El otro blog para cosas más serias

El otro blog para cosas más serias
El otro blog para cosas más serias

miércoles, 2 de mayo de 2018

El valor de la diversidad y el azar

DcMq-HLXUAALq1a


Cuenta Atul Gawande en su conversación con Tyler Cowen

Hay un gran artículo esta semana sobre la narcolepsia de George Church en STAT News. El peligro para mí no es CRISPR, el peligro radica en la cultura más amplia en la que se integra CRISP… Resulta que George Church, famoso pionero de la genómica, investigador en biotecnología, que ha tenido una gran influencia y ha sido una de las fuerzas más creativas en el campo, tiene narcolepsia. Pero atribuye muchas de sus percepciones y capacidades singulares al hecho de que cae en un profundo sueño REM en un abrir y cerrar de ojos y luego se despierta con ideas increiblemente originales. Tuvo que dejar de conducir debido a su narcolepsia…. Church es único en muchos sentidos, y un padre (ante la posibilidad de editar genéticamente a su hijo) podría pensar que Church es una aberración y no seleccionaría los rasgos de Church. Y hay muchos fenotipos neuroatípicos.

En esta entrada sobre el valor de las mentiras que proliferan en Internet se recoge esta afirmación de Odlyzko:

“si Steve Jobs se hubiera atenido a los hechos, seguramente no habría tratado, durante más de un año, curar su cáncer con la medicina alternativa y, a lo mejor, estaría todavía vivo. Pero si Steve Jobs hubiera sido la persona racional y con los pies en la tierra que no hubiera hecho tal cosa ¿habría llegado a donde llegó en el ámbito de la tecnología y del diseño?

Estas cosas sugieren que si dejásemos a los padres seleccionar genéticamente a sus hijos, los humanos del futuro se acabarían pareciendo mucho a los perros o, mejor dicho, los buenos padres que quieren lo mejor para sus hijos convertirían a los humanos de lobos en perros. Seres domesticados y mucho más semejantes a sus semejantes que los que ha producido millones de años de evolución y unos pocos centenares de miles de años de evolución cultural. Y más felices.

No hay comentarios:

Archivo del blog