www.almacendederecho.org

domingo, 18 de enero de 2015

Por qué Europa se expandió territorialmente hacia Asia y no al revés




Fuente

En otras entradas hemos explicado la transformación que sufrieron las Compañias de las Indias Orientales holandesa e inglesa que sustituyeron a portugueses y españoles en el control del comercio entre Asia y Europa. Lo que no habíamos explicado es por qué fueron los europeos a Asia y no al revés. El eurocentrismo lleva, inconscientemente, a buscar explicaciones tecnológicas: la superioridad marítima de los países atlánticos de Europa frente a los imperios asiáticos (fundamentalmente China). Pero lo que nos cuentan los historiadores no cuadra con esa explicación. China no estaba menos desarrollada económicamente que Europa en el siglo XIV o XV. Es más, desde el punto de vista de las capacidades estatales, el imperio Chino no tenía comparable en Europa y Portugal era un pequeño país europeo en el siglo XV. Una explicación en términos de incentivos parece más creíble.

Y esta nos la proporciona la que otros han dado en términos de relación entre el capitalismo político (Europa) el imperio territorial (China). Los europeos fueron a Asia – los portugueses primero y luego los holandeses e ingleses – y no los chinos a Europa porque los primeros tenían los incentivos para hacerlo y los segundos, no. Dice Paul Kennedy que los chinos en el siglo XIV y XV tenían la capacidad para enviar flotas a Europa, como lo demuestran los viajes de Cheng Ho (nombre romanizado de Zhen He). Sin embargo, tras el regreso de este navegante a China después de haber llegado hasta el este de África, la dinastía Ming restringió el comercio marítimo y cerró su economía al comercio con extranjeros. Lo resume Seabright

In China an innovation that failed to capture the favour of the emperor might not merely languish but even be suppressed. Landes recounts how the magnificent Chinese naval expeditions of the early fifteenth century, whose “flotillas far surpassed in grandeur the small Portuguese fleets that came later”, were deliberately halted by imperial decree: “By 1500, anyone who built a ship of more than two masts was liable to the death penalty, and in 1525 coastal authorities were enjoined to destroy all oceangoing ships and arrest their owners. Finally, in 1551, it became a crime to go to sea on a multi-masted ship, even for trade”247. The Chinese emperor feared no-one, certainly no foreigner. Europe’s potentates, in contrast, lived in a continual climate of beneficial and creative fear.


 Esta decisión ha dejado perplejos a los historiadores. Según cuenta Eric Wolf, China se abstuvo de participar en la era de los descubrimientos y en intentar conquistar el mundo porque no tenía incentivos económicos para hacerlo. Desde “los tiempos de los romanos, Asia había sido un proveedor de bienes valiosos y valorados altamente por las clases dominantes en Europa” recibiendo a cambio buena parte de los metales preciosos. Asia no tenía minas de oro o plata y Europa no tenía especias, seda y otros bienes preciados por las clases pudientes europeas. Esta estructura del comercio entre Europa y Asia provocaba que los europeos tuvieran fuertes incentivos para buscar la forma – comercio o conquista – de controlar ese comercio, esto es, apoderarse de los bienes asiáticos y, a ser posible, no pagar por ellos en metales preciosos, esto es, acabar con la transferencia de oro y plata. De manera que los beneficios esperados para Portugal y otros estados europeos de descubrir y controlar una ruta directa ente Europa y Asia que no pasara por las caravanas centroasiáticas y el mundo musulmán y luego, el Mediterráneo (que era la ruta a través de la que se había desarrollado el comercio con Asia hasta entonces) eran enormes. Recuérdese que Colón se encontró América cuando buscaba una ruta hacia las Indias. El control de ese comercio se convirtió en una obsesión de los Estados Europeos. Los incentivos de los chinos eran muy diferentes: no había nada en Europa que les interesara importar salvo los metales preciosos. dada la escasez de moneda en Asia. No es raro, pues, que los europeos fueran a Asia y no al revés. De hecho, la decisión china puede racionalizarse. El objetivo del imperio chino – un imperio territorial – no era maximizar los beneficios sino controlar el territorio y la población, Se explica igualmente que Holanda e Inglaterra comenzaran su expansión en Asia como comerciantes y acabaran conquistando los territorios asiáticos. Con ello dejaron de pagar por los productos asiáticos.
“los beneficios esperados para Portugal y otros estados europeos de descubrir y controlar una ruta directa hacia el Este eran incomparablemente mayores que los beneficios esperados de descubrir y controlar una ruta directa hacia el Oeste para el estado chino. Colón se encontró con América porque él y sus patrocinadores castellanos tenían un tesoro que descubrir en el este. Cheng Ho no tuvo tanta suerte porque no había ningún tesoro que descubrir en el oeste”.
Recuérdese que una de las principales fuentes de beneficios para las Compañías de las Indias Oritentales consistía en el llamado private trade, esto es, en el comercio intraasiático que fue llevado a cabo por los propios empleados de las compañías. Estos – los que sobrevivieron – se hicieron inmensamente ricos. O sea que Europa se benefició enormemente porque, por un lado, pasó a controlar directamente el comercio con Asia, en lugar de depender de las rutas terrestres controladas por los comerciantes musulmanes y, por otro, sustituyó a éstos en el comercio intraasiático. La acumulación de capitales que este control permitió a Holanda e Inglaterra sentó las bases de su dominio imperial – el de Inglaterra – en el siglo XIX.


Giovanni Arrighi, El largo siglo XX, pp 35-37

3 comentarios:

Manuel Sánchez Alvarez dijo...

El libro está traducido al español y editado por Akal (31,92 euros)

JESÚS ALFARO AGUILA-REAL dijo...

Gracias!

Ramiro Gonzalez dijo...

Que interesante artículo...y muy bien narrado...gracias por compartir.

Archivo del blog