El otro blog para cosas más serias

El otro blog para cosas más serias
El otro blog para cosas más serias

jueves, 31 de mayo de 2018

Sánchez vende a la mitad de los catalanes y a todos los españoles por un puñado de votos

DeR9obDWkAEME0n


Iba a escribir una entrada explicando la repugnancia que he sentido al escuchar a Campuzano y la réplica de Sánchez. Pero he leído estas dos entradas de Tsevan Rabtan y pensé que no hacía falta. He vuelto a cambiar de opinión. Estoy muy preocupado.

De Campuzano no esperaba otra cosa. Este diputado refleja mejor que ningún otro separatista la plasticidad de la racionalidad humana y la eficacia de los mecanismos evolutivos para reducir la disonancia cognitiva. Ha empezado declarando cuán indignado está con la corrupción del PP. Campuzano, ¡que pertenece al partido más corrupto de la historia de España! ¡Que pertenece al partido político que estaba organizado por un mafioso para ser una máquina de cobrar sobornos! ¡Cuyos líderes están todos procesados y que no ha sido disuelto por orden judicial simplemente porque no había responsabilidad penal de los partidos políticos en los años ochenta y noventa del pasado siglo! Tras declararse indignado por la corrupción del PP, digo, ha narrado una historia en la que legiones romanas han invadido la tranquila y pacífica aldea del nordeste de España donde él y los suyos pastoreaban a una dichosa y realizada población. Campuzano se ha atrevido a afear a Sánchez que llamara racista a Torra. ¡Cómo se atreve a ofender a la primera institución de Cataluña! ¡al presidente de la Generalitat! Supongo que Rajoy, en la Moncloa, habrá medio sonreído en su carácter de primer ministro de España.

Pero lo peor estaba por llegar y ha sido la contestación de Sánchez. En lugar de reprocharle la narración del intento de golpe de estado que hemos vivido en Cataluña se ha limitado a agradecerle su discurso y a ofrecer diálogo – eso sí, dentro de la Constitución – y le ha reconocido expresamente que el origen de ese intento de golpe de estado está en la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatut, es decir, uno de los mitos fundacionales del separatismo. No es que Mas se volviera separatista para tapar la corrupción de su partido y desviar el discurso público hacia otros temas. Sánchez ha legitimado el discurso de Convergencia i Unió para justificar su traición a España y a la Constitución.

Me da miedo que Sánchez disponga de unos meses del gobierno de España. Como Zapatero, puede hacer cosas irreversibles. Acuérdense. Todo lo de Cataluña empezó el día que Zapatero dijo aquello de que aprobaría en Madrid lo que decidiese el Parlament. Y Sánchez es, probablemente, mucho más tonto que Zapatero que, como lo de Venezuela demuestra, muy listo no ha sido nunca.

miércoles, 30 de mayo de 2018

Sucesión universal y protección de los acreedores del causante: liquidar o no antes de transmitir, de eso se trata

wrathofgnon

Jessie Kolpak

El concepto de sucesión universal sirve a una necesidad social tan evidente que es impensable que no exista una institución jurídica que cubra tal necesidad en todos los Derechos de Sociedades mínimamente complejas. El autor trata de demostrar que esta necesidad cubierta por la figura de la sucesión universal es la “protección de los acreedores cuando se transfiere la propiedad como consecuencia de la muerte” del deudor. Para este objetivo, el autor utiliza el Derecho inglés y el alemán. Suficiente dado que son ambos representativos de dos sistemas jurídicos bien diferentes en una materia tan “cultural” que cabe esperar que las mismas necesidades sociales se cubran de forma diferente por el diferente entorno en el que las instituciones jurídicas se desarrollan.

