El otro blog para cosas más serias

El otro blog para cosas más serias
El otro blog para cosas más serias

miércoles, 2 de enero de 2019

Publicada la reforma del art. 348 bis LSC: ¿de dónde sacan los grupos parlamentarios sus propuestas de modificaciones legislativas?

Erwin Olaf Bodegón

Erwin Olaf Bodegón

Pongo en negrita las modificaciones. La norma publicada se corresponde con la propuesta del PP salvo en la novedad relativa a los grupos de sociedades. La norma ahora, tiene en cuenta los beneficios “atribuidos a la sociedad dominante” como referencia para reconocer el derecho de separación en caso de falta de reparto de un 25 % de los beneficios.

«Artículo 348 bis. Derecho de separación en caso de falta de distribución de dividendos.

1. Salvo disposición contraria de los estatutos, transcurrido el quinto ejercicio contado desde la inscripción en el Registro Mercantil de la sociedad, el socio que hubiera hecho constar en el acta su protesta por la insuficiencia de los dividendos reconocidos tendrá derecho de separación en el caso de que la junta general no acordara la distribución como dividendo de, al menos, el veinticinco por ciento de los beneficios obtenidos durante el ejercicio anterior que sean legalmente distribuibles siempre que se hayan obtenido beneficios durante los tres ejercicios anteriores. Sin embargo, aun cuando se produzca la anterior circunstancia, el derecho de separación no surgirá si el total de los dividendos distribuidos durante los últimos cinco años equivale, por lo menos, al veinticinco por ciento de los beneficios legalmente distribuibles registrados en dicho periodo.

Lo dispuesto en el párrafo anterior se entenderá sin perjuicio del ejercicio de las acciones de impugnación de acuerdos sociales y de responsabilidad que pudieran corresponder.

2. Para la supresión o modificación de la causa de separación a que se refiere el apartado anterior, será necesario el consentimiento de todos los socios, salvo que se reconozca el derecho a separarse de la sociedad al socio que no hubiera votado a favor de tal acuerdo.

3. El plazo para el ejercicio del derecho de separación será de un mes a contar desde la fecha en que se hubiera celebrado la junta general ordinaria de socios.

4. Cuando la sociedad estuviere obligada a formular cuentas consolidadas, deberá reconocerse el mismo derecho de separación al socio de la dominante, aunque no se diere el requisito establecido en el párrafo primero de este artículo, si la junta general de la citada sociedad no acordara la distribución como dividendo de al menos el veinticinco por ciento de los resultados positivos consolidados atribuidos a la sociedad dominante del ejercicio anterior, siempre que sean legalmente distribuibles y, además, se hubieran obtenido resultados positivos consolidados atribuidos a la sociedad dominante durante los tres ejercicios anteriores.

5. Lo dispuesto en este artículo no será de aplicación en los siguientes supuestos:

a) Cuando se trate de sociedades cotizadas o sociedades cuyas acciones estén admitidas a negociación en un sistema multilateral de negociación.

b) Cuando la sociedad se encuentre en concurso.

c) Cuando, al amparo de la legislación concursal, la sociedad haya puesto en conocimiento del juzgado competente para la declaración de su concurso la iniciación de negociaciones para alcanzar un acuerdo de refinanciación o para obtener adhesiones a una propuesta anticipada de convenio, o cuando se haya comunicado a dicho juzgado la apertura de negociaciones para alcanzar un acuerdo extrajudicial de pagos.

d) Cuando la sociedad haya alcanzado un acuerdo de refinanciación que satisfaga las condiciones de irrescindibilidad fijadas en la legislación concursal.

e) Cuando se trate de Sociedades Anónimas Deportivas.»

1 comentario:

Anónimo dijo...

Pues, por lo que voy viendo, seguramente, algún profesor universitario de los que nunca han pisado un Juzgado, ni ejercido cargos sociales, ni ha hecho nada más que investigar de forma teórica. De eso tiene mucha culpa los planes de formación de profesorado de Universidades Públicas y la anticuadísima ley de incompatibilidades. Encerramos a alguien desde que se gradúa en una o más Universidades y durante su etapa de contratado Doctor tiene PROHIBIDO el ejercicio o el desempeño a tiempo parcial de una actividad que requiera la titulación en Derecho. Y luego le pedimos que formule propuestas legislativas para la vida real y la práctica. Y, además, está convencido de su excelencia porque nunca ha tenido que contrastar sus teorías con la cruda realidad.

Archivo del blog