no estaba lo suficientemente civilizado, es decir, su vida económica no era lo suficientemente progresiva, para soportar la pesada carga de mantenerse como una sola unidad política. Esa fue la razón por la que Adriano, mientras ayudaba y protegía a Italia, abandonó finalmente la idea de restaurar su supremacía sobre el resto del Imperio y dedicó su vida a las provincias... lo que le llevó a realizar repetidas visitas a los rincones más remotos del Imperio... Había una forma y sólo una... desde el punto de vista de los pensadores antiguos, para mejorar la vida provincial... y era mediante una mayor urbanización, mediante la creación constante de nuevos núcleos de vida civilizada y progresiva. Esta creencia y el deseo de basar el ejército en esos elementos civilizados indujeron a Adriano a seguir una política consistente de fomentar la vida urbana en todas las provincias del Imperio... es seguro afirmar que después de Augusto, Claudio, Vespasiano y Trajano, fue el emperador que más hizo por urbanizar el Imperio... 

Ciertos documentos encontrados en Egipto muestran que Adriano transformó parte de la tierra real en posesiones similares a las que se tenían en propiedad... y la intención era, rebajando la renta y garantizando a los arrendatarios la posesión bajo un contrato de larga duración semejante a la posición de un propietario, estimular la energía de los arrendatarios e inducirlos a trabajar más eficientemente la tierra y aumentar la producción. La reforma de Adriano fue efímera y no tuvo efectos duraderos... Viajó (nuevamente) a Egipto en el año 130 y demostró comprender las peculiaridades de la vida egipcia. Ya no estaba dispuesto a embarcarse en reformas radicales. Una serie de malos años había inducido a los campesinos egipcios a pedir una reducción de sus pagos al Estado. Estimulado por un buen año que siguió a los de malas cosechas, Adriano respondió a la solicitud en su peculiar forma a la vez piadosa y sarcástica. Rechaza rotundamente una reducción general: 'el divino Nilo y las leyes de la naturaleza ayudarán a los labradores' - dice-. Sin embargo, hace una concesión y permite que los atrasos de los pagos en dinero se distribuyan en cinco o cuatro o tres años según la situación de la tierra. La mención de los pagos en dinero y una expresión inusual empleada para describir los pagos en general, me llevan a pensar que los labradores que pedían la reducción no eran campesinos sino terratenientes, tal vez el grupo de semiarrendatarios/semidueños creado por las previas reformas de Adriano...   

un tal Mancia, probablemente enviado especial de uno de los emperadores Flavios, no un rico terrateniente de rango senatorial, promulgó una norma, llamado más tarde Lex Manciana, por el cual se daba título de posesiión a quienes desearan sembrar o plantar en suelo virgen en fincas de dominio imperial y público. Mientras los ocupantes cultivaran la tierra, conservaban la posesión jurídica: tenían el ius colendi, sin ningún contrato especial, en las condiciones definidas por la ley. Si habían plantado árboles frutales (u olivos), tenían incluso derecho a hipotecarla y legarla a sus herederos. Si dejaban de cultivarla durante un cierto período de tiempo, la tierra volvía al propietario y se suponía que debía ser cultivada por el agricultor general o contratista del estado. También estaban obligados a domiciliarse en la finca y así convertirse en colonos permanentes en ella.. 

Al tiempo que mantuvo las disposiciones principales de la Lex Manciana, Adriano fue más allá en una o dos leyes que trataban de la tierra virgen y la tierra baldías del Estado en África. Quería que más arrendatarios permanentes se establecieran en ellas... por lo que permitió a los ocupantes sembrar y plantar no solo suelo no previamente roturado, sino también las tierras que no hubieran sido cultivadas por los contratistas del Estado durante diez años, y les permitía también plantar el baldío con olivos y árboles frutales. Además, concedió a los cultivadores el derecho a ser considerados arrendatarios, esto es, possessores... lo que les atribuía no sólo el ius colendi sino también el usus proprius tanto de la tierra cultivable como de la huerta, con derecho a transmitirla a sus herederos, siempre que la cultivaran y cumplieran con sus obligaciones para con el dueño y el contratista del estado... En este caso como en otros muchos (mneros, reparto de tierras confiscadas...) Adriano trató de conformar un grupo social de hombres que trabajaran duro y que pudieran formar el núcleo de una futura comunidad, primero un pueblo y más adelante una ciudad...  

... el Imperio debía a Adriano el breve período de tranquilidad y prosperidad que siguió a los difíciles años de Trajano. Sin embargo, debemos tener en cuenta que la paz no sólo se aseguró con los éxitos diplomáticos de Adriano, sino, ante todo, con las espléndidas victorias de Trajano, que hicieron posible la actividad diplomática de su sucesor y le permitieron contar con la fidelidad y la disciplina del ejército romano.

M. Rostovtzeff, The Social and Economic History of the Roman Empire, Oxford 1958, p 357 ss

viernes, 18 de febrero de 2022

El administrador con cargo caducado puede convocar válidamente pero sólo para que se nombre administrador y no si se cambia el modo de administrar (de consejo a administrador único en SA)


 Foto: Pedro Fraile

Debe decidirse en este expediente sobre la inscripción en el Registro Mercantil de una escritura de elevación a público de acuerdos sociales adoptados por la junta general de accionistas de una sociedad anónima convocada el día 3 de agosto de 2021 por un órgano de administración cuyo mandato había expirado el día 14 de enero de 2014, celebrada en segunda convocatoria con asistencia del 40% de capital social con derecho a voto, y en la que se decide por unanimidad de los asistentes las modificaciones estatutarias pertinentes para cambiar la estructura del órgano de administración, pasando de un consejo de administración a un administrador único, así como el nombramiento de la persona que habría de ocupar este cargo. Los defectos advertidos por la registradora Mercantil de Toledo se concretan en dos circunstancias: a) la improcedencia de calificar el documento por hallarse pendiente celebración de una junta general de accionistas convocada por ella misma, como registradora Mercantil de Toledo, al amparo de lo dispuesto en el artículo 171 de la Ley de Sociedades de Capital, y b) la caducidad de los cargos de los administradores convocantes con más de siete años de anterioridad.