La sucesión universal implica, prima facie, que un patrimonio – el del causante – pasa directamente a los herederos de éste por su muerte sin liquidación. La clave es la ausencia de liquidación. No se pagan las deudas y se cobran los créditos del causante. Los herederos se colocan en la posición que ocupaba en el mundo de los vivos el causante. Este es el modelo romano. Que se califica de “directo” El modelo inglés es el de interponer un “executor” o “administrator” que actúa como liquidador de la herencia y reparte el remanente entre los beneficiarios (herederos y legatarios). El modelo se califica de “indirecto”. Dice Schmidt que los especialistas en Derecho de sucesiones ingleses no utilizan la expresión “sucesión universal” probablemente – dice – porque no lo consideran necesario en cuanto que “la idea de un representante personal que se coloca en los zapatos del fallecido implica ya de por sí la transferencia de la totalidad del patrimonio

Lo decisivo – y lo fructífero desde el punto de vista comparatístico dice Schmidt – es, con independencia de la nomenclatura que usemos, si “el patrimonio se transfiere a alguien que queda encargado de pagar las deudas y de distribuir el remanente”. Es decir, hay sucesión universal cuando la transmisión del patrimonio se produce como tal (como conjunto de bienes, derechos, créditos y deudas) y éste solo se liquida tras producirse dicha transmisión. Este fenómeno, nos dirá Schmidt, se produce tanto en el common law como en el civil law. La diferencia estriba en que, en éste último, la tarea de liquidación queda atribuida, en principio, a los propios beneficiarios, esto es, a los herederos mientras que en el common law probablemente porque la Iglesia, a través de los tribunales de equity logró atribuirse la competencia sobre la distribución de las herencias en lo que a los bienes muebles se refería – esa tarea se asigna al “executor”. De manera que el análisis comparatístico puede llevarse a cabo si consideramos como las figuras homogéneas que deben compararse la posición del heres en civil law y del executor o personal representative en el derecho inglés. Ambos son los “sucesores universales” del fallecido. Ambos se colocan “en los zapatos” del causante y reciben su patrimonio sin liquidar y ambos han de proceder a la liquidación – pago de deudas y cobro de créditos – y al reparto del remanente entre los beneficiarios de la herencia.
Si se pidiera a juristas de diferentes ordenamientos que presentaran los problemas típicos de la sucesión hereditaria en forma de obra de teatro, los dramatis personae probablemente incluirían al causante (sin un cadáver no ha sucesión), aquellos que tienen derechos sobre la herencia, tales como los "herederos" y los "legatarios", y finalmente la persona a cargo de liquidar el patrimonio, por ejemplo un "albacea" o "administrador". Un grupo probablemente no sería mencionado, o en el mejor de los casos se le otorgaría un papel secundario es el de los acreedores del difunto. Difieren de los demás de una manera fundamental: su posición legal en relación con los bienes del difunto deriva de la muerte. Sin embargo, esto no significa que los intereses de los acreedores sean solo una parte incidental de la ley de sucesión. Al contrario, como debería resultar claro de la lectura de este trabajo, han moldeado claramente los regímenes modernos
La posición de los acreedores se vuelve frágil con la muerte de su deudor. Lo que les preocupa es ser preteridos en su derecho frente a los herederos y legatarios y los acreedores de éstos. Y esta preocupación es legítima, nos dice Schmidt, porque la muerte del deudor no provoca la “apertura de la liquidación” y los herederos y legatarios pueden entrar a controlar – poseer – el patrimonio del difunto antes de que éste haya sido “liquidado”, esto es, convertido en dinero una vez pagadas las deudas del difunto. Aunque los herederos juren y perjuren que se harán cargo de las deudas del difunto, su situación económica puede ser desesperada y tienen, lógicamente, los incentivos para hacer prevalecer a sus propios acreedores frente a los acreedores de su causante. Frente a los legatarios, la situación es todavía peor para los acreedores porque ellos ni siquiera asumen el pago de las deudas del causante. No tiene nada de extraño, pues, que el derecho inglés  y la Iglesia medieval – optara por designar a un liquidador que velase por la ordenada transmisión de los bienes a los beneficiarios previo pago a los acreedores del causante. Lo que hay que explicar, pues, es el sistema alemán que confía en el heredero para llevar a cabo la liquidación. Claro, es una confianza “controlada”.
En el Derecho inglés resulta inmediatamente evidente la preocupación por los intereses de los acreedores. En cada uno de los tres escenarios anteriores, Jack podría estar seguro de que hay una persona, el albacea, contra el que podría interponer una demanda exigiendo la ejecución de cualquier activo, incluidas las bandejas de plata, para satisfacer su crédito. Los testadores no pueden establecer que determinados bienes no se entreguen al albacea. En otras palabras, no pueden dividir su propio patrimonio. Además, los activos del patrimonio están protegidos frente a los propios acreedores del albacea, mientras que la distribución de activos entre los herederos y legatarios solo tendrá lugar una vez que se hayan resuelto las reclamaciones de los acreedores del causante.
Y ¿cómo protege a los acreedores del causante el Derecho alemán? La regla sustantiva es la misma: la preferencia de los acreedores del causante sobre los herederos y legatarios y sobre los acreedores de éstos respecto de la herencia. En alemán se dice muy gráficamente que el primer heredero es el acreedor (acreedor del causante, se entiende): “Der Gläubiger ist der erste Erbe”. Si la situación patrimonial del heredero o de un legatario pone en peligro esta preferencia, el derecho alemán legitima a los acreedores para pedir que se ponga la herencia en administración. Otras reglas como la responsabilidad del heredero por las deudas del causante si acepta pura y simplemente la herencia o la responsabilidad solidaria de todos los herederos  - en Alemania, en lugar de ser mancomunada – por dichas deudas etc protegen igualmente los intereses de los acreedores e incentivan a los herederos a no repartirse los bienes sin haber asegurado el pago de las deudas. En caso de comunidad hereditaria, la herencia permanece como un patrimonio separado del patrimonio individual de cada coheredero en tanto no se produzca el reparto. Es decir, la comunidad hereditaria es una persona jurídica (una comunidad en mano común en la jerga alemana).

