www.almacendederecho.org

miércoles, 25 de febrero de 2015

¿Qué enseñamos a nuestros hijos en las escuelas públicas?

Un colega me manda el siguiente párrafo extraído de una Resolución de la Dirección General de Evaluación y Cooperación Territorial del Ministerio de Educación por la que se aprueba el currículo de la asignatura de Religión Católica en Primaria y ESO. Les copio un par de párrafos. Su lectura hace dudar de que exista separación entre Iglesia y Estado en España y que adoctrinar religiosamente a nuestros jóvenes sea compatible con el deber de imparcialidad del Estado y la prohibición – que deberíamos extraer del derecho a la educación recogido en el art. 27 CE – de enseñar doctrinas anticientíficas en los colegios públicos. Es obvio que la doctrina que se enseña en las clases de religión católica en nuestras escuelas públicas es contraria a la evolución ya que afirma que los seres vivos han sido creados por Dios.

¿Qué pasará por la cabeza de nuestros estudiantes de Primaria y Secundaria cuando en la clase de religión católica les cuentan estas cosas y luego, el profesor de “Conocimiento del Medio” (o sea Ciencias naturales) les explica la evolución? Es imprescindible enseñar a los alumnos cultura religiosa. Es imposible entender el Arte o la Historia sin conocer los basics de la vida de Jesús de Nazareth y la historia del pueblo judío narrada en la Biblia. Pero una cosa es cultura religiosa – incluyendo los dogmas de la Iglesia Católica – y otra es que se imparta catequesis en nuestras escuelas públicas.
La estructura del currículo de Educación Secundaria intenta poner de manifiesto la profunda unidad y armonía de la iniciativa creadora y salvífica de Dios. El primer bloque parte de los datos más evidentes: la constatación de la realidad de las cosas y los seres vivos, de modo especial el hombre. Se nos impone su existencia como dato evidente. En un segundo paso, si la persona no se queda en el primer impacto o simple constatación de su existencia, tiene que reconocer que las cosas, los animales y el ser humano no se dan el ser a sí mismos. Luego Otro los hace ser, los llama a la vida y se la mantiene. Por ello, la realidad en cuanto tal es signo de Dios, habla de Su existencia. La iniciativa creadora de Dios tiene una finalidad: establecer una relación de amistad con el hombre. Es decir, Dios ha creado al ser humano para que sea feliz en relación con Él. Los relatos bíblicos de la Creación y el Paraíso ejemplifican bellamente la finalidad de la creación de la persona y del mundo entero para su servicio. De su origen creatural y de su llamada a participar en la amistad con Dios surge su dignidad inviolable. No obstante, el ser humano pretende apropiarse del don de Dios prescindiendo de Él. En esto consiste el pecado. Este rechazo de Dios tiene como consecuencia en el ser humano la imposibilidad de ser feliz. Dado que su naturaleza está hecha para el bien, su experiencia de mal y de límite le hace añorar la plenitud que él no puede darse por sí mismo y busca de algún modo restablecer la relación con Dios. Esta necesidad del bien, el deseo de Infinito que caracteriza al ser humano se expresa en las religiones como búsqueda del Misterio”

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Jesús, te admiro por tener fe en este país, todavía.Yo perdi la fe y las ganas de luchar contra esta y otras situaciones tan lamentables.

Anónimo dijo...

Apreciado profesor:

Sigo con asiduidad y desde hace años su blog, que me parece interesantísimo. Enhorabuena y muchas gracias por compartir sus reflexiones.

Por lo que respecta a esta entrada, hace años que está superada la discusión creación-evolución a favor de la compatibilidad de ambas (ver, entre otros, Pío XII, Litt. enc. Humani generis y Juan Pablo II, Discurso a estudiosos sobre fe cristiana y teoría de la evolución).

Otra cosa es cómo se enseñe esta cuestión en las clases de Religión, lo que desconozco, pero que, a la vista del Currículo cuyo link adjunta no parece desconocer ambas realidades y su compatibilidad: Primer curso de Secundaria:

- "4. Señala expresamente "Diferenciar la explicación teológica y científica de la creación.
4.1 Conoce y señala las diferencias entre la explicación teológica y científica de la creación.
4.2 Respeta la autonomía existente
entre las explicaciones, teológica y científica, de la creación".

Un cordial saludo,

Ignacio

JESÚS ALFARO AGUILA-REAL dijo...

Ya, y gracias por el tono, pero llamarla explicación "teológica" como distinta de la "científica" no resuelve el problema. Les estamos explicando a los niños - poniéndolas al mismo nivel - una explicación científica de la Naturaleza y otra irracional. No se puede decir ni siquiera "los cristianos creemos..." porque el niño pensará, con razón, los cristianos son idiotas. Mi punto, en todo caso, es que el adoctrinamiento religioso no tiene cabida en una escuela pública. Con Acuerdos Iglesia-Estado o sin acuerdos Iglesia-Estado. Es contrario al orden público constitucional adoctrinar religiosamente a los niños. Si los padres quieren hacerlo, que lleven a su niño a la catequesis a la parroquia.

Ateo666666 dijo...

La asignatura de religión es muy instructiva, porque como todo el mundo sabe sirve de guía clara, sencilla y directa para desenvolverse adecuadamente en nuestra compleja, cambiante e hiperdesarrollada sociedad del siglo XXI. Por ejemplo estudiando la Biblia:

Los alumnos aprenderán que las relaciones sexuales zoofílicas entre palomas extraterrestres y vírgenes judías están no solo admitidas, sino que permiten engendrar dioses. Ello acrecentará los conocimientos de biología de nuestra juventud (tan escasos en la actualidad), permitiéndoles una clara ventaja a la hora de buscar trabajo en el complejo campo de la biotecnología.

Podrán aprender que es el Sol el que gira alrededor de la Tierra demostrando la inutilidad y el error de la Teoría Copernicana y ya de paso de todo el ateo sistema educativo occidental. Lo dicho anteriormente, para que pagar a profesores herejes que enseñen absurdas teorías científicas si la verdad se encuentra resumida en un sólo libro.

Podrán conocer de primera mano que si alguna vez tienen hijos y alguno de ellos desarrolla un cáncer o cualquier otra dolencia terminal por muy terrible que sea el sufrimiento y su posterior espantosa muerte, la culpa del dolor será sólo tuya y de tu pareja por no haber rezado lo suficiente para que el Altísimo en su infinita gracia pudiera haber realizado un milagro y así haber salvado la vida a tu desgraciado vástago. Que Él en su eterna paciencia y benevolencia quería hacer el milagro, pero mira que son irredentos los padres que prefieren ver morir a sus hijos por no querer rezar un poco más. Este tipo de enseñanza también simplificará grandemente las vidas de nuestra juventud porque, ¿para qué estudiar medicina o enfermería? si bajo la voluntad divina de la ciencia cristiana estas blasfemas profesiones son innecesarias. http://diario-de-un-ateo.blogspot.com.es/2013/04/esa-apasionante-asignatura-del-sistema.html

Anónimo dijo...

Apreciado profesor:

Si lee con calma las referencias que le di, verá que no es como usted señala.

También está superada desde hace tiempo la relación fe-razón (enc. Fides et Ratio), a favor de la compatibilidad entre ambas, lo que demostraría que la fe no es irracional. Claro, que hay que leer estos documentos con "rectitud de intención".

Por otro lado, le dejo la referencia del artículo 27. 3 de la Constitución: "Los poderes públicos garantizan el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones".

Un cordial saludo,

Ignacio

Pablo N. dijo...

Apreciado profesor:

Hasta donde tengo entendido, el art. 27.3 de la Constitución algo tendrá que ver con el orden público constitucional, digo yo.

Por otro lado, la asignatura de religión es completamente voluntaria.

Anónimo dijo...

Ateo666, soberbio tu sentido del humor. vete con cuidado, ya sabes que puedes recibir un puñetazo o algo peor.

Anónimo dijo...

En su último mensaje en Medjugorje, el 25 de febrero de 2015, la Virgen María dice: “Queridos hijos, en este tiempo de gracia, os invito a todos: orad más y hablad menos. En la oración buscad la voluntad de Dios y vividla según los Mandamientos a los que Dios os invita. Yo estoy con vosotros y oro con vosotros. ¡Gracias por haber respondido a mi llamada!”

Yo pregunto, ¿es la Virgen María un ser fruto de la evolución? ¿lo es Jesucristo?; ¿es la Virgen María un ser irracional? ¿lo es Jesucristo?

Archivo del blog