Como señala el recurrente en su escrito, no existe disposición normativa, ni doctrina jurisprudencial o administrativa, que conmine a suspender la calificación de los acuerdos sociales adoptados por la junta general de una compañía a la espera de otra asamblea convocada por el registrador Mercantil para una fecha posterior, aunque el orden del día sea coincidente. No se trata de que unas juntas generales gocen de preferencia sobre otras por razón del órgano o autoridad convocante, es una cuestión que, sin más orden temporal que el derivado del principio de prioridad, debe resolverse en atención a la competencia para acordar la cita, al cumplimiento de los requisitos de publicidad, y a la validez de las decisiones sociales adoptadas.


El artículo 171 de la Ley de Sociedades de Capital… reconoce competencia a «los administradores que permanezcan en el ejercicio del cargo» para «convocar la junta general con ese único objeto [el del nombramiento]». Más allá del marco delimitado por el plazo de nombramiento y, en su caso, la prórroga legal (artículos 221 y 222 de la Ley de Sociedades de Capital), el Tribunal Supremo (y esta Dirección General) admite excepcionalmente la validez de la junta general convocada por órgano de administración con cargo caducado, en los siguientes términos: «No obstante, como excepción, en aras al principio de conservación de la empresa y estabilidad de la sociedad y de los mercados, a fin de evitar la paralización de los órganos sociales, y, a la postre, la incursión en causa de disolución, en los supuestos de acefalia funcional del órgano de administración, razones pragmáticas ya tenidas en cuenta en la Sentencia 771/2007, de 5 de julio, que se refiere a que «la nulidad pretendida introduciría una perturbación en la situación jurídica de la sociedad», imponen reconocer a quienes de hecho administran con el cargo caducado facultades para convocar junta dirigida a regularizar los órganos de la sociedad, 

Ahora bien,

Tal como resulta del segundo párrafo del artículo 171 de la Ley de Sociedades de Capital, la convocatoria de la junta efectuada por cualquiera de los administradores que permanezca en el ejercicio del cargo únicamente podrá tener por objeto el nombramiento de los nuevos que hayan de ocupar los cargos. Ello no obstante, las recientes Resoluciones de la Dirección General de Seguridad Jurídica y Fe Pública de 22 de octubre y 12 de noviembre de 2020 han admitido la convocatoria de junta general realizada por una administradora mancomunada supérstite no dirigida a la cobertura de la vacante, sino al cambio de estructura del órgano de administración, de administradores mancomunados a administrador único, y designación de la convocante como administradora única; en ambos casos, por tratarse de sociedades de responsabilidad limitada en las que los estatutos preveían distintos modos alternativos de organizar la administración (artículo 210.3 de la Ley de Sociedades de Capital), la mutación en la arquitectura del órgano no requería una modificación estatutaria.

En el caso a que este expediente se refiere, en el que la forma social adoptada por la compañía es la de sociedad anónima, el cambio en la configuración del órgano de administración, de consejo a administrador único, requiere una modificación estatutaria, extremo para el que, con arreglo al segundo párrafo del artículo 171 de la Ley de Sociedades de Capital, el administrador caducado convocante carece de competencia para incluirlo en el orden del día. En virtud de lo expuesto, esta Dirección General ha acordado estimar el recurso únicamente respecto del primer defecto invocado por la registradora y desestimarlo y confirmar la nota de calificación impugnada en cuanto al segundo defecto.

Si reivindicas una patente, debes demostrar que la registrada es tuya, o sea, que le han dado la patente a otro por una invención que has realizado tú

Foto: Pedro Fraile


Es la Sentencia del Tribunal Supremo de 27 de enero de 2022, - ECLI:ES:TS:2022:206

La primera acción ejercitada en la demanda era la reivindicatoria de la patente… Esta acción se ejercitaba al amparo del art. 12.1 de la ley aplicable al caso, la Ley 11/1986, de 20 de marzo, de patentes, según la cual: "1. Si la patente hubiere sido concedida a una persona no legitimada para obtenerla según lo dispuesto en el artículo 10, apartado 1, la persona legitimada en virtud de dicho artículo podrá reivindicar que le sea transferida la titularidad de la patente, sin perjuicio de cualesquiera otros derechos o acciones que puedan corresponderle".

La acción presupone que quien solicitó la patente no estaba legitimado para obtenerla y que la legitimación le correspondía al demandante que la reivindica.

Para justificar su legitimación, ICMA argumenta que ha sido ella quien ha desarrollado la invención patentada en el seno de los proyectos de investigación realizados con la Universidad de Vigo. De tal forma que para juzgar sobre esta legitimación para reivindicar la titularidad de la patente, ya concedida, es preciso analizar si la invención patentada es fruto de los trabajos de investigación citados. Y esto requiere comparar la invención patentada con la documentación o la realización que reúna el resultado de la investigación.

Aunque la demanda no es muy clara al respecto, el informe pericial en el que se basa parte de la consideración de que el resultado de ese proyecto de investigación fue el prototipo de bomba de calor de ICMA que finalizó el 27 de octubre de 2011, cuyas principales características son: "un diseño compacto que integra en un único equipo todos los elementos necesarios para cubrir la demanda térmica de un edificio en lo que a climatización y agua caliente sanitaria se refiere. (...) ofrece la posibilidad de generar agua caliente sanitaria simultáneamente a la generación de frío o calor". De este modo, en el presente caso, para constatar si la invención patentada por la demandada es el resultado de esos trabajos de investigación, debía comparase el prototipo de bomba de calor de ICMA de octubre de 2011, que la demandante identifica como resultado de esos trabajos, con la invención patentada.

