www.almacendederecho.org

jueves, 5 de abril de 2012

Por qué los cristianos y los musulmanes son, naturalmente, antisemitas

"Creo que tengo una idea muy buena de la razón por la que el antisemitismo es tan tenaz, proteico y duradero. Aunque afirmen ser teistas, el cristianismo y el islam se basan en la fetichización de primates de la especie humana: Jesús en un caso y Mahoma en otro. Ninguna de esas dos figuras puede considerarse exactamente histórica, pero ambas tienen algo en común incluso en su dimensión cuasimítica. Los judíos las encontraron por primera vez. Y los judíos, hambrientos como estaban de cualqueir señal de su largamente buscado Mesías, no se dejaron engañar por ninguno de esos dos impostores, o no, al menos, en grandes cantidades o por mucho tiempo".
Si conoces a un cristiano devoto o un musulmán creyente, estás conociendo a alguien que daría todo lo que tiene por una reunión personal, cara a cara, con el bendito fundador o profeta. Pero, en el rostro del judío, esos ardientes creyentes encuentran la cara que tuvo ese precioso momento y desdeñó la oportunidad y se dio la vuelta con un encogimiento de hombros. ¿Puedes imaginar por un microsegundo que una transgresión tan vil y grosera se perdone alguna vez?"

Christopher Hitchens, Catch-22, p 442

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Apreciado Profesor:

Estoy absolutamente en desacuerdo con este post, tanto por el fondo como por la forma.

En cuanto al fondo, al menos en lo que se refiere a los católicos, no es cierto que son, ni mucho menos, antisemitas: Jescucristo era judío, también su madre, la Virgen María, su padre, San José, y otros muchos santos a los que los católicos veneran. Además, el hecho de que los judíos (la mayoría, pero no todos) no reconociesen a Jesucristo como Dios es algo que apena, y no una una transgresión vil y grosera imperdonable (en palabras del autor).

En segundo lugar, es absolutamente falso que no sean teístas (creencia en un dios personal y providente, creador y conservador del mundo).

En tercer lugar, la figura de Jesucristo sí es histórica (si le interesa, puedo indicarle algunas lecturas sobre la historicidad de los Evangelios).

Por último, el tono y antecedentes de este autor parecen desprender cierto odio a la religión y, por tanto, poca objetividad, pero esto es sólo es una apriencia.

Un cordial saludo

Anónimo dijo...

"Creo que tengo una idea muy buena de la razón...el cristianismo y el islam se basan en la fetichización de primates de la especie humana..."

Jesús, creo que tengo una idea muy buena sobre lo que pudo sucederle a este concreto primate de la especie humana: parece haberse dado un paseo por el lado salvaje de la vida y tener una mala reacción a algún compuesto.

La verdad, si tuviese la oportunidad de encontrarme con algún judío (o romano incluso!) que se hubiese cruzado con Jesucristo y hubiese desdeñado la oportunidad de semejante encuentro, no se lo perdonaría, y a la luz de los acontecimientos posteriores, creo que él mismo tampoco, pero claro también hubo quien no confió en apple en 1976, y quien dijo que la coca-cola sabía fatal y nunca triunfaría.

Elena

JESÚS ALFARO AGUILA-REAL dijo...

Ambos comentarios corroboran que la explicación - no justificación - de Hitchens acerca del antisemitismo histórico (nadie dudará de que el cristianismo y el islamismo han sido antisemitas históricamente) es buena. Que los cristianos de hoy sean mucho más sensatos que los de la época narrada en la película Agora no desmiente que, a los cristianos recientes les pareciera que los judíos mataron al hijo de Dios y eran unos renegados por no haber reconocido al Mesias. En cuanto a los musulmanes, buena parte de ellos siguen estando anclados en una época "pre-reforma protestante" y convencidos de que tienen derecho a imponer a toda la sociedad las creencias islámicas (la última: en Marruecos no se pueden dar los resultados de la lotería por la televisión pública porque se paga por todos los marroquíes pero sí la llamada a la oración cinco veces al día). Mi madre decía que no debíamos pegar a nuestros hermanos pequeños aunque nos llamaran "perro judío". Que hayamos avanzado, gracias a Dios (?), no quiere decir que una hipótesis explicativa de lo ocurrido en el pasado no sea correcta.

Anónimo dijo...

Apreciado Profesor:

Si vuelve a leer el párrafo de Hitchens se dará cuenta de que no habla de un pasado histórico sino del presente; se trata, en mi opinión, de una crítica presente anclada en el pasado, no de una crítica histórica del cristianismo y del islam (coherente con la postura antirreligiosa de este autor).