En común tienen ambos sistemas, dice Schmidt que articulan la protección de los acreedores del causante manteniendo unido el patrimonio de éste (y separado del patrimonio de los herederos) en tanto no se ha producido su liquidación o en tanto los herederos no hayan asumido responsabilidad con todo su patrimonio de dichas deudas salvo  proximidad de la insolvencia de éstos (el Derecho inglés exige siempre la liquidación ordenada mientras que el Derecho alemán sólo cuando se solicita por los acreedores que aduzcan un interés legítimo). Y el Derecho alemán es más “privado” que el Derecho inglés, en cuanto que encarga, en principio, al heredero, la ejecución testamentaria como regla general. Pero esta impresión es engañosa. El heredero alemán – dice Schmidt – combina “los papeles de representante personal – del causante – y beneficiario residual” Tal doble posición está justificada porque, como titular residual, está incentivado para maximizar el valor del patrimonio del causante y, como responsable personalmente de las deudas del causante, está incentivado para pagar a los acreedores (del causante). Y no es extraño, entonces, que el “personal representative” del Derecho inglés pueda ser el propio “beneficiary” de la herencia y que el Estado – a través de los jueces – sólo intervengan, en ambos sistemas, de acuerdo con el principio dispositivo (a solicitud de un interesado) y que tanto el personal representative inglés como el heredero puedan ser removidos de sus funciones si actúan fraudulentamente  lo que demuestra que la distancia entre ambos ordenamientos no es tanta. Y es que, una vez más, las necesidades sociales que cubren las instituciones jurídicas son semejantes y las formas más eficientes de cubrirlas acaban siendo identificadas por los “especialistas” correspondientes: mantener unido el patrimonio del difunto hasta que se ha pagado a sus acreedores parece una regla que reduce los conflictos entre los miembros de un grupo en relación con bienes escasos en unos momentos – los del fallecimiento del deudor – en los que todos tienen incentivos para abalanzarse sobre los bienes aprovechando que su dueño está sólo “de cuerpo” presente.
la sucesión universal tiene el efecto de que, aunque el causante está muerto, el patrimonio del difunto perdura, al menos temporalmente”
Véase el paralelismo con la disolución y la extinción de la sociedad. Con la disolución, la sociedad – el contrato de sociedad – está “muerto”. Pero “el patrimonio del difunto” – el patrimonio social, perdura temporalmente hasta que se liquida y desaparece – se extingue – en los patrimonios de los socios; en el caso de los muertos, en el patrimonio de los herederos y demás beneficiarios. Y así es, en el caso de las sociedades por la misma razón que en el caso de los individuos: para asegurar la preferencia sobre ese patrimonio de los acreedores del mismo respecto de los socios y de sus acreedores personales.