Por otra parte, conviene aclarar que la acción reivindicatoria presupone que el demandante se arroga la condición de titular legítimo de la invención patentada, por lo que debe acreditar ese título legítimo sobre esa misma invención patentada. Y el juicio sobre su procedencia conlleva que deba analizarse la invención tal y como ha sido patentada, con todas sus características técnicas, no sólo los elementos caracterizadores, ni mucho menos sólo las características que se pudieran considerar más novedosas. No en vano la estimación de la acción reivindicatoria supone atribuir esa misma invención ya patentada al demandante…

Lo anterior pone en evidencia que, aunque la Audiencia se refiera formalmente a la bomba de calor con sistema de producción de agua caliente sanitaria (ACS) que fabrica Ecoforest Geotermia, teniendo en cuenta que esta conclusión la extraía del informe elaborado por el perito de designación judicial, el resultado de la comparación sería el mismo si se refiriera a la invención patentada.

La oferta de pago de la indemnización condicionada a la renuncia a cualquier reclamación del asegurado no es una transacción ni libera, en su caso, a la aseguradora del pago de los intereses del art. 20 LCS (cláusula abusiva)


Es la Sentencia del Tribunal Supremo de 1 de febrero de 2022, ECLI:ES:TS:2022:327

Las sentencias 51/2007, de 5 de marzo ( con cita de las sentencias 1197/2004, de 20 de diciembre, y 206/2006, de 23 de febrero), 1059/2007, de 18 de octubre, y 143/2018, de 14 de marzo, recuerdan que los ofrecimientos de pago de las aseguradoras condicionados a la renuncia del asegurado a la acción no son eficaces para evitar la mora de aquéllas y sus consecuencias, pues en tales casos no hay verdadero ofrecimiento de pago que, si va seguido de consignación, pueda producir el efecto liberatorio establecido en el párrafo primero del art. 1176 CC, sino más bien una propuesta de renuncia o, según los casos, un intento de transacción, carente de idoneidad para descartar la mora de la entidad aseguradora.

A ello añade la última de las sentencias citadas que: "la indemnización establecida en el artículo 20 de la Ley de Contrato de Seguro tiene desde su génesis un marcado carácter sancionador y una finalidad claramente preventiva, en la medida en que sirve de acicate y estímulo para el cumplimiento de la obligación principal que pesa sobre el asegurador, cual es la del oportuno pago de la correspondiente indemnización capaz de proporcionar la restitución íntegra del derecho o interés legítimo del perjudicado. La mora de la aseguradora únicamente desaparece cuando de las circunstancias concurrentes en el siniestro o del texto de la póliza surge una incertidumbre sobre la cobertura del seguro que hace precisa la intervención del órgano jurisdiccional ante la discrepancia existente entre las partes al respecto, en tanto dicha incertidumbre no resulta despejada por la resolución judicial ( sentencias 489/2016, de 14 de julio; 26/2018, de 18 de enero, entre otras muchas). "Si no fuera así, esta finalidad de la norma quedaría burlada si bastara un mero ofrecimiento vinculado a la firma de un finiquito por el asegurado para evitar la aplicación de la mora del asegurador"

En este caso, ni el documento puede ser considerado propiamente como un acuerdo transaccional, en los términos del art. 1809 CC, en cuanto que no aparece firmado por la aseguradora, ni puede interpretarse que contuviera una renuncia a los intereses del art. 20 LCS, ya que ni siquiera los menciona. Pero es que, incluso aunque considerásemos que el finiquito incluía la renuncia a los intereses del art. 20 LCS, la Sra. Luisa tenía la cualidad legal de consumidora, conforme al art. 1 de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios de 1984 (vigente a la fecha del contrato). Por lo que esa renuncia a reclamar unos intereses legales imponibles de oficio ( art. 20.1 LCS) debe considerarse nula, conforme al art. 10 de dicha Ley.

Aparte de que, conforme a nuestra jurisprudencia antes reseñada, únicamente cabe la exención del pago de los intereses del art. 20 LCS en los supuestos expresamente previstos en la Ley (que aquí no concurren), pero no cuando la aseguradora vincula el abono de la indemnización debida a la firma de un finiquito que priva al asegurado de tales intereses.

La jurisprudencia ‘declara’ el Derecho y, por lo tanto, se aplica necesariamente a hechos ocurridos antes de su declaración

La sentencia que extracto a continuación tiene interés por un motivo: aplica a un ‘caso’ ocurrido previamente una interpretación de la ley que el Tribunal Supremo adoptó después de que se produjeran los hechos enjuiciados. Si se hubiera tratado de una reforma legal, habríamos de habernos preguntado en qué medida la nueva dicción de la ley es ‘declarativa’ o ‘constitutiva’, esto es, si innova el ordenamiento. Si no lo innova, no hay inconveniente para aplicar la nueva norma a hechos acaecidos con anterioridad a su promulgación.

Pues bien, algo así dice el Supremo que ocurre con las doctrinas jurisprudenciales que interpretan la ley:

El marido recibió una indemnización como consecuencia de las lesiones sufridas en un accidente de tráfico por importe de 229.576,32 euros. También es aceptado por las dos partes que de esa suma de dinero, que tenía carácter privativo del esposo ( art. 1346.6.º CC), 162.860 euros se destinaron a la adquisición de bienes gananciales.

La razón por la que en la instancia (expresamente la sentencia del juzgado, y por remisión, la sentencia recurrida) se ha negado el reembolso respecto de esta cantidad de 162.860 euros es que el esposo no hizo manifestación de que se reservara tal derecho en el momento de la adquisición de los bienes con dinero privativo.

Esta sala se ha pronunciado de manera reiterada en diversas sentencias sobre la cuestión que se plantea en el recurso acerca de la procedencia del derecho de reembolso del dinero invertido en la adquisición de un bien ganancial aunque no se hubiera hecho reserva alguna en el momento de la adquisición (sentencia del pleno 295/2019, de 27 mayo, seguida entre otras por las sentencias 415/2019, de 11 de julio, 138/2020, de 2 de marzo, y 591/2020, de 11 de noviembre).

Esta doctrina es aplicable al caso por lo que se refiere al importe de los 162.860 euros destinados a la adquisición de bienes gananciales, sin que sean atendibles las objeciones de la recurrida acerca de que la jurisprudencia es posterior al momento en que se adquirieron los bienes y que ella desconocía las consecuencias del reembolso.

