El otro blog para cosas más serias

El otro blog para cosas más serias
El otro blog para cosas más serias

domingo, 7 de abril de 2019

Comercio marítimo en el Mediterráneo de la Edad Antigua


Rosa Bonheur
La navegación marítima en el Mediterráneo comenzó en sociedades de cazadores-recolectores alrededor de 10.000 BCE. Sabemos que los humanos comenzaron a colonizar islas en esa época (Broodbank, 2006). También movieron obsidiana, una roca volcánica, a distancias considerables. Con la llegada de la vela. 3.000 a.C., el transporte marítimo tenía una ventaja considerable en términos de coste sobre el transporte terrestre. Las redes comerciales regionales crecieron en importancia en el Mediterráneo durante los siguientes dos milenios. Pero la mayor parte de esta navegación era de cabotaje…

Sólo a partir de alrededor del año 900 a. C.,m los fenicios y otros navegantes empiezan a cruzar sistemáticamente el Mediterráneo de forma habitual. Una densa red comercial comenzó a surgir, y en vísperas de la edad clásica, el Mediterráneo era constantemente entrecruzado por fenicios, griegos y otros pueblos navegantes. Esto es, el comercio se expandió a una escala muy superior a lo que habían visto los milenios anteriores. El ratón casero es una señal de la magnitud de esta expansión. Originaria del sudeste asiático, esta especie llegó a la costa este del Mediterráneo alrededor del año 12.000 a.C. Desde allí, lentamente alcanzó el sur de la Anatolia y el noreste de África durante los siguientes 10.000 años. Para el año 1.000 a.C., apenas se había extendido a Grecia. Luego, con el la intensificación de las conexiones marítimas entre el Mediterráneo, el ratón rápidamente apareció por todo el centro y el oeste del Mediterráneo (Cucchi et al, 2005).

Medimos el crecimiento por la presencia de yacimientos arqueológicos de asentamientos o urbanizaciones. Encontramos una relación positiva intensa entre la conectividad y los emplazamientos arqueológicos. El efecto de las conexiones en el crecimiento en la Edad de Hierro del Mediterráneo es hasta dos veces más grande que los efectos que Donaldson y Hornbeck (2016) encontraron para los ferrocarriles estadounidenses. Aunque es poco probable que estos resultados sean directamente comparables, las magnitudes sugieren un papel importante para el comercio incluso en una coyuntura tan temprana de la historia.

Los efectos de las conexiones alcanzan su punto máximo alrededor del año 500 a.C. y luego se debilitan. Esto puede deberse a la aparición de nuevos asentamientos entre 900 y 500 a.C. en las localidades mejor conectadas. A medida que la densidad de las ciudades crecía, se fundan nuevas ciudades en ubicaciones relativamente peor conectadas, ya que las mejores ya estaban ocupadas. Estas ciudades, sin embargo, persisten.

Jan David Bakker, Stephan Maurer, Jörn-Steffen Pischke and Ferdinand Rauch, Trade and growth in the Iron Age March 2019

No hay comentarios:

Archivo del blog