MI OTRO BLOG SE LLAMA

jueves, 9 de diciembre de 2021

Citas


Lo más importante cognitivamente hablando de las fichas que usaban los humanos hace 8000 años para llevar contabilidad es que fomentaron la abstracción en los humanos

Las fichas utilizaban una forma de contar fundamentalmente diferente a la nuestra. Nosotros utilizamos números abstractos, lo que significa que nuestros números "uno", "dos", "tres", son independientes del objeto contado y, por tanto, universalmente aplicables. "Uno", "dos", "tres" pueden servir para contar personas, animales, así como objetos inanimados y cualquier otra cosa posible. No era así en la época en que se utilizaban las fichas. Entre los años 7500-3100 a.C., el recuento se limitaba a determinadas unidades de bienes, sobre todo medidas de grano, jarras de aceite, animales y unidades de trabajo (¿tiempo? ¿tarea?). Además, cada categoría de artículos se contaba con su propia herramienta, lo que refleja que el conteo era "concreto", es decir, que cada categoría de artículos se contaba con una numeración especial o con palabras numéricas especiales específicas para ese artículo concreto. Por ejemplo, las unidades pequeñas y grandes de cereal se contaban con conos y esferas, el aceite con ovoides, los animales con cilindros y las unidades de trabajo con tetraedros. Tal vez la característica más arcaica del sistema de fichas era su uso en correspondencia uno a uno. Dos jarras de aceite se mostraban con dos ovoides y tres jarras de aceite se marcaban con tres fichas ovoides.

Hacia el 3300 a.C., las fichas seguían siendo el único dispositivo contable para gestionar la economía de redistribución que ahora administraban en el templo los gobernantes sacerdotales. Las ofrendas comunales en especie para la preparación de las fiestas continuaron, pero los tipos de bienes, sus cantidades y la frecuencia de entrega al templo pasaron a estar regulados, y su incumplimiento se penalizaba. La respuesta a este nuevo reto fue la invención de sobres en los que las fichas que representaban una cuenta atrasada podían guardarse de forma segura hasta que se pagara la deuda. Las fichas que representaban las cantidades adeudadas se colocaban en bolas de arcilla huecas y, para mostrar el contenido de los sobres, los contables creaban marcas imprimiendo las fichas en la superficie de arcilla húmeda antes de encerrarlas. Los conos y las esferas que simbolizaban las medidas del grano se convirtieron en signos impresos en forma de cuña y circular. Al cabo de un siglo, hacia el 3200 a.C., los sobres llenos de fichas y sus correspondientes signos fueron sustituidos por tablillas de arcilla maciza que continuaban el sistema de signos impresos con fichas. Al innovar una nueva forma de llevar el registro de los bienes con signos, los sobres crearon el puente entre las fichas y la escritura.

El número de jarras de aceite no se indicaba repitiendo el signo de "jarra de aceite" tantas veces como el número de unidades a registrar. El signo de "jarra de aceite" iba precedido de números, signos que indicaban cifras. Sorprendentemente, no se crearon nuevos signos para simbolizar los numerales, sino que los signos impresos para el grano adquirieron un valor numérico. La cuña que antes representaba una medida pequeña de grano pasó a significar "1" y el signo circular, que antes representaba una medida grande de grano significaba "10"… una cuenta de 33 jarras de aceite (se) indicaba por 3 signos circulares impresos (10 + 10 + 10) y 3 cuñas impresas (1 + 1 + 1) seguidas a la derecha por el signo inciso de "jarra de aceite".

En tercer lugar, hacia el año 3000 a.C., la burocracia estatal exigía que se anotaran en las tablillas los nombres de los destinatarios o donantes de los bienes. Y para registrar el nombre personal de estos individuos, se crearon nuevos signos que representaban sonidos: los fonogramas. Los fonogramas eran esbozos de cosas fáciles de dibujar que representaban el sonido de la palabra que evocaban. Las sílabas o palabras que componían el nombre de un individuo se escribían como un rebus. El dibujo de un hombre representaba el sonido "lu" y el de la boca "ka", que eran los sonidos de las palabras "hombre" y "boca" en la lengua sumeria. Por ejemplo, el nombre moderno Lucas, podría haberse escrito con los dos signos mencionados "lu - ka".


Denise Schmandt-Besserat, Tokens and Writing: The Cognitive Development


La disputa de Valladolid

Parece extraño pensar que el bando pro-conquista estaba en desventaja, pero los lectores modernos deben recordar que el debate en Valladolid no era sólo sobre la conquista, a favor o en contra. La prioridad de Carlos V era limitar el poder de los terratenientes americanos para evitar la aparición de una nobleza que amenazara su poder. Esa, y no el humanitarismo, fue la razón de su hostilidad al sistema de encomienda feudal de trabajo obligatorio. El clero quería que se protegiera a los indígenas de los abusos -al igual que el rey y, por ende, Sepúlveda-, pero no estaba claro cómo debía lograrse.