El que con anterioridad a la sentencia del pleno 295/2019, de 27 mayo, existiera jurisprudencia contradictoria de las Audiencias Provinciales y la recurrida considere que el criterio seguido por la sentencia recurrida y contrario al de esta sala está mejor fundado no puede impedir que prevalezca la aplicación al caso de los preceptos legales, que no exigen que se haga reserva del derecho de reembolso previsto en el art. 1358 CC para equilibrar los desplazamientos entre las masas patrimoniales.

La atribución del carácter ganancial al bien no convierte en ganancial al dinero empleado para su adquisición y debe reembolsarse el valor satisfecho a costa del caudal propio mediante el reintegro de su importe actualizado al tiempo de la liquidación si no se ha hecho efectivo con anterioridad ( arts. 1358 y 1398.3.ª CC)

Es la Sentencia del Tribunal Supremo de 31 de enero de 2022, ECLI:ES:TS:2022:335

miércoles, 16 de febrero de 2022

No es nula la adquisición de participaciones sociales por parte de la sociedad como forma de articular la salida de un socio aunque el procedimiento tenga lugar sucesivamente


Es la Sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid de 30 de noviembre de 2021, ECLI:ES:APM:2021:14244

Resulta acreditado en el caso de autos que los socios de la entidad demandada celebraron junta universal el día 14 de diciembre de 2015 y aprobaron por unanimidad el acuerdo de compra por la sociedad de las participaciones de las que era titular… el socio Don Pio .

Este acuerdo fue adoptado por unanimidad por todos los socios, incluido el apelante, y no ha sido impugnado. En dicho acuerdo no se hace referencia a la separación del socio, sino que es en la escritura de compraventa de participaciones sociales, otorgada el 15 de diciembre de 2015 donde se hizo constar que "la presente adquisición la realiza, toda vez que el transmitente se separa de la empresa"…

El apelante sostiene que no se siguieron los pasos requeridos en la LSC para la separación de socios porque no hubo un acuerdo de la junta aprobando la separación. Sin embargo, consta acreditado que el socio ejercitó el derecho de separación y consintió la transmisión de las participaciones sociales prestando su consentimiento en la Junta Universal y en el otorgamiento de la escritura pública. El derecho de separación es anterior a la autorización por la junta de la adquisición de las acciones y la ley no contempla la necesidad de que deba adoptarse por este órgano un acuerdo de separación.

En el caso de autos el socio hizo uso de su derecho de separación y el resto de los socios aceptó su salida de la sociedad, pactándose las condiciones en que se produciría. Así, resulta acreditado que una vez que el socio manifestó su voluntad de separarse y la comunicó a la sociedad, la junta acordó la adquisición de las participaciones sociales, se celebró el contrato de compraventa con el pago del precio pactado y se produjo la reducción del capital social, completándose el proceso de separación del socio sin que en ningún momento se mostrara oposición o disconformidad. Por tanto, no se ha producido la infracción que se alega en el recurso.

… Se alega en el recurso la ilicitud de causa en el contrato de venta de participaciones sociales. Se trata de una cuestión nueva,,, Además, deben tenerse en cuenta los razonamientos expuestos con anterioridad sobre la causa que justificó el acuerdo de la junta universal de compra de las participaciones sociales del apelante.

La demanda tiene su verdadera explicación en que don Pío se sintió engañado porque, poco después de separarse de la sociedad, entró en ella como socio un fondo que pagó por sus participaciones una cantidad muy superior a la que él había recibido. La Audiencia se lo quita de encima diciendo que

no consta acreditado en modo alguno que las negociaciones con la entidad adquirente de las participaciones sociales se hubieran llevado a cabo o iniciado con anterioridad a la venta de sus participaciones por el apelante, y tampoco que se hubiera realizado una oferta con indicación del precio a pagar por dichas participaciones, con lo que ningún error por desconocimiento o engaño puede alegar el apelante. Al contrario, como afirma la resolución recurrida, consta acreditado en el procedimiento que el Sr. Pio conocía que la entidad EKLIPSUS había contactado con la sociedad para mediar en la venta de las participaciones sociales, y que había posibles interesados y que se estaba estudiando la adquisición y venta, participando en varias reuniones celebradas con este objeto. Por ello, conociendo que se estaba negociando una posible venta de las participaciones sociales, el apelante no quiso esperar a los resultados de esas negociaciones y a la presentación de alguna oferta por los posibles adquirentes, y vendió libremente sus participaciones a la sociedad, manifestando su conformidad con el precio pactado que cobró en los plazos establecidos.

El hecho de que posteriormente se lograra una oferta que superó el precio recibido por el apelante no vicia de nulidad el contrato, pues fue decisión propia la de vender las participaciones en el momento en que lo hizo. Debe destacarse que de lo actuado en el procedimiento y como bien concluye la resolución de instancia no resulta acreditado que las negociaciones con MCH hubieran comenzado en fecha anterior a la venta por el apelante de sus participaciones sociales ni que se hubiera presentado oferta alguna por esta entidad. Por tanto, no se aprecia que se haya cometido error en la valoración de la prueba en la resolución recurrida y el motivo de apelación debe ser desestimado.

Philip Morris pierde también ante la Audiencia: publicidad prohibida realizada a través de ‘noticias’

Los calentadores de tabaco, en la mira de la OMS

La sentencia de instancia había condenado a Philip Morris por hacer publicidad de tabaco, que está prohibida y PM se defendió diciendo que ellos no habían hecho publicidad. Que la comunicación realizada en prensa por una agencia de comunicación a instancias suyas era publicidad ‘ajena’ a PM.

La Audiencia, en la sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid de 3 de enero de 2022, ECLI:ES:APM:2022:2 no lo compra

A la hora de examinar los alegatos impugnatorios de PHILIP MORRIS, debemos comenzar por puntualizar que el fallo de la sentencia impugnada se basa en el carácter publicitario de la información transmitida por PHILIP MORRIS que luego se recoge y es objeto de difusión en las publicaciones objeto de análisis. Con toda claridad se aprecia en los párrafos 20, 24, 36, 42 y 43 de la sentencia.

