El otro blog para cosas más serias

El otro blog para cosas más serias
El otro blog para cosas más serias

lunes, 8 de abril de 2019

Idiotas, sinvergüenzas y derivados: lo que no se puede hacer directamente, no se puede hacer indirectamente y lo que se puede hacer indirectamente se ha de poder hacer directamente


Banquero: Nuestro cliente tiene algunas acciones de XYZ, y le gustaría eliminar el riesgo de que bajen. No quiere pagar mucho por esa cobertura, pero está dispuesto a renunciar a las ganancias de una eventual subida en la cotización. ¿Puedes estructurar algún tipo de derivado que le ayude a protegerse? 
Especialista en derivados:  A ver, ¿es dueño de unas acciones y no quiere perder dinero si las acciones bajan pero no le importa no ganar si las acciones suben? 
Banquero: Exactamente, sí, ¿puedes hacer algo? 
Especialista en derivados: Creo que tu cliente debería vender las acciones de XYZ 
Banquero: Oh no, no puede hacer eso, firmó un acuerdo con la compañía que no le permite vender las acciones. 
Especialista en derivados (ED): ¿Y no aceptó también no contratar derivados sobre las acciones? 
Banquero: No lo creo, estoy seguro de que no se le prohíbe protegerse frente al riesgo de que bajen . 
ED: ¿En serio? 
Banquero: Te envío el acuerdo. [Envía el contrato] 
ED: Aquí dice que "no podrá vender, ni asegurarse, ni reducir su exposición al riesgo, ni adquirir o vender opciones ni hacer nada que sea semejante o equivalente a cubrirse de tales riesgos”
Banquero: Bueno, pero estábamos pensando que podría haber algún tipo de... ¿derivado? 
ED: ¡Venga ya! 
Banquero: No me estás ayudando nada, ¿De verdad que tú te dedicas a estructurar derivados?

En este punto diría que tuve que atender otra llamada. Si fueras realmente bueno, construirías un derivado mágico que de alguna manera ayudaría a  cubrir el riesgo del cliente pero no infringiría el contrato. Si usted fuera un poco menos bueno, construiría un derivado que no cubriría el riesgo del cliente, pero que un vendedor lo suficientemente bueno podría hacérselo tragar al banquero y tal vez incluso al cliente. (¡ponerse corto una cesta de acciones correlacionadas) Si usted fuera... digamos, normal... construiría un derivado que cubriría el riesgo del cliente e infringiría claramente el contrato, lo vendería al cliente, y dejaría que fuera él el que se preocupara por la futura demanda.

Esto es de la columna de Matt Levine titulada Lyft Is Angry About Lockups porque, al parecer, algún estructurador de derivados está permitiendo a los accionistas de Lyft que prometieron no vender tras la salida a bolsa cubrirse frente al riesgo de que las acciones bajen

No hay comentarios:

Archivo del blog