La aprobación de leyes humanitarias no había funcionado; los funcionarios locales simplemente las ignoraban. Los colonos protestaban que si se abolían los trabajos forzados, no habría nadie para trabajar los campos y los conquistadores morirían de hambre. La propia España estaba llena de haciendas nobiliarias en las que los campesinos proporcionaban alimentos a sus señores a cambio de protección militar y capital. Era el trato que había hecho posible la Reconquista.

El objetivo de Sepúlveda era encontrar una solución a largo plazo que equilibrara las preocupaciones humanitarias con la necesidad de mano de obra de la colonia. Traer colonos de España no llenaría el vacío, como aprendió Las Casas por las malas. Sepúlveda pensó que la respuesta era crear una nobleza del Nuevo Mundo que funcionara a pleno rendimiento, sustituyendo a los criminales y a los malvivientes que habían seguido a Colón por hombres de mejor catadura moral. Las leyes más ilustradas del mundo naufragarían si fueran aplicadas por rufianes. Además, la distancia planteaba un problema inevitable. El rey necesitaba hombres en América en los que pudiera confiar para tomar decisiones sobre el terreno cuando las circunstancias exigían una acción inmediata, como solía ocurrir en una situación de frontera. Atraer a una mejor clase de hidalgo podría requerir algunos edulcorantes que el rey era reacio a conceder, como hacer que las encomiendas fueran heredables, pero era la mejor manera de garantizar los derechos humanos de los nativos

Helen Andrews, A Loving Ambivalence, First Things, 2018


Cómo controlar los costes de agencia

En Grow the Pie, Propongo tres principios para ayudar a los ejecutivos a decidir si realizar una inversión que no puede justificarse en términos de valor que añade el proyecto.

Uno es el "principio de multiplicación", que dice que $ 1 invertido en un grupo de interesados (como los trabajadores o los proveedores o la región donde está la compañía implantada) debe generar más de $ 1 para esa parte interesada. Proporcionar a los empleados un gimnasio gratuito en la sede de la compañía no es una inversión responsable si hay gimnasios en la zona con buena relación calidad-precio. Sería mejor para la empresa pagar salarios más altos y permitir que sus empleados los gasten en inscribirse en los gimnasios.

El segundo es el "principio de la ventaja comparativa", que establece que $ 1 debe crear más valor que el que podría generar otra persona al invertir en interés de ese grupo. Donar a organizaciones benéficas no satisface este principio, ya que los empleados podrían donar ellos mismos el dinero ellos si la filantropía corporativa se reasignara a los salarios. Pero invertir para reducir los envases de plástico sí lo hace, ya que tiene un impacto mucho mayor en el medio ambiente que si la empresa pagara salarios más altos, que los empleados luego donaron a Greenpeace para presionar por un impuesto sobre las bolsas de plástico.

El tercero es el "principio de materialidad", según el cual los beneficios de la actividad de un interesado deben ser significativos para la empresa. Está demostrado que abordar solo los problemas relevantes de los grupos de interesadas aumenta los rendimientos.

Alex Edmans, The Social Responsibility of Business Includes Profits,  Promarket 2021 


La metáfora del gen egoista

“Los genes poseedores de rasgos que incrementan el éxito reproductivo se propaga entre la población y, en consecuencia, se promueven a sí mismos. Pero llamar ‘egoísmo’ a esto no es más que una metáfora. Una bola de nieve que rueda pendiente abajo adquiriendo más nieve también promueve su propio crecimiento, pero en general no decimos que las bolas de nieve son egoístas

“Mantenerse en la cúspide es un acto de equilibrio entre afirmar la propia dominancia, tener contentos a los aliados y evitar que la masa se rebele. Cuando la jerarquía es inestable, los malentendidos se acumulan, lo que destroza los nervios de los machos que ocupan los escalones superiores. Puesto que el estrés deprime el sistema inmunitario, no es inusual encontrar en los de alto rango úlceras y ataques cardiacos…

el rango elevado se traduce en alimento para las hembras y apareamientos para los machos. Digo por regla general porque los machos también compiten por el alimento y las hembras por el apareamiento, aunque esto último se ciñe sobre todo a las especies, como la nuestra, en que los machos colaboran en la crianza. Toda evolución gira en torno al éxito reproductivo”

Frans de Waal, El mono que llevamos dentro, 2009

No hay comentarios:

Archivo del blog