En el propio recurso se admite la existencia de un "plan de medios" que permite "que los mensajes comunicativos de mi representada sean comunicados y que estos mensajes hayan sido de interés para distintos medios de comunicación", como elemento integrante del plan de comunicación corporativa de PHILIP MORRIS. Según aparece documentado en las actuaciones, las acciones de comunicación con medios de prensa y la gestión de reportajes y artículos eran elementos estratégicos de dicho plan.

De esta forma, presentan escaso recorrido los descargos más arriba recogidos, que subrayan la ajenidad de PHILIP MORRIS respecto del mensaje publicitario que el juez a quo aprecia en las publicaciones analizadas.

Despejado que PM era responsable de esa comunicación, analiza la Audiencia si el contenido de dicha comunicación a los medios podía ser calificada como publicidad a efectos de la ley que prohíbe la publicidad del tabaco. La clave es si se trata de comunicación con el objetivo o efecto de “promover” un producto. La Audiencia cita la la sentencia del Tribunal de Justicia de 5 de abril de 2011, Société fiduciaire nationale d'expertise comptable, C-119/09, EU:C:2011:208 y dice que lo esencial es si se trata de “conseguir nuevos clientes". Aplicado al caso:

Desde esta perspectiva, cabe observar que la actuación de PHILIP MORRIS, en la medida en que consistió en procurar información a periodistas y medios, entrañó, de modo evidente, una actividad de comunicación de datos.

- El segundo interrogante al que debemos dar respuesta es si el hecho de que la información generada por PHILIP MORRIS tuviese como destinatarios a profesionales o medios periodísticos, que fueron quienes, de manera voluntaria y sin retribución, redactaron y difundieron las noticias y artículos de prensa a través de los cuales se dio publicidad a dicha información, impide considerar que PHILIP MORRIS llevase a cabo una actividad de "comunicación comercial" en el sentido del artículo 2 L28/2005.

Para responder, cita la sentencia del Tribunal de Justicia de 14 de julio de 2016, Verband Sozialer Wettbewerb, C-19/15, EU:C:2016:563, de la que deduce que también es publicidad la dirigida a profesionales porque “lo que debe estar destinado al consumidor final es el propio producto y no la comunicación de que es objeto".

A la vista de cuanto antecede, debemos concluir que la actuación de PHILIP MORRIS, consistente en procurar información relativa a sus productos a periodistas y medios, es susceptible de encaje en el concepto de "comunicación comercial" del artículo 2.b) L28/2005

Luego aborda la sentencia la cuestión de si el hecho de que la comunicación comercial no se refiriese a la marca PM sino a “una tecnología específica que marca la diferencia respecto de la forma en que se venía consumiendo tabaco” (los cigarrillos electrónicos) cambia la conclusión de que se trataba de publicidad:

No dudamos que el lanzamiento de un producto que incorpora una novedosa tecnología por parte de una empresa de referencia, igual que su apariencia, las condiciones en que se comercializa, la inversión realizada para su desarrollo o la respuesta del mercado pueden constituir un hecho noticiable. No es este el quid de la cuestión. El quid de la cuestión es que la comunicación que incorpora tales informaciones no carece de aptitud promocional, o, si se prefiere, de aptitud persuasiva,

…  la actuación objeto de denuncia en la demanda era las apariciones continuas en prensa de manifestaciones del CEO y otros representantes de PHILIP MORRIS promocionando el dispositivo IQOS y su indispensable complemento, las cargas de tabaco HEETS, durante un periodo dilatado de tiempo (enero de 2017 a enero de 2018).

…… acreditado está que las acciones de comunicación con medios de prensa y la gestión de reportajes y artículos eran elementos estratégicos del plan de comunicación corporativa de PHILIP MORRIS desarrollado a partir de 2015 y, en cuanto a los anuncios y de las noticias relativas a "eventos de presentación", no se aprecia una brecha temporal con los artículos recogiendo las manifestaciones de los representantes de PHILIP MORRIS.

… De la sentencia resulta con absoluta nitidez que la razón de considerar prohibida la publicidad del dispositivo IQOS no es porque catalogue el mismo como "producto del tabaco", concepto este definido en el artículo 2.1.a) L28/2005, sino porque la única utilización posible de tal dispositivo es el consumo de unidades de tabaco desechables HEETS y este tipo de unidades de tabaco desechables no pueden ser consumidas más que utilizando el dispositivo IQOS, sin que la conceptuación de las unidades de tabaco HEETS como "producto del tabaco" resulte controvertido.

… Tal como se establece en su artículo 1, el objeto de la citada directiva, en el particular que ahora interesa, es la aproximación de las disposiciones legales, reglamentarias y administrativa de los Estados miembros en lo que respecta a " f) la comercialización y el etiquetado de determinados productos relacionados con los productos del tabaco; en concreto los cigarrillos electrónicos y los envases de recarga, y los productos a base de hierbas para fumar" (énfasis añadido).

Ello desvirtúa el alegato de la apelante. El hecho de que se hubiese de incluir en la normativa nacional una disposición específica reforzando el catálogo de prohibiciones de la publicidad de dispositivos susceptibles de liberación de nicotina preexistente, como consecuencia de las previsiones de la Directiva 2014/40, no comporta que, para considerar prohibida la publicidad de dispositivos como el IQOS a la luz de aquella normativa, resultase necesario añadir una disposición expresa al efecto.