Schmidt, Jan Peter, Transfer of Property on Death and Creditor Protection: The Meaning and Role of 'Universal Succession'. En Nothing So Practical as a Good Theory: Festschrift for George L.Gretton, pp. 323-337,  2017

¡Cómo viene el periódico!

12-01-23-madonna-we-soundtrack

WE. Soundtrack

La columna de Jabois, excelente, sobre la crueldad de las leyes, a veces. (pero vean lo que opina Tsevan Rabtan) La crónica de Constantini sobre la red clientelar tejida por Podemos-Ahora Madrid bajo la atenta mirada de la alcaldesa Carmena (vean para qué le ha dado el dinero el Ayuntamiento de Madrid a una panda de perroflautas que ahora viven del erario público). El escándalo del Ministerio de Justicia, en el que nada funciona como debiera y que acumula centenares de miles de expedientes de nacionalidad por “un fallo informático” (¿a quién encarga su informática el Ministerio de Justicia? ¿Cuándo dejará ese Ministerio de ser el Ministerio del Tiempo, concretamente, del siglo XIX? Decenas de miles de personas esperando cuatro o cinco años a que les inscriban en el registro civil como nacionales españoles. Ni eso sabe hacer este Ministerio ¿y queremos que la Administración sea capaz de tutelar a niños o gestionar los proyectos de investigación o implantar una política activa de empleo?). El (no) escándalo también de que Laura Borràs sea consejera del gobierno del racista Torra. Una de las firmantes del manifiesto Koiné que está a la altura de los peores artículos del racista Torra. Torreblanca dice lo que decíamos ayer aquí. La entrevista en El Mundo a Jaime Malet: “Todas las herramientas del autogobierno se han utilizado en contra de la convivencia de los catalanes, del Estado de Derecho y del orden constitucional. Todo para la ficción de que Cataluña puede ser independiente y que eso será inocuo. Todo lo que sea dar más se va a utilizar en contra del Estado y contra la mitad de los catalanes que no queremos continuar con esto. Si el Estado hace más concesiones a la Generalitat, se le volverán seguro en contra. La solución de dar más autogobierno a Cataluña sería un error”. Borrell a Susana Griso:“"Torra, con sus tuits insultando a los españoles, ni siquiera podría estar en la lista electoral de Le Pen en Francia".

Y la bomba: A Bill Browder lo ha detenido la policía española ejecutando una orden de detención rusa. ¿Estamos locos? No. España está obligada a detener a aquellos sobre los que pesa una orden tramitada a través de Interpol. Rusia y Turquía están abusando de interpol para perseguir políticamente a los no afectos al régimen. De Bill Browder nos hemos ocupado en este blog en un par de ocasiones. Su libro Red Notice se lee como una novela de espionaje. Es el que está detrás de la Magnitsky Act y Putin lleva décadas intentando quitar de enmedio a este luchador por la libertad de los rusos. Afortunadamente:

image

martes, 29 de mayo de 2018

A Torra le ha quedado un gobierno paritario en lo que a los apellidos se refiere: hay tantos apellidos bereberes como castellanos

sergio martinez

Sergio Martínez

“De esta manera, el Govern quedará conformado de la siguiente manera: Pere Aragonès, vicepresidente y conseller de Economia i Hisenda; Elsa Artadi, portavoz y consellera de la Presidència; Àngels Chacón, consellera de Empresa i Coneixement; Damià Calvet, conseller de Territori i Sostenibilitat; Jordi Puigneró, conseller de Governació; Ernest Maragall, conseller de Exteriors; Josep Bargalló, conseller de Ensenyament; Alba Vergés, conseller de Salut; Teresa Jordà, consellera de Agricultura, Ramaderia, Pesca i Alimentació; Ester Capella, consellera de Justícia; Chakir El Homrani, conseller de Treball i Afers Socials; y Laura Borràs, consellera de Cultura”

