El otro blog para cosas más serias

El otro blog para cosas más serias
El otro blog para cosas más serias

viernes, 19 de noviembre de 2021

Volverás a casa cuando ganemos la guerra, no cuando se acabe tu período de servicio



Este párrafo de Kerr sobre el establecimiento de los incentivos para obedecer explica por qué Hernán Cortés es considerado como uno de los mayores líderes militares de la historia:

Si se me permite una simplificación excesiva, supongamos que el objetivo principal de la organización (Pentágono, Luftwaffe o cualquier otra) es ganar la guerra. Supongamos que el objetivo principal de la mayoría de los soldados en el frente de batalla es volver a casa con vida.

Parece que hay un importante conflicto en los objetivos:  el comportamiento racional de los soldados llevará a que el objetivo de los de arriba se vea en peligro de no conseguirse

No tan rápido. Depende de cómo esté configurado el sistema de recompensas.

La guerra de Vietnam fue, de hecho, un ejemplo extraordinario de desobediencia y rebelión, con términos como "fragging" (matar al propio oficial al mando) y "búsqueda y evasión" que pasaron a formar parte del vocabulario militar. Se dice que la diferencia en la aceptación de las órdenes de los superiores por parte de los soldados entre la Segunda Guerra Mundial y Vietnam fue considerable, y a menudo se dice que los veteranos de la Segunda Guerra Mundial se indignaban ante las conductas de amotinamiento de muchos soldados estadounidenses en Vietnam. Hay que tener en cuenta algunas diferencias críticas en el sistema de recompensas que se utilizaba en uno y otro conflicto.

¿Qué querían los soldados de la Segunda Guerra Mundial? Volver a casa. ¿Y cuándo podían volver a casa? Cuando se ganara la guerra. Si desobedecía las órdenes de limpiar las trincheras o tomar las colinas, la guerra no se ganaría y el soldado no volvería a casa. ¿Qué posibilidades tenía de alcanzar su objetivo (volver a casa con vida) si obedecía las órdenes en comparación con sus posibilidades si no lo hacía?

Estas preguntas sugieren que la conducta racional para un soldado en la 2ªGM fuera un patriota o no, era la de obedecer.

Ahora veamos el sistema de recompensas utilizado en la guerra de Vietnam.

¿Qué quería el soldado? Volver a casa. ¿Y cuándo podía volver a casa? Cuando terminara su período de servicio tanto si se ganaba la guerra como si no. Además, en lo que respecta a la posibilidad relativa de volver a casa con vida obedeciendo órdenes en comparación con la posibilidad si se desobedecían, cabe señalar que un amotinado en Vietnam tenía muchas más probabilidades de que se le asignara descanso y rehabilitación (suponiendo que la causa fuera la fatiga) que de sufrir cualquier consecuencia negativa.

En su descripción de la "zona de indiferencia", Barnard afirmó que "una persona puede aceptar y aceptará una orden solo cuando... en el momento de su decisión, crea que es compatible con sus intereses personales en su conjunto" A la luz del sistema de recompensas utilizado en Vietnam, ¿no habría sido personalmente irracional que se obedecieran algunas órdenes? ¿No estaba el ejército aplicando un sistema que premiaba la desobediencia, mientras esperaba que los soldados (a pesar del sistema de recompensas) obedecieran las órdenes?

Steven Kerr, On the Folly of Rewarding A, While Hopig for B, Academy of Management Journal, 1975

1 comentario:

Carlos Salcedo dijo...

Pegarse un tiro en el pie era la solución.

Archivo del blog