Usucapión extraordinaria de inmueble vs. adjudicación en subasta por el administrador concursal


Es la Sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid de 10 de diciembre de 2021, - ECLI:ES:APM:2021:14304

En esencia, la actora alega que la finca fue comprada por don José a la mercantil "JOSÉ BANÚS, S.A." mediante documento privado de fecha 23 de marzo de 1963. Con posterioridad, concretamente el 10 de noviembre de 1970, se otorgó la correspondiente escritura pública de compraventa en la que el comprador compareció representado don José , en calidad de mandatario verbal, sin que dicha representación llegara a ratificarse. Añade que don José vendió la finca a su sobrina, doña Milagrosa , madre de la actora, en documento privado alrededor del año 1966, sin que disponga del documento de compra. Por último, la demandante manifiesta que su madre le vendió la vivienda en documento privado alrededor de año 1972, sin que se tampoco disponga del documento acreditativo de la adquisición. En todo caso, invoca la prescripción adquisitiva extraordinaria por la posesión no interrumpida en concepto de dueño desde hace más de 30 años.

La parte apelante también insiste en el recuso en la adquisición del inmueble por usucapión extraordinaria. El artículo 1959 del Código Civil permite la prescripción del dominio y demás derechos reales sobre bienes inmuebles por la posesión no interrumpida durante 30 años, sin necesidad de título ni buena fe.

… La posesión, a los efectos de la usucapión, debe ser en concepto de dueño (o titular del derecho de que se trata), pública, pacífica y no interrumpida. El extremo que conviene destacar es el carácter de "en concepto de dueño "

… Esta pacífica tesis jurisprudencial se mantiene en sentencias más recientes

… Ni la sentencia recaída en la instancia precedente, y tampoco la parte apelada, cuestionan la autenticidad ni la fecha de la abundante documentación aportada por la actora que justifica la posesión el inmueble de forma no interrumpida, pública y pacíficamente desde, al menos, principios de 1988, esto es, más de 30 años antes de la interposición de la demanda (11 de septiembre de 2019). Lo que la sentencia rechaza es que la posesión lo haya sido en concepto de dueño. R

especto a este requisito, las sentencias del Tribunal Supremo de 11 de febrero y 16 de noviembre de 2016 señalan: “… el requisito de la "posesión en concepto de dueño" no es puramente subjetivo o intencional… es preciso, además… "actuar y presentarse en el mundo exterior como efectivo dueño y propietario de la cosa sobre la que se proyectan los actos posesorios"

… La formalización de sucesivos contratos de arrendamiento desde el 15 de junio de 1988… la remisión por la administración de la finca a la actora, en su calidad de propietaria, de las cuentas de la comunidad desde el ejercicio 1988…  y comunicaciones de la administración al esposo de la actora desde el 31 de agosto de 1988… así como el pago de recibos de agua desde finales de 1988  y, en fin, la asistencia a juntas de propietarios (documento nº 90 y ss de la demanda) y el pago de impuesto desde hace años (documento nº 253 y ss de la demanda), denotan, a juicio del tribunal, que la posesión de la actora no solo ha sido pública, pacífica y no interrumpida por el plazo legal sino que, además, lo ha sido en concepto de dueño.

Se trata de actos inequívocos, con clara manifestación externa en el tráfico, de los que se deduce que la actora actúa y se presenta en el mundo exterior como efectiva dueña del inmueble, sin que conste en modo alguno que lo hiciera en virtud de título distinto

… Las consideraciones que efectúa la sentencia apelada sobre la posibilidad de que esos actos se hicieran en vida de la madre de la actora en calidad de mera administradora, carecen de sustento probatorio y chocan con la negada adquisición del inmueble por parte de la madre.

De igual forma, tampoco existe elemento probatorio alguno que permita afirmar que tras el fallecimiento de la madre, la actora actuara como heredera en beneficio de la herencia yacente o aceptada pero indivisa, además, de que se ha negado la adquisición del inmueble por la madre de la demandante.

Tampoco puede oponerse al éxito de la acción ahora analizada el artículo 596.2 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, conforme al cual el tribunal debe rechazar de plano la demanda de tercería de dominio que se interponga con posterioridad al momento en que, de acuerdo con lo dispuesto en la legislación civil, se produzca la transmisión del bien al acreedor o al tercero que lo adquiera en pública subasta.

El objeto de este procedimiento no es una tercería de domino por lo que resulta inaplicable el precepto indicado y, en todo caso, la demanda se presentó el día 11 de septiembre de 2019 -no el 24 de octubre de 2019, como erróneamente se indica en la sentencia- y por tanto con anterioridad al otorgamiento de la escritura pública en favor del adjudicatario del inmueble que, según la sentencia, se otorgó 3 de octubre de 2019, que es lo que determina la transmisión de la propiedad ( artículo 609 y 1462 del Código Civil), en tanto que tampoco consta que, en su caso, se dictara con anterioridad resolución de aprobación del remate.

Conforme a lo expuesto en el fundamento anterior debe prosperar la pretensión de usucapión extraordinaria del inmueble litigioso en favor de la demandante y condenar a la demandada a realizar los actos necesarios para la inscripción del dominio en el Registro de la Propiedad número 18 de los de Madrid a favor de Doña Raquel, con cancelación de la inscripción existente a favor de la mercantil "JOSÉ BANUS, S.A

Renuncia del auditor designado a instancia del socio minoritario porque no se le provee de fondos: toma de razón de la renuncia en el Registro Mercantil


conferencia de Solvay
 

La contundencia con que se expresa el precepto transcrito (el art. 11.4 del Reglamento de Auditoría) no deja lugar a dudas: el auditor designado por el registrador mercantil tras la tramitación del procedimiento de solicitud previsto en el artículo 265 de la Ley de Sociedades de Capital puede renunciar al ejercicio de la labor de verificación si, requerida la persona obligada, no procede a la satisfacción de la provisión solicitada. Con independencia de si dicha regulación se acomoda o no a la previsión del artículo 267 de la Ley de Sociedades de Capital, lo cierto es que el Registro Mercantil debe reflejar dicha circunstancia mediante la aportación del título y práctica del asiento que, conforme a las reglas de procedimiento registral, proceda (artículos 153 y 154 del Reglamento del Registro Mercantil).