Ocurrencias: sobre Microsoft, el salvador de Mali y la moción de censura de Sánchez

thefromth

@thefromthetree

1. ¿Tiene Microsoft lo peor o lo mejor de los dos mundos (Google/Apple)? Creo que sí. Los modelos de negocio de Google y Apple están definidos y probados. Funcionan. El de Google es el de ofrecer productos y servicios gratuitos de la más alta calidad y financiarlos con publicidad. La dominancia en el mercado de los productos se traslada en dominancia en el mercado publicitario. El de Apple es el de ofrecer hardware y software como un paquete cerrado, de forma que el cliente tiene una única experiencia de producto: si el producto es bueno, es “culpa” de Apple. Si el producto es malo, también. Apple controla la experiencia de sus usuarios y la mejora en cada nueva versión del producto – del hardware –. Microsoft vende software que solo determina parcialmente la experiencia del usuario. En régimen de cuasi monopolio (Windows). Pero compite ferozmente en los productos y servicios a los que accede el usuario a través de su plataforma (navegador y toda clase de aplicaciones). El consumidor, que puede eliminar de un plumazo cualquiera de esos productos y servicios porque hay competencia, no puede hacer lo mismo con el sistema operativo y se revuelve contra el que, además, le cobra por ello. Lean al muy posmoderno director de diseño de Microsoft, no me extraña que sus clientes lo sean a su pesar.

2. ¿Es relevante que el inmigrante de Mali que trepó por la fachada jugándose la vida para salvar a un niño al que no conocía y con el que no estaba relacionado genéticamente fuera un hombre y no una mujer? Los rescatadores, los que se lanzan al mar para salvar al que se ahoga son siempre hombres. Pero las mujeres son más altruistas que los hombres. ¿Cómo se conjugan ambos hechos? Quizá los que hacen los estudios empíricos para demostrar si las mujeres son más altruistas que los hombres deberían distinguir entornos donde las mujeres son más altruistas y entornos donde los hombres son más altruistas. Las mujeres se sacrifican, los hombres rescatan.

3. La moción de censura de Sánchez parece pactada con el PP para evitar que Ciudadanos y Podemos sustituyan al PP y al PSOE como partidos centrales del sistema político español. Básicamente: las prisas de Sánchez por presentar la moción de censura se debían a que, si esperaba, Ciudadanos podría llegar a un acuerdo con el PP para adelantar la convocatoria de elecciones. No inmediatas, quizá, pero, a más tardar coincidiendo con las autonómicas y locales de la primavera próxima. Con una moción de censura abocada al fracaso, Sánchez celebra un “contrato de intercambio” con el PP con beneficio mutuo. Consigue aparecer como protagonista y antagonista del PP; presenta a Ciudadanos como marca blanca del PP; obliga a Podemos a apoyar su iniciativa y, sobre todo, retrasa la convocatoria de elecciones. Por su parte, el PP logra retrasar la decisión acerca de la dimisión de Rajoy o la convocatoria de elecciones. Si el viernes, como es probable, la moción de censura fracasa, Rajoy se encenderá un puro y, con los presupuestos aprobados, no convocará elecciones ni dimitirá hasta finales del 2019 o principios del 2020. Si no hay otro grave “accidente” en las carreteras de España porque el PP se vuelva a estrellar contra un camión como el de la Gürtel. 

lunes, 28 de mayo de 2018

Comentarios al post de Sarmiento en Verfassungsblog sobre la extradición de Puigdemont

michael eastman

Michael Eastman

Daniel Sarmiento publicó un articulo sobre la euroorden y la decisión cautelar del tribunal de Schleswig-Holstein (v., la versión española aquí) que ha merecido – como debía ser – numerosos comentarios, algunos de gran nivel. Otros, simplemente estúpidos con apariencia de brillantes (como éste de Martin Holterman. Sí, se pueden decir estupideces con brillantez e insistir en ellas una y otra vez).

