MI OTRO BLOG SE LLAMA

viernes, 17 de mayo de 2019

La hipótesis del lanzamiento y el salto a la socialidad: William von Hippel y el juego combinado de la supervivencia y la reproducción



Hay muchas pruebas que sugieren que el cambio evolutivo clave que nos hizo quienes somos hoy en día fue la capacidad de nuestros antepasados para lanzar. Esta idea de la hipótesis de lanzamiento es que una vez que nos vimos forzados a entrar en la sabana por los cambios tectónicos, eso condujo a la aparición de torrentes en el lado este de África, lo que a su vez condujo a la desecación de los bosques lluviosos y, por lo tanto, tuvimos que movernos desde el bosque de bosque a la sabana para poder sobrevivir. Una vez que eso sucedió, con toda probabilidad, nos escondimos alrededor de los márgenes de la sabana durante unos cuantos millones de años. Pero en ese momento, el Australopithecus ya era bípedo. La bipedalidad te permite lanzar mucho mejor. Te permite rotar las caderas, tus muñecas ya no son tan estables y fuertes y rígidas como las de un chimpancé que las usa casi como las piernas, porque están en los árboles todo el tiempo. Y eso facilita mucho más lanzar. Lanzar puede parecer trivial, especialmente si estás tratando de lanzar un disco de hockey a alguien armado con una pistola, pero en realidad, lanzar es probablemente el invento militar más importante de la historia, ya que ha permitido matar a distancia. Ningún otro animal tiene esa capacidad. Y es críticamente importante porque con esa capacidad, un grupo de individuos mayor pero más débiles puede atacar con éxito a un grupo menor de individuos más fuertes. Pero para que la estrategia de lanzamiento funcionara, necesitábamos un cambio psicológico. Necesitábamos empezar a actuar colectivamente, porque un Australopithecus lanzando piedras acabará en el vientre de un animal ligeramente herido y molesto. Pero muchos Australopitecos que tiren piedras podrían ahuyentar a los leopardos, y probablemente incluso a los leones si son suficientes en número. Ese es el cambio psicológico básico que puso en marcha todo el proceso, que nos convirtió en nosotros.

Lo más importante de todo esto es que a los seres humanos no les gusta entrar en conflicto. A ningún animal le gusta entrar en conflicto con otros miembros de la misma especie. Lo único que quieren, en tal caso, es averiguar quién ganaría. Si es una relación entre un depredador y una presa, el resultado indefectible es que uno de los dos morirá. O el depredador muere de hambre o la presa es devorada. No hay señalización, no hay fingimiento, no hay ninguno de estos rituales. Pero cuando son miembros de la misma especie, no queremos pelear, a mí me dolerán los nudillos si te pego, y si me devuelves el golpe, me dolerá aún más. Así que lo que queremos es decidir quién ganaría si lo hiciéramos. Y eso funciona con los cangrejos de río, y con los humanos. De modo que todos los animales aprenden a señalizar que son más de lo que realmente son. Y lo que Trivers argumentó, y hemos estado trabajando juntos en esto desde entonces, es que si realmente te crees que eres más o mejor de lo que realmente eres, serás también más convincente para los demás que si sólo estás fanfarroneando.

... la felicidad es un motivador maravilloso. Aquellos de entre nuestros antepasados que eran felices cuando ingerían azúcar, sal y grasa en su dieta, elementos todos ellos escasos, son los que sobrevivieron y se reprodujeron, mientras que aquellos antepasados que eran felices cuando comían heces o suciedad no sobrevivieron porque tal ingesta no era beneficiosa para ellos. Así que la evolución usa la felicidad para guiarnos hacia lo que va en el mejor interés de nuestros genes, brindándonos mejores oportunidades de reproducirnos… El inconveniente es que es prácticamente seguro que nunca podremos ser felices permanentemente. Porque si pudiéramos ser permanentemente felices, la evolución perdería una de sus mejores herramientas para motivarnos a hacer lo que es mejor para nuestros genes. Y por eso a menudo sentimos que seríamos permanentemente más felices, si pudiéramos lograr X -si ella saliera conmigo, si yo consiguiera ese trabajo, si pudiera mudarme a esa ciudad, sería feliz para siempre. Pero no funciona así. Estarás contento por un tiempo, y luego volverás a la línea de salida para que te sientas motivado a moverte por ahí y lograr más. Porque recuerde, la selección sexual dice que quien más logre será aquel con quien los demás quieran aparearse. Si fuiste capaz de ser feliz para siempre gracias a un éxito, es seguro que no vas a lograr lo máximo y te vas a quedar rezagado respecto de otros. Así que la buena noticia es que la evolución nos dio felicidad. La mala noticia es que la evolución lo hizo temporal… 
… es muy difícil mantenernos concentrados en el presente, porque nuestra capacidad para recordar el pasado y aprender de él y de pensar en el futuro y simularlo ha sido muy importante en nuestro éxito como especie”.


Dave Nussbaum, Making the Social Leap: A Conversation on How Our Psychology Evolved 

Archivo del blog