El otro blog para cosas más serias

El otro blog para cosas más serias
El otro blog para cosas más serias

lunes, 12 de julio de 2010

Los contratos de Mercadona con sus proveedores


foto: @thefromthetree


En Expansión se publica un artículo sobre los contratos de Mercadona con proveedores preferentes/exclusivos. Lo más llamativo es que muchos de ellos son empresas creadas para proveer a Mercadona de una determinada gama de productos (o sea, que han introducido competencia en el nivel de los fabricantes) y que han crecido espectacularmente como consecuencia del propio crecimiento de Mercadona. Interesante para los juristas es cómo se logra crear confianza entre ambas partes dadas las importantes inversiones específicas que han de hacer – sobre todo – los fabricantes y que hace Mercadona y la asimetría en dichas inversiones.

Según Expansión, los contratos tienen duración indefinida (el artículo dice que “la relación se establece de por vida, lo que elimina incertidumbres a las empresas” pero estos contratos puede denunciarse unilateralmente sin alegar causa por cualquiera de las partes) y prevén, sin embargo, un período de “desenganche” bastante largo (3 años), lo que coincide grosso modo con el período de preaviso (2 años) que establece el todavía en vigor reglamento de distribución de automóviles. Un largo período de preaviso está indicado para permitir al fabricante, en este caso, encontrar otros clientes o reducir sus volúmenes de producción de forma progresiva. Por último, parece que en algunos casos hay exclusividad y en otros no. Sería interesante comprobar que se exige la exclusividad cuando Mercadona aporta know how al fabricante, es decir, cuando, como va siendo más frecuente, el distribuidor se inmiscuye en la esfera del fabricante colaborando en el diseño de nuevos productos y en los procesos de producción. A falta de patentes, solo a través de la exclusividad se garantiza Mercadona que sus competidores (los de Mercadona) no accederán a las ventajas competitivas derivadas de su inversión.

No hay comentarios:

Archivo del blog