Dicha toma de razón no puede confundirse con las consecuencias que para el depósito de las cuentas anuales correspondientes al ejercicio respecto del que se llevó a cabo la designación, tiene el hecho de que se haya instado la designación de auditor para su verificación. Como ha afirmado en numerosas ocasiones esta Dirección General, la finalidad del procedimiento a que se refiere el artículo 265.2 de la Ley de Sociedades de Capital no es otra que la satisfacción del interés del socio que reúna los requisitos en el establecidos, de que por parte de un auditor se lleve a cabo la verificación de las cuentas anuales. El procedimiento finaliza, en su caso, con la resolución por la que se estima la solicitud y se resuelve la procedencia de la designación de auditor, pero ni puede garantizar que el auditor designado acepte ni que los trabajos de auditoría puedan finalmente llevarse a cabo. Por este motivo, el artículo 361 del Reglamento del Registro Mercantil prevé el cierre del expediente a pesar de que no se hayan llevado a cabo los trabajos de verificación.

Esta circunstancia no… afecta al hecho de que la sociedad continúa obligada a la verificación contable (vid. artículo 10.4 del Reglamento de Auditoría). Estando obligada la sociedad a la verificación de las cuentas anuales correspondientes, el depósito de las mismas no podrá llevarse a cabo si no vienen acompañadas del informe correspondiente por exigencia de lo dispuesto en el artículo 279.1 de la Ley de Sociedades de Capital. Del contenido del Registro Mercantil (vid. artículos 29, 32, 350 y 354 del Reglamento del Registro Mercantil), resultará el carácter de obligada de la sociedad en cuestión, lo que constituirá el obstáculo registral que, en su caso, impida el depósito de las cuentas anuales

Es la Resolución de la DGSJFP de 19 de enero de 2022

¡Qué rigidez con la denominación social!

 


La única cuestión que constituye el objeto de este expediente, pues el escrito de recurso limita su contenido a la primera de las objeciones planteada por la registradora, consiste en determinar si expedida certificación negativa de denominación a nombre de persona distinta de la propia sociedad, en un supuesto de acuerdo de junta general de cambio de denominación, puede dicho acuerdo acceder o no al Registro Mercantil.

La respuesta solo puede ser negativa dado los términos en que se expresa el artículo 413.2 del Reglamento del Registro Mercantil, que dice así: «La certificación presentada deberá ser la original, estar vigente y haber sido expedida a nombre de un fundador o promotor o, en caso de modificación de la denominación, de la propia sociedad o entidad”

Es la Resolución de la DGSJFP de 24 de enero de 2022

Por qué los nacionalismos periféricos españoles (vasco y catalán) pueden calificarse como fascistas, razonablemente

Lo que no es el fascismo

“El fascismo, al fin y al cabo, expresa un entusiasmo popular de masas auténtico y no es simplemente una manipulación inteligente de las emociones populistas por parte de la derecha reaccionaria o por un capitalismo en crisis…

“no se puede poner el foco en los símbolos externos, porque son fácilmente imitables superficialmente y inducen a confusión respecto de lo que puede considerarse legítimamente como fascismo”

En lo que se parecen los movimientos fascistas unos a otros es en su función. Los grandes ismos del siglo XIX en Europa – conservadurismo, liberalismo, socialismo – se asocian con gobierno de los notables, deferencia hacia los líderes con formación; debates ilustrados y en algunas formas de socialismo, un limitado reconocimiento de la autoridad popular. El fascismo fue una práctica política ajustada a las políticas de masas del siglo XX”

Además, el fascismo no pretende tener un credo con validez universal.

Hay ideas comunes a todos los movimientos fascistas – lenguaje, darwinismo social en lo que se refiere a la naturaleza humana, la prevalencia de la comunidad y de la autoridad sobre el individuo y el destino de las naciones en la historia “subordinan el pensamiento y la razón, no a la fe, como hacía la derecha tradicional, sino a las urgencias de la sangre y del destino histórico del grupo. Su única medida moral es el valor de la raza, la nación, la comunidad. Basan su legitimidad, no en patrones aceptables universalmente, sino en el triunfo darwiniano de la comunidad más fuerte…

Los fascistas niegan cualquier legitimidad a principios universales, hasta el punto de que incluso desprecian el proselitismo. El fascismo auténtico no es un producto de exportación. Las variantes nacionales particulares del fascismo se distinguen entre sí mucho más profundamente unas de otras en temas y símbolos que las variaciones nacionales de los verdaderos ‘ismos’. La más conspicua de tales diferencias, una que lleva a algunos a negar la validez del mismo concepto genérico de fascismo se refiere a la naturaleza del enemigo, del indispensable enemigo: en los fascismos mediterráneos, los socialistas y los pueblos colonizados son enemigos más sobresalientes que los judíos” Cada fascismo es diferente y se adapta a su particular comunidad. No encajan en un “sistema universal” con principios intelectuales comunes.

Otro rasgo del fascismo, dice Paxton, es que carece de un programa basado en ideología para llevar a la práctica una vez en el gobierno. Porque la coherencia entre el programa y la acción de gobierno no es un valor ya que el líder encarna, en todo caso, el destino nacional en su persona, de modo que podemos remitirnos a lo que el líder considere que es lo que hay que hacer para llegar a ese destino glorioso para la comunidad. O sea, lo que importa es el fin y los medios son intercambiables.


En cuanto a las emociones

  1. Primacía del grupo: los deberes hacia la comunidad “están por encima de cualesquiera otros y por encima de cualquier derecho individual o universal”
  2. La creencia de que el grupo propio es una víctima, un sentimiento que justifica cualquier acción contra los enemigos del grupo, tanto internos como externos
  3. Miedo a la decadencia del grupo bajo el efecto corrosivo del liberalismo cosmopolita e individualista”
  4. Integración estrecha de la comunidad en una hermandad… cuya unidad y pureza se forjan gracias a que se comparten convicciones comunes, preferentemente, o mediante la violencia que provoca la expulsión de los no convencidos en el caso de que sea necesario
  5. Un sentido elevado de identidad y pertenencia en el que la grandeur del grupo refuerza la autoestima individual
  6. Autoridad de los líderes naturales… lo que culmina en un jefe nacional que es capaz de encarnar el destino del grupo.
  7. La violencia y la voluntad son deseables cuando sirven al éxito del grupo en la lucha darwiniana por la supervivencia.


La revolución de los fascistas consiste

“en endurecer el carácter y purificar y revitalizar la comunidad más que hacer que la estructura económica o social del sistema sea más justa o más libre. Los militantes fascistas se proclaman antiburgueses, pero lo que odian de la burguesía no es que sea explotadora, sino que sea blanda”


Los cinco estadios del fascismo

1. El de los movimientos intelectuales nacionalistas antiliberales y corporativos.

2. El de conversión en un partido político capaz de influir decisivamente en la escena política. En este punto, dice Paxton que

“las diferencias en el espacio dejado a los grupos fascistas y la fuerza de sus aliados parecen mucho más importantes que cualesquiera diferencias o parecidos en el vocabulario o en el programa entre… partidos fascistas”.

Lo que favoreció el ascenso de los grupos fascistas fue “la polarización en la sociedad civil y los bloqueos del sistema político” y no tanto su base intelectual o programática (anticapitalista y antiburguesa). El contenido del programa se vuelve irrelevante: cualquier cosa que pueda atraer a votantes transversalmente (en el caso de Hitler, a los agricultores que habían sufrido una caída de los precios brutal, en el caso de Mussolini, a los xenófobos antieslovenos y a los anticomunistas/socialistas). Eso convierte a los fascistas en un aliado interesante para los conservadores ya que les permite mantener el poder porque los fascistas ‘roban’ votos a la izquierda.

3. La llegada al poder: nunca a través de un golpe de estado violento (para no enfrentarse a la policía y al ejército y evitar ser sustituidos por una dictadura militar – como ocurrió con Franco y ocurrió en Rumanía). Siempre a través de elecciones, esto es, “a través de la cooperación con las élites conservadoras”. Por tanto, el éxito del fascismo requiere la cooperación de los conservadores. Y esta cooperación sólo se produce si los conservadores se sienten gravemente amenazados por la inestabilidad social generada por los movimientos obreros, por los comunistas y anarquistas en general. Por eso, dice Paxton, el fascismo no triunfó en Francia ni en Inglaterra. En otros países, como España y Portugal, simplemente, el fascismo fue sustituido por la dictadura militar.

4. Una vez en el poder, los fascistas, como los regímenes autoritarios en general “deterioran la independencia judicial y las libertades individuales pero aceptan límites al poder del estado y dan espacio de autonomía a los particulares y a los cuerpos intermedios ‘orgánicos (empresarios, familia, iglesia…). Por eso los fascismos eran autoritarismos pero no totalitarismos en el sentido en el que lo fue el estalinismo o el maoísmo, que gobernaron – dice Paxton – “sociedades simplificadas radicalmente por la revolución bolchevique”. Las instituciones sociales y administrativas sobrevivieron al acceso de Mussolini y Hitler al poder, eso sí, sometidas, entre otras razones porque ambos temían casi más a su propia militancia que a los poderes del estado tradicional. De España y Portugal dice Paxton que su neutralidad en la 2ª Guerra Mundial

les permitió reforzar progresivamente el predominio del Estado tradicional (de las instituciones previas al golpe de estado y la guerra civil) sobre los “pequeños movimientos fascistas” que apoyaron su ascenso al poder.

5. En el largo plazo, el gobierno fascista o se radicaliza o pierde contornos y coherencia (entropía). En la segunda dirección fue Italia – salvo durante las guerras de Libia y Etiopía – y en la primera fue Alemania. Franco y Salazar, obviamente, fueron en la primera dirección. Lo importante es que “la posibilidad de una radicalización está siempre presente” si conviene al líder. Piénsese en la Revolución Cultural de Mao o en las purgas de Stalin. Si Franco o Salazar no se radicalizaron fue porque no lo necesitaron. Nada amenazaba su poder.

No hay rasgos esenciales que identifiquen a todos los fascismos. Ni siquiera la estética o la ideología machista: “Mussolini promovió el sufragio femenino y Hitler no menciona asuntos de género en sus 25 puntos”.


¿Qué es el fascismo?

“Es un sistema de poder político y orden social que pretende reforzar la unidad, la energía y la pureza de las comunidades en sociedades democrático-liberales a las que se acusa de producir división y decadencia”.

Y añade Paxton que el fascismo que hemos de temer que aparezca hoy no es, ni de lejos, parecido al de los años treinta. El del siglo XXI

“se vestirá con el discurso patriótico mayoritario… hay que prestar atención a las circunstancias que podrían abrirle paso”,

especialmente,

a la élite de los potenciales aliados conservadores dispuestos a tratar de cooptarlos y no tanto a su retórica, programa o preferencias estéticas…

sólo podemos considerar que los skinheads son los equivalentes funcionales de las SA de Hitler o de los squadristi de Mussolini si importantes elementos de la élite conservadora empieza a jalearlos como armas contra algún enemigo interno como, por ejemplo los inmigrantes”

¿Se acuerdan de Torra y el ‘apreteu’ a los CDR? ¿se acuerdan de cada vez que el nacionalismo catalán ha jaleado a los que se enfrentaban a los hispanoparlantes que reclamaban sus derechos? ¿Se acuerdan del discurso de Forcadell sobre quiénes son los enemigos del pueblo de Cataluña?  El nacionalismo catalán (el vasco no lo necesita porque ya se encargó ETA de acabar con cualquier oposición al nacionalismo) tiene todos los elementos para convertirse en un movimiento fascista del siglo XXI: trata de reforzar la unidad y pureza de Cataluña; se ha vestido con el discurso patriótico mayoritario y ha cooptado a los conservadores – la Cataluña profunda –. Como digo, el proceso correspondiente en el País Vasco está mucho más avanzado porque cualquier oposición al nacionalismo ha sido expulsada.

Robert O. Paxton, The Five Stages of Fascism, The Journal of Modern History, Vol. 70, No. 1. (Mar., 1998), pp. 1-23

Archivo del blog