El otro blog para cosas más serias

El otro blog para cosas más serias
El otro blog para cosas más serias

sábado, 3 de noviembre de 2018

Dani Mateo antifranquista

DqmCTLYX4AIgIEa

Dani Mateo empieza a inspirar lástima. Ya son un par de empresas las que han retirado su patrocinio de El Intermedio. En twitter lo han puesto de todos los colores y varios columnistas de prestigio le han afeado su conducta. Pero ¿qué es especialmente reprochable de hacer un gag sonándose los mocos con la bandera de España? En 1978, el gesto habría pasado desapercibido. Incluso habría sido alabado si la bandera incluyera el águila de los Reyes Católicos – y de Franco – como escudo. Pero en 2018 y después del intento de secesión en Cataluña – un golpe de Estado intentado, se  mire por donde se mire, salvo que se mire desde la extrema izquierda – los que “entendían” que hubiera ganas de revancha frente a la alianza franquismo-catolicismo que dominó la vida española entre 1940 y 1975 han dejado de mostrarse tan comprensivos.

Porque sólo así se entiende la reacción, esta vez, potente, casi coordinada, por parte de mucho votante de centro y derecha frente al último desprecio ridículo, pequeñajo, sin gracia, de uno de los cómicos oficiales de la ultraizquierda. Dani Mateo, como su jefe en el programa de La Sexta, como muchos en nuevos y viejos medios de comunicación, siguen haciendo humor “antifranquista” cuarenta años después de la muerte de Franco. Todos los gestos contra los símbolos de España (la bandera, la guardia civil, el rey, la religión católica que ha definido a España históricamente más que cualquier otra característica) son gestos antifranquistas, como si esos símbolos – y la idea misma de España – no pudieran sobrevivir separados del dictador. Por eso Dani Mateo encuentra natural hacer un chiste limpiándose los mocos con la bandera española pero jamás osaría hacerlo con la ikurriña o la senyera. Ni siquiera con la andaluza. Esas, no eran banderas franquistas. Algunas no existían y otras estaban prohibidas. Y Dani Mateo cree en la seriedad de los símbolos como todo hijo de vecino. No se hacen bromas con las cosas serias. Pero todos los símbolos españoles, si existían en tiempos de Franco, se pueden y deben tomar a broma.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Amargado.

Archivo del blog