En segundo lugar, este autor comete, ami modo de ver, un error de base: comparar desde un mismo plano a los cristianos y a los musulmanes (como bien sabe, no es comparable).

En tercer lugar, es lógico (no hay que ser muy listo para darse cuenta) que a un cristiano le parezca que los judíos que crucificaron a Jesucristo estaban equivocados. Sin embargo, como bien sabe, para ellos la Cruz es signo de victoria, pues por medio de ella Jesucristo redimió al mundo entero.

En cuarto lugar, en relación con la película Ágora, debo decirle que al margen de ser buenísima en todo cuanto a técnica cinematográfica se refiere, es absolutamente sectaria y descontextualiza: bajo el envoltorio de una película histórica, propone un juicio muy negativo sobre el valor actual de las religiones en general y del cristianismo en particular.

Ciertamente hay muchos episodios en la historia de la Iglesia por los que un cristiano no se siente orgulloso. Así ha sido siempre y así será, porque la Iglesia la forman pecadores. Incluso los Papas han pedido a veces perdón por errores del pasado. La conciencia del mal y del pecado es tan clara en el seno de la Iglesia que ésta instituyó en sus mismos orígenes el sacramento de la penitencia y del perdón. Que se sepa, ninguna organización, asociación o partido cuenta con una institución como la confesión, con lo que quizá habría que concluir que nadie como los cristianos tiene tanta conciencia del propio pecado y del perdón.

Por último, me conmueve lo que decía su madre. El Papa Juan Pablo II llamó cariñosamente a los judíos "nuestros hermanos mayores".

Un cordial saludo,

Ignacio

Anónimo dijo...

"la época narrada en la película Agora no desmiente que, a los cristianos recientes les pareciera que los judíos mataron al hijo de Dios y eran unos renegados por no haber reconocido al Mesias"
Sin ánimo de monopolizarte, Jesús, pasemos de Ágora (donde el sr Keppler sufre un gran quebranto), creo que partís de un supuesto falso, no creo que sea verdad que el antisemitismo sea una característica definitoria de los cristianos, ni ahora ni, me atrevería a decir, de antes.
Hay cristianos antisemitas, y hay más que no lo son, y sobre todo, hay muchos muchos más antisemitas entre los no cristianos.
A los judíos les han odiado no por la fe, sino por la capacidad que tienen para llegar más tarde y triunfar mientras los residentes originales están a verlas venir.

Y la cosa religiosa es un argumento estupendo para cubrir gran parte de la potencial audiencia.

Pero entonces el artículo del sr Hitchens, no habría sido tan "Hitchens", habría sido más sensato y por lo tanto carente de interés.

Elena

JESÚS ALFARO AGUILA-REAL dijo...

por fin una entrada que desata una polémica en los comentarios!
gracias a Ignacio y Elena.

Anónimo dijo...

Los simplismos de Hitchens son tan burdos, que no se concilian con una inteligencia que se repute sensible, más allá de ocurrencias aparentemente ingeniosas.
No creo que de la opinión expuesta pueda deducirse una explicación “natural” de algo tan serio –tan poco “banalizable”- como el antisemitismo.
La ocurrencia reduce a tal vulgaridad las diferentes creencias que ni siquiera hace justicia al "rostro" (Levinas) de un buen judío, que no creo se limitara a reflejar desdén o indiferencia ante simbologías respetables y objeto de tradiciones de sabiduría que en el ámbito hebreo se han cultivado con admirable tacto.
Pero lo más criticable de tales simplismos es que con ocasión de ellos cundan y se extiendan pseudoexplicaciones, que hasta se tengan por “buenas” por doctos profesores, cuando ni siquiera lo son desde el mero punto de vista formal del ingenio (más allá del carácter sugestivo, entretenido o lúdico de la ocurrencia), y acaben erigiéndose en perversos alineamientos "anti-otros" o de superioridad, por si ya no tuviéramos suficientes enfrentamientos.
Por otro lado, dice mucho de la fiabilidad de Hitchens la inusitada coherencia de su trayectoria ideológica (de la extrema izquierda de sus comienzos al movimiento “neocon”, pasando por alardes como el apoyo a la invasión de Irak)
Un ateísmo natural no tiene necesidad de tales ocurrencias, y menos cuando pueden despreciar contenidos espirituales dignos de concilianos y admirarnos con los demás (diferentes).
Para una buena exposición crítica de tales simplismos recomiendo "Razón, fe y revolución" de Terry Eagleton, Paidos 2012.
Mis respetos.

Archivo del blog