Una de las respuestas de Sarmiento me ha convencido especialmente porque pone el dedo en la llaga: no puede permitirse a un sistema judicial europeo enjuiciar la “calidad” y el respeto del principio de legalidad por parte de otro sistema judicial europeo si, a la vez, queremos decir que estamos en un sistema fundado en la confianza mutua. Es simplemente incompatible con tal sistema que los jueces de un Estado traten a sus colegas de otro Estado como si no fueran parte del mismo espacio jurídico. Deberían tratar sus peticiones de cooperación como si procedieran de otro juez del mismo Estado. Si un país infringe las reglas del Estado de Derecho, el procedimiento es el que se ha puesto en marcha contra Polonia. No la aplicación de la Decisión marco sobre la euroorden:
Es evidente que para muchos observadores esto no es un caso jurídico, sino una plataforma política para mostrar solidaridad con un movimiento político (del que muchos conocen muy poco) y presionar al Estado español para que llegue a un acuerdo político. Eso está muy bien, pero creo que no se trata de eso. 
La cuestión que se plantea aquí es simplemente una de interpretación de una norma de una Decisión marco que, nos guste o no, debe tener una interpretación que sea jurídicamente correcta. Es extraño que los juristas españoles, con su capacidad para encontrar lagunas en las reglas, tengan que explicar a sus colegas europeos que los conflictos políticos tienen, a veces (y lamentablemente), que resolverse ante tribunales que han de actuar con sujeción a las leyes. El caso del Sr. Puigdemont es solo un fragmento menor de un problema político mucho más grande, pero es un fragmento jurisdiccional, no político. 
La única contribución de un tribunal alemán o belga a la resolución del conflicto catalán debería ser - si realmente estamos en Europa en un área común de seguridad y justicia – la de cooperar lealmente en la aplicación correcta de la legislación de la UE. 
De lo contrario… un Estado miembro como España, sujeto a una terrible crisis constitucional que implica la comisión de varios delitos cuya persecución requiere del cumplimiento de una orden de detención, podría decidir simplemente abandonar el Área de Libertad, Seguridad y Justicia. No deben subestimarse las consecuencias de la falta de solidaridad europea en la gestión de la crisis por parte de España. Otro Estado miembro tradicionalmente proeuropeo podría estar en camino de volverse contra la integración, de la misma manera que Italia ahora. Y, por supuesto, podría argumentarse que si esto le pasara a un tribunal alemán, Alemania podría decidir retirarse también. 
 Entonces, habríamos provocado un incendio que destruiría por completo la cooperación judicial y la confianza mutua, después de muchos años de arduo trabajo y valiosas aportaciones de todos los Estados Miembros y las jurisdicciones nacionales. ¿Vale la pena sacrificar eso por el Sr. Puigdemont?
Para aquellos de ustedes que muestran solidaridad con este movimiento supuestamente pacífico, piénsenlo dos veces: no es pacífico, no es democrático, y no es ajeno a la furia populista que está desestabilizando nuestras democracias. Piénsenlo dos veces antes de ponerse a echarle una mano.

Tweet largo: La mala educación de los que tienen razón y las buenas maneras de los totalitarios

Imagen relacionada

En el Verfassungsblog, Maximilian Steinbeis hace la crónica de una mesa redonda muy aparentemente académica en la que un juez del Tribunal Constitucional alemán y otro juez jubilado austríaco se enfrentaron, para hablar del Estado de Derecho, a dos juristas polacos en el  llamado Instituto de Asuntos Occidentales. El título del seminario era “Desafíos para el Estado de Derecho en Europa”. Lo llamativo de la crónica es que parece que los jueces germanos tuvieron que hacer un esfuerzo para no gritar mientras que los profesores polacos decían barbaridades envueltas en unas formas impecables. Los polacos eran un tal Bryk y un tal Dziadzio que defendieron una suerte de “nuevo constitucionalismo” que recuerda bastante a los regímenes de los gemelos-de-los-que-ya-solo-queda-uno y de Orban. Dos contra dos. La vieja táctica de los periodistas que apenas son capaces de ocultar sus querencias: presentar en el mismo plano dos posiciones contrapuestas como si ambas tuvieran el mismo valor y merecieran, por tanto, el mismo espacio y atención de la opinión pública. Los juristas polacos podrían ser, perfectamente, juristas del separatismo catalán. Estos, como se verá, defienden las mismas cosas que Bryk y Dziadzio.

Dice Steinbeis
Cuanto más apasionadamente reaccionaban Müller y Jabloner a la teoría constitucional de los dos profesores de Cracovia, más educada y profesional era la conducta de aquellos. 
<<Sí, por supuesto, uno puede ver las cosas de esa manera si usted es un juez constitucional y quiere defender esa posición, y para el orden constitucional alemán y austriaco todo esto puede o no tener mucho sentido>>, pero -dijo el Profesor Bryk – él estaba más interesado en el modelo de los Estados Unidos: a nadie se le ocurriría encomendar a un tribunal constitucional independiente un examen abstracto de constitucionalidad de las leyes. La fuente última del poder del Tribunal Supremo es la voluntad del pueblo estadounidense, y cada vez que el Tribunal se enfrentó a la voluntad del pueblo, por ejemplo, durante el New Deal de Roosevelt, la cosa no terminó bien para el Tribunal. En la separación de poderes de Madison, según Bryk, el acceso a la constitución no es un monopolio de la judicatura, sino que ha de estar abierto a las tres ramas del gobierno. 
El profesor Dziadzio agregó que él podía entender que en Alemania, tras la experiencia nazi, la gente prefiere estar del lado de la ley cuando de la tensión entre democracia y estado de derecho se trata. Pero, al final, la soberanía reside en el pueblo. El Derecho se debe al pueblo y no el pueblo al Derecho. 
… Müller y Jabloner no tuvieron problemas para presentar argumentos poderosos para contrarrestar lo que decían Bryk y Dziadzio. Pero parecía como si estuvieran pinchando una almohada. … Bryk y Dziadzio se mantuvieron educados y correctos en todo momento, nunca levantaron la voz, y cuando al final se fueron todos a cenar y yo me senté al lado de Bryk, me preguntó en un tono jovial y ligeramente condescendiente si sabía que la La bandera de las estrellas de la UE, de acuerdo con la voluntad de Schumann, Adenauer y De Gasperi, se suponía que simbolizaba originalmente el halo de la Virgen María… 
Tanto Müller como Jabloner fueron lo suficientemente profesionales como para no enojarse, aunque parecía que les costó contenerse en algunos momentos. Jabloner llegó a elevar el tono de voz en un momento. Fue cuando Dziadzio habló de la constitución polaca de 1997 que, según Dziadzio, era un compromiso entre los reformistas comunistas y los liberales, mientras que ahora, 20 años después, el pueblo soberano había elegido una mayoría conservadora para el poder, por lo que sujetar a esa mayoría a la constitución para impedirle que hiciera aquello para lo que había sido elegida esa mayoría era antidemocrático. 
Oh, dijo Jabloner con sarcasmo conmovedor, podría el profesor responder una simple pregunta: 
¿Se necesita una mayoría de dos tercios para enmendar la Constitución de 1997?”
“Sí”, confirmó Dziadzio.
“Y la mayoría conservadora, que se siente coartada por la Constitución de 1997, ¿Tiene una mayoría de dos tercios?” 
“Humm”. Por un momento, Dziadzio pareció no entender qué pretendía el juez austriaco, pero se repuso y con total corrección respondió a la pregunta de Jabloner: 
“No. No la tiene”

sábado, 26 de mayo de 2018

Ser nacionalista (del Estado-nación) es de izquierdas. O, al revés: los Estados-nación han sido el vehículo de la solidaridad

HIM19714

Un recado para los izquierdistas de todos los partidos que se muestran muy preocupados por el renacimiento del nacionalismo español. Esto dice Noam Gidron en Vox
Aunque muchos dan por sentado que hay una contradicción inherente entre el nacionalismo y la izquierda política, tal no existe ni histórica ni filosóficamente. A lo largo del siglo XX, los progresistas tuvieron más éxito en la movilización por la justicia social cuando hablaban en nombre de la solidaridad nacional en lugar de centrarse exclusivamente en los intereses de clase o en nociones abstractas de justicia. Los izquierdistas a menudo citan el adagio de que el patriotismo es el último recurso del sinvergüenza, y con razón. Pero también es importante recordar que las instituciones igualitarias que apreciamos se sostienen gracias a un profundo sentido de compromiso nacional 
…al renunciar a hacer llamamientos a la solidaridad nacional, la izquierda ha olvidado el argumento político básico que tan útil le fue en el pasado: que de los lazos que unen a nuestras comunidades nacionales emerge un profundo compromiso con el bienestar, el bienestar, y la estima social de nuestros conciudadanos lo que responde a una intuición moral básica : tenemos obligaciones profundas y amplias para con aquellos que consideramos nuestros, basados ​​en un sentido compartido de participación en una comunidad del destino, o más simplemente, con base en nuestra identidad nacional compartida.
Tras explicar que la izquierda tiene poco que ganar de la apelación al sentimiento humanitario universal (Adam Smith sigue mandando en nuestras intuiciones morales) o en apelar a la lucha de clases entre los ciudadanos de una misma nación, tiene mucho más que ganar apelando a la solidaridad entre todos los miembros de la nación-Estado. Las grandes transformaciones sociales puestas en marcha por los socialdemócratas suecos, los laboristas británicos o los progresivos norteamericanos en el siglo XX se hicieron apelando al “pueblo” sueco, británico o norteamericano, esto es, a la nación. Y las políticas socialdemócratas reforzaron la solidaridad nacional. La solidaridad nacional es la más transversal de las apelaciones ya que alcanza a toda la ciudadanía. Hay, pues, un nacionalismo progresista
el sociólogo de Harvard Bart Bonikowski descubrió que una interpretación progresiva del nacionalismo es más frecuente de lo que muchos imaginan. En contraste con el enfoque común de considerar a las personas como más o menos nacionalistas , Bonikowski distingue entre diferentes tipos de identidades nacionales. Al analizar los datos recopilados en 34 países (incluido EE. UU.), Demuestra que alrededor de la mitad de la población en muchos países occidentales se ajusta a lo que él llama el tipo "nacional liberal". 
Este grupo se caracteriza por un fuerte orgullo nacional y una visión inclusiva de la comunidad nacional. Este grupo expresa un alto grado de orgullo en el Estado-nación (expresado en devoción a instituciones nacionales que van desde equipos deportivos hasta cuerpos democráticos), y percibe que ser miembro de la comunidad nacional se basa en un sentimiento subjetivo de pertenencia. Tal perspectiva abre la puerta para la integración exitosa de las minorías… Un llamamiento progresista a la solidaridad nacional debe verse como una exhortación a renovar nuestras obligaciones morales hacia los demás dentro de nuestra comunidad nacional, no como un llamamiento a la  xenofobia.

Noam Gidron, The left shouldn’t fear nationalism. It should embrace it. Vox 2018


¿Refutada la explicación social del gran tamaño de los cerebros humanos? Sólo la que pone el peso de la explicación en la competencia entre individuos

Ddpssa9VMAA5ZzM

Uno de los autores del trabajo publicado por Nature (Mauricio González Forero, el otro es Andy Gartner) explica en este post por qué es importante su trabajo (v., también este resumen del trabajo hecho por el mismo autor en The Conversation; esta entrada de Nature de Richard McElreath, que explica el contenido del trabajo y esta columna de Brian Resnik en Vox. Resumo todas ellas a continuación).

Para empezar, cambió la pregunta: “quería saber qué pudo generar un cerebro de un peso de 1,5 kilogramos para un peso de todo el cuerpo de 50 kilos” y no sólo “qué es lo que favorece que el tamaño del cerebro aumente”. Y para contestar a esa pregunta, hacía falta un “modelo que arrojara predicciones cuantitativas”. Y, para que se tratase de un modelo suficientemente simple, el autor prescindió de los efectos de la sociabilidad humana sobre el tamaño relativo del cerebro. De esa forma, podía, además, refutar las hipótesis según las cuales fue un aspecto de la ultrasocialidad humana lo que favoreció el aumento del tamaño relativo del cerebro. Según esta tesis, la competencia en el seno del grupo habría de favorecer a los individuos con mayor capacidad cognitiva que se reproducirían más diferencialmente. Esta hipótesis presentaba la debilidad de que difícilmente podía asegurar que la correlación positiva entre tamaño de los grupos y tamaño del cerebro respondiera a relaciones de causalidad (podría ser que los miembros de esos grupos tuvieran una inteligencia mayor por otras razones que no tienen que ver con los problemas sociales que enfrentaban y que esa mayor inteligencia les permitiera resolver problemas sociales más difíciles que a los de otras especies) y, al ser un juego suma cero, el coste marginal de cada aumento del tamaño del cerebro sería creciente (cada vez costaría más vencer a los otros en la competición sin que el tamaño de la recompensa aumente). Y no respondía